Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

El entrenamiento del ejercicio puede reducir incremento del cáncer de pecho aumentando inmunorespuesta antitumores

El entrenamiento del ejercicio puede reducir incremento del tumor y perfeccionar los resultados para las hembras con el cáncer de pecho - especialmente ésas tratadas con las drogas de la inmunoterapia - por los mecanismos inmunes naturales estimulantes, los investigadores en el Hospital General de Massachusetts (MGH) y la Facultad de Medicina de Harvard (HMS) han encontrado.

Los tumores en modelos del ratón del cáncer de pecho humano crecieron más despacio en los ratones pasados con sus pasos en un programa estructurado del ejercicio aeróbico que en ratones sedentarios, y los tumores en ratones ejercitados exhibieron una inmunorespuesta antitumores creciente.

El encontrar más emocionante era que entrenamiento del ejercicio traído en las células inmunes de los tumores capaces de las células cancerosas de la matanza conocidas como linfocitos citotóxicos de T (células de T de CD8+) y activadas les. Con más de estas células, los tumores crecieron más despacio en los ratones que realizaron el entrenamiento del ejercicio.”

Dai Fukumura, Doctor en Medicina, doctorado, autor co-correspondiente, vicedirector del Edwin L. Steele Laboratories en el departamento de la oncología de la radiación en MGH

Pues Fukumura y los colegas denuncian en la investigación de la inmunología del cáncer del gorrón, los efectos beneficiosos del entrenamiento del ejercicio son relacionados en las células de T de CD8+; cuando los investigadores agotaron estas células en ratones, los tumores en los ratones que ejercitaron crecieron no más a un régimen más lento.

También encontraron pruebas que el reclutamiento de las células de T de CD8+ a los tumores era relacionado en dos reclutadores químicos (chemokines) CXCL9 y CXCL11 etiqueta. Los niveles de estos chemokines fueron aumentados de los ratones que ejercitaron, y los ratones que genético fueron dirigidos para faltar el receptor (sitio del muelle) para estos chemokines no reclutaron las células de T de CD8+ y no tenían una ventaja antitumores.

“Seres humanos cuyos tumores tienen niveles más altos de células de T de CD8+ para tender a tener un mejor pronóstico, responder mejor al tratamiento, y para haber reducido el riesgo de repetición del cáncer comparado con los pacientes cuyos tumores tienen niveles inferiores de las células inmunes, los efectos que fueron producidos eco por una incidencia reducida de la metástasis, o extensión, de los cánceres en los ratones que ejercitaron,” dice autor a Rakesh co-correspondiente K. Jain, doctorado, director de los laboratorios de Steele en MGH y profesor del cocinero de Andrew Werk de la oncología de la radiación en el HMS.

Las células de T de CD8+ son también esenciales para el éxito de las drogas conocidas como inhibidores inmunes del punto de verificación, tales como Keytruda (pembrolizumab), Opdivo (nivolumab) y Yervoy (ipilimumab), que han revolucionado la terapia para muchos tipos de cáncer, pero tienen que fechar tenían solamente éxito limitado en cáncer de pecho. Los investigadores encontraron que los ratones ejercicio-entrenados visualizaron una reacción mucho mejor al bloqueo inmune del punto de verificación, mientras que las drogas no trabajaron en absoluto en ratones sedentarios.

“Mostramos que las sesiones diarias de una intensidad moderado-a-vigorosa, entrenamiento contínuo del ejercicio aeróbico, durando 30-45 minutos por la sesión, inducen una reprogramación profunda del microambiente del tumor que telegrafía de nuevo la inmunidad del tumor, reclutando y activando las células de T de CD8+ a un nivel sin precedente con una aproximación no-farmacológica. El entrenamiento similar del ejercicio se podría prescribir a un paciente refirió a un programa de la oncología del ejercicio,” dice a Igor L. Gomes-Santos, doctorado, fisiólogo del autor importante y del ejercicio y persona postdoctoral en los laboratorios de Steele.

Él observa ese las pautas clínicas actuales se centra en salud general, niveles perfeccionados de la aptitud física y calidad de vida, pero no no necesariamente en el tratamiento contra el cáncer perfeccionado, especialmente inmunoterapia, y que esta falta de pruebas limita su uso en práctica clínica.

Datos más convincentemente, mecanismo-basados son necesarios motivar a oncólogos para discutir el entrenamiento del ejercicio con sus pacientes, motivar a pacientes para llegar a ser más activos y para desplegar la puesta en vigor de los programas de la oncología del ejercicio del paciente no internado, los investigadores dicen.

Source:
Journal reference:

Gomes-Santos, I.L., et al. (2021) Exercise training improves tumor control by increasing CD8+ T-cell infiltration via CXCR3 signaling and sensitizes breast cancer to immune checkpoint blockade. Cancer Immunology Research. doi.org/10.1158/2326-6066.CIR-20-0499.