Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

El pandémico ha accionado cambios en salud mental y actividad física

La nueva investigación de la universidad de McMaster sugiere que el pandémico haya creado una paradoja para donde la salud mental se ha convertido en un motivador y una barrera a la actividad física.

La gente quiere ser activa perfeccionar su salud mental sino encontrarla difícil ejercitar debido a la tensión y a la ansiedad, dice a los investigadores que reconocieron más de 1.600 temas en un esfuerzo de entender cómo y porqué la salud mental, la actividad física y el comportamiento sedentario han cambiado a través del curso del pandémico.

Los resultados se contornean en el gorrón PLOS UNO.

Mantener un programa del ejercicio regular es difícil en el mejor de los casos y las condiciones que rodean el pandémico COVID-19 pueden hacerlo aún más difícil.”

Jennifer Heisz, autor importante y profesor adjunto, departamento del estudio de la kinesiología, universidad de McMaster

“Aunque el ejercicio viene con la promesa de reducir ansiedad, muchos demandados aserraban al hilo demasiado impacientes por ejercitar. Asimismo, aunque el ejercicio reduzca la depresión, motivaron a los demandados que eran más deprimidos menos para conseguir el active, y la falta de estímulo es un síntoma de la depresión,” ella dicen.

Los demandados denunciaron una tensión psicológica más alta y niveles moderados de ansiedad y de depresión accionadas por el pandémico. Al mismo tiempo, la actividad aerobia era abajo de cerca de 20 minutos por la semana, fuerza que entrenaba abajo de áspero 30 minutos por semana, y el tiempo sedentario era encima de cerca de 30 minutos por el día comparado a seis meses antes del pandémico.

Los que denunciaron las disminuciones más grandes de la actividad física también experimentaron los resultados peores de la salud mental, los investigadores denunciados, mientras que se fueron los demandados que mantuvieron sus niveles de actividad física mucho mejor mentalmente.

Los investigadores también encontraron que las disparidades económicas desempeñaron un papel, determinado entre adultos más jovenes.

“Apenas como otros aspectos del pandémico, un ciertos datos demográficos se pegan más difícilmente que otras y aquí él son gente con con ingresos inferiores quién están luchando para resolver sus metas de la actividad física,” dicen Maryam Marashi, estudiante de tercer ciclo en el departamento de la kinesiología y el autor del co-guía del estudio. “Es plausible que adultos más jovenes que trabajan típicamente largases horas y ganan menos están faltando tiempo y el espacio que está tomando un peaje.”

Después de analizar los datos, los investigadores diseñaron una caja de herramientas prueba-basada que incluye el consejo siguiente para conseguir el active:

  • Adopte un modo de pensar: Un cierto ejercicio es mejor que ninguno.
  • Baje la intensidad del ejercicio si asierra al hilo ansioso.
  • Mueva un poco cada día.
  • Rompa hacia arriba el tiempo sedentario con los interruptores del vigente o del movimiento.
  • Proyecte sus entrenamientos como citas cegando del tiempo en su calendario.

“Nuestros resultados apuntan a la necesidad de apoyos psicológicos adicionales de ayudar a gente a mantener sus niveles de actividad física durante épocas agotadoras para disminuir la carga del pandémico y prevenir el revelado de una crisis de salud mental,” dice Heisz.

Source:
Journal reference:

Marashi, M. Y., et al. (2021) A mental health paradox: Mental health was both a motivator and barrier to physical activity during the COVID-19 pandemic. PLOS ONE. doi.org/10.1371/journal.pone.0239244.