Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

Las demostraciones del estudio conectan entre el sueño perturbado y el riesgo creciente de muerte cardiovascular en mujeres

Por primera vez, un estudio ha mostrado un eslabón sin obstrucción entre la frecuencia y la duración de la vela inconsciente durante sueño de la noche y un riesgo creciente de muerte de las enfermedades del corazón y de los vasos sanguíneos, y muerte de cualquier causa, determinado en mujeres.

El estudio de 8001 hombres y mujeres, que se publica hoy (martes) en el gorrón europeo del corazón, encontrado que mujeres que la vela inconsciente experimentada lo más a menudo posible y por periodos de tiempo más largos tenía el riesgo casi doble de muerte de enfermedad cardiovascular durante un promedio entre de la continuación de 6 y 11 años, cuando está comparado al riesgo en la población femenina general.

La asociación estaba menos sin obstrucción en hombres, y su riesgo de muerte cardiovascular aumentó en apenas sobre un cuarto comparado a la población masculina general.

La vela inconsciente, también conocida como despertar cortical, es una parte normal de sueño. Ocurre espontáneamente y es parte de la capacidad de la carrocería de responder a las situaciones potencialmente peligrosas, tales como ruido o de respiración el obstruirse. Duela, los movimientos del limbo, trauma, temperatura y la luz puede también ser gatillos.

Un gatillo común para los despertares nocturnos es apnea obstructora del sueño cuando la respiración de los paradas y el sistema del despertar asegura la activación de nuestra carrocería para cambiar nuestra posición del sueño y para abrir de nuevo la aerovía superior. Otra causa de despertares puede ser “contaminación acústica” durante la noche cerca, por ejemplo, ruido de aviones de la noche. Dependiendo de la fuerza del despertar, una persona pudo ser consciente enterada del ambiente, pero ése no es a menudo el caso. Típicamente, la gente aserrará al hilo agotada y cansada por la mañana debido a su fragmentación del sueño pero no será consciente de los despertares individuales.”

Domingo Linz, profesor adjunto, departamento de cardiología, centro médico de la universidad de Maastricht (los Países Bajos)

La investigación anterior ha mostrado que la duración del sueño, demasiado corta o demasiado larga, está asociada a riesgos crecientes de muerte de cardiovascular o de otro las causas. Sin embargo, hasta ahora, era desconocida si había también un eslabón con la carga del despertar (una combinación del número de despertares y de su duración) durante el sueño de una noche y el riesgo de muerte.

En una colaboración entre personas llevadas por el profesor adjunto Matías Baumert de la escuela de la ingeniería eléctrica y electrónica en la universidad de Adelaide (Australia) y de profesor Linz, los investigadores observaban datos de los monitores del sueño desgastados durante la noche por los hombres y las mujeres que participaban en uno de tres estudios: 2782 hombres en las fracturas Osteoporotic en hombres duermen estudio (MrOS), 424 mujeres en el estudio de las fracturas Osteoporotic (SOF), y 2221 hombres y 2574 mujeres en la salud del corazón del sueño estudian (SHHS).

Las edades medias en los estudios eran 77, 83 o 64 años, respectivamente. Siguieron a los participantes durante varios años, que colocaron de un promedio de seis años (SOF) a 11 años (MrOS).

Después de ajustar según los factores que podrían afectar a los resultados tales como duración total del sueño, edad, historial médico, índice de masa corporal (BMI) y vicios de fumar, los investigadores encontraron que las mujeres tenían una carga del despertar que era más inferior que hombres.

Sin embargo, los que tenían una carga del despertar que explicó más de 6,5% del sueño de su noche tenían un mayor riesgo de muerte de enfermedad cardiovascular que las mujeres con una carga más inferior del despertar: el riesgo doble en SOF y 1,6 veces el riesgo en SHHS. Su riesgo de muerte de todas las causas también fue aumentado en 1,6 veces en el SOF y 1,2 veces en SHHS.

Tomando a las mujeres de ambos estudios juntas, ésos con una carga del despertar de más de 6,5% tenían un riesgo 12,8% de muerte de enfermedad cardiovascular, casi doble el de mujeres de una edad similar en la población en general que tenía un riesgo de 6,7%.

El riesgo de muerte de cualquier causa era el 21% entre mujeres en la población en general, de quien aumentó a 31,5% entre mujeres en los dos estudios con una carga del despertar más de 6,5%

Los hombres con una carga del despertar que explicaba más de 8,5% del sueño de su noche tenían 1,3 veces mayor riesgo de muerte de la enfermedad cardiovascular (MrOS) o ningunos causan (SHHS), comparado a los hombres con cargas más inferiores del despertar, pero las conclusión para el riesgo creciente de muerte de ninguna causa en MrOS o de la enfermedad cardiovascular en SHHS no eran estadístico importantes.

Cuando los investigadores observaban a todos los hombres en ambos estudios, ésos con una carga del despertar de más de 8,5% tenían un riesgo de 13,4% y 33,7% de muerte de enfermedad cardiovascular o de cualquier causa, respectivamente, comparada al riesgo en la población en general de los hombres de edades similares de 9,6% y el 28%, respectivamente.

Profesor Linz dijo: “Es no entendible porqué hay una diferencia entre los hombres y las mujeres en las asociaciones, pero hay algunas explicaciones potenciales. Los gatillos que causan un despertar o la reacción de carrocería al despertar pueden diferir en las mujeres comparadas a los hombres.

Esto puede explicar el riesgo relativamente más alto de la muerte cardiovascular en mujeres. Las mujeres y los hombres pueden tener diversos mecanismos compensatorios para hacer frente a los efectos perjudiciales del despertar. Las mujeres pueden tener un umbral más alto del despertar y así que éste puede dar lugar a una carga más alta del gatillo en las mujeres comparadas a los hombres.”

Él dijo que una más vieja edad, BMI y la severidad de la apnea del sueño aumentan cargas del despertar. “Mientras que la edad no puede ser cambiada, la apnea de BMI y del sueño se puede modificar y puede representar un objetivo interesante para reducir cargas del despertar. Si esto traducirá a riesgos más inferiores de muerte de autorizaciones de la enfermedad cardiovascular más lejos estudie.

Para mí como médico, una alta carga del despertar ayuda a determinar a los pacientes que pueden estar en un riesgo más alto de la enfermedad cardiovascular. Necesitamos aconsejar a nuestros pacientes tomar cuidado de su sueño y practicar el buen sueño “higiene”. Las dimensiones de disminuir la contaminación acústica durante la noche, perder la apnea del sueño del peso y de la invitación podían también ayudar a reducir la carga del despertar.”

Profesor Baumert dijo: “Para incluir la evaluación de las cargas del despertar en las estrategias rutinarias para reducir el riesgo de enfermedad cardiovascular, necesitamos fácilmente las técnicas escalables, extensamente accesibles y asequibles estimar la duración y la fragmentación del sueño y descubrir despertares. Los dispositivos usables para medir actividad y cambios en configuraciones de respiración pueden ofrecer la información importante.”

Las limitaciones del estudio incluyen que conducto en más viejo, principal la gente blanca y así que sus conclusión no se pueden extrapolar a otras carreras u hombres más jovenes y mujeres. Los investigadores no consideraban el efecto posible de medicaciones; la supervisión del sueño de los participantes conducto en una única noche y así que no tiene en cuenta variaciones de la noche-a-noche. Finalmente, puede mostrar solamente que hay una asociación entre mayor carga del despertar del sueño y el riesgo creciente de muerte, los despertares de no ese sueño causan el riesgo creciente.

En un editorial acompañante, profesor Borja Ibáñez, director de investigación clínico en Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares Carlos III, Madrid (España), y los colegas, que no estuvieron implicados en la investigación, escriben que una fuerza del estudio es que la carga del despertar fue medida objetivo con los monitores del sueño, bastante que uno mismo-siendo denunciado por los participantes.

Señalan que la desorganización del ritmo circadiano natural de la carrocería está sabida para ser implicada en el revelado de la acumulación gorda a menudo desapercibida en arterias y esto podría ser un mecanismo posible para el aumento en el riesgo de problemas cardiovasculares.

Continúan: “Aunque sigue habiendo muchos entrehierros del conocimiento en el lazo entre el sueño y CVD [enfermedad cardiovascular] ser estudiado en los próximos años, este estudio proporciona las pruebas sólidas que soportan la importancia de la calidad del sueño para una mejor salud del CV.

Otras pruebas que combinan la evaluación completa del sueño con el muestreo biológico y las continuaciones a largo plazo serán deseables…. Qué queda determinar es si una intervención que tiene como objetivo perfeccionando calidad del sueño puede reducir la incidencia de las acciones y de la mortalidad del CV. Mientras que aguardan estas juicios, le deseamos sueños dulces.”