Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

Los investigadores determinan diferencias en inmunorespuesta en asintomático comparado con los casos severos COVID-19

El estudio más grande de su pulsa hacia adentro el Reino Unido ha determinado diferencias en la inmunorespuesta a COVID-19, entre la gente sin los síntomas, comparados a ésos que sufren una reacción más seria al virus.

Los investigadores del instituto de Wellcome Sanger, universidad de Newcastle, Universidad Londres, universidad del instituto europeo de Cambridge, de la bioinformática de EMBL (EMBL-EBI) y de sus colaboradores dentro de la iniciativa del atlas de la célula humana, encontraron los niveles aumentados de células inmunes específicas en gente asintomática.

También mostraron que la gente con síntomas más serios había perdido estos tipos protectores de la célula, pero que había ganado las células inflamatorias. Estas diferencias en la inmunorespuesta podían ayudar a explicar síntomas serios de la inflamación y de la coagulación de la sangre del pulmón, y se podían utilizar para determinar los objetivos potenciales para las terapias que se convertían.

La investigación, publicada hoy (20 de abril de 2021) en remedio de la naturaleza, es uno de los únicos estudios para incluir a la gente que era asintomática. Este estudio colaborativo en grande es parte de la iniciativa de Atlas* de la célula humana para correlacionar cada célula pulsa hacia adentro el cuerpo humano, para transformar nuestra comprensión de la salud, la infección y la enfermedad.

Hasta ahora, el pandémico global COVID-19 ha causado millones de muertes y de muchas más infecciones por todo el mundo. Los síntomas varían extensamente en severidad y pueden colocar de una tos suave a la señal de socorro respiratoria severa, a los coágulos de sangre y a la falla del órgano.

Varios estudios anteriores han destacado una inmunorespuesta compleja en la sangre, pero hasta ahora la inmunorespuesta por completo coordinada y cómo ésta difiere entre los pacientes sintomáticos y asintóticos no había sido investigada detalladamente.

En un nuevo estudio para entender cómo diversas células inmunes respondieron a la infección, las personas grandes de investigadores vinieron juntas analizar sangre a partir de 130 personas con COVID-19. Estos pacientes vinieron a partir de tres diversos centros BRITÁNICOS (Newcastle, Cambridge y Londres) y colocaron de asintomático a crítico severo.

Las personas realizaron la secuencia unicelular a partir de ~800.000 células inmunes individuales, junto con el análisis detallado de las proteínas de la superficie de la célula y de los receptores del antígeno encontrados en las células inmunes en la sangre. Revelaron diferencias en los tipos múltiples de células inmunes que están implicadas en la reacción de carrocería a COVID-19.

En ésos sin síntomas, las personas encontradas aumentaron niveles de células de B que producen los anticuerpos que se encuentran en pasajes del moco, tales como la nariz. Estos anticuerpos pueden ser uno de nuestra primera línea de defensa en COVID-19. Sin embargo, estas células de B protectoras faltaban en gente con los síntomas serios, indicando la importancia de una inmunorespuesta anticuerpo-asociada efectiva en la nariz y otros pasajes del moco.

Las personas descubrieron que mientras que los pacientes con suave para moderar síntomas, tenían niveles de las células de B y las T-células del ayudante, que ayudan a luchar la infección, ésos con síntomas serios habían perdido muchas de estas células inmunes, sugiriendo que esta parte del sistema inmune había fallado en gente con enfermedad severa.

En cambio, la gente con síntomas más serios que llevaban a la hospitalización tenía un aumento incontrolado en monocitos y T-células del asesino, niveles cuyo puede llevar a la inflamación del pulmón. Ésos con enfermedad severa también habían aumentado los niveles de células plaqueta-que producían, que ayudan a sangre para coagular.

Éste es uno de los únicos estudios de su clase que las miradas en las muestras cerco de la gente asintomática, que nos ayuda a comenzar a entender porqué algunas personas reaccionan diferentemente a la infección COVID-19. Podría también explicar síntomas tales como coágulos de la inflamación y de sangre del pulmón. El sistema inmune se compone de los lotes de diversos grupos de células, similares a la manera componen a una orquesta de diversos grupos de instrumentos, y para entender la inmunorespuesta coordinada, usted tiene que observar estas células inmunes juntas.”

Muzlifah Haniffa, profesor y autor mayor del estudio, universidad de Newcastle

Muzlifah Haniffa es también una persona clínica mayor en el instituto de Wellcome Sanger.

Mientras que todavía no se entiende cómo la infección estimula estas inmunorespuestas, el estudio da una explicación molecular para cómo COVID-19 podría causar un riesgo creciente de coagulación de la sangre y de inflamación en los pulmones, que pueden llevar al paciente que necesita un ventilador.

Esto también destapa nuevos objetivos terapéuticos potenciales para ayudar a proteger a pacientes contra la inflamación y la enfermedad severa. Por ejemplo, puede ser posible desarrollar los tratamientos que disminuyen la producción de la plaqueta o reducen el número de T-células del asesino producidas, no obstante se requiere más investigación.

Profesor Menna Clatworthy, autor mayor y profesor de la inmunología de translación en la universidad de Cambridge y del instituto de Wellcome Sanger asocia a la facultad, dijo: “Éste es uno de los estudios más detallados de inmunorespuestas en COVID-19 hasta la fecha, y comienza a ayudarnos a entender porqué algunas personas consiguen realmente enfermas mientras que otras luchan lejos el virus sin incluso que sabe ellos lo tienen. Este nuevo conocimiento ayudará a determinar los objetivos específicos para la terapia para los pacientes que consiguen enfermos con COVID-19.”

En el futuro, la investigación puede determinar a los que sean más probables experimentar al moderado a la enfermedad severa observando los niveles de estas células inmunes en su sangre.

Este estudio utilizó muestras a partir de tres centros en el Reino Unido, y encontró que algunas reacciones del anticuerpo eran similares en individuos en una área geográfica comparada con ésas en un diverso centro, haciendo alusión que esta parte de la inmunorespuesta se puede adaptar a diversas variantes del virus.

El Dr. Juan Marioni, autor mayor y jefe de la investigación en el instituto europeo de la bioinformática de EMBL (EMBL-EBI) y el líder mayor del grupo en el instituto BRITÁNICO de Cambridge de la investigación de cáncer, dijo: “Usando datos a partir de tres diversos centros ha permitido que observemos cómo la gente reacciona a COVID-19 en el Reino Unido. La cantidad de datos cerco en este estudio nos tiene determinado discernimiento crucial en la reacción inmune en diversos diversos severities de la infección COVID-19.”

Profesor Berthold Göttgens, autor mayor y profesor de la hematología molecular en la universidad de Cambridge, dijo: “Junto con las conclusión, la manera que este estudio conducto es significativa, pues era una nueva manera de hacer ciencia biomédica.

Trayendo a diversos expertos juntos, podíamos emplear una divisoria y conquistar la aproximación, que permitió que termináramos el trabajo en tiempo rápido extra. Este estudio requirió un esfuerzo grande del trabajo en equipo, en el medio del pandémico cuando los laboratorios eran cerrados. Esto era un estudio increíblemente rewarding a trabajar conectado, con todo el mundo que entendía la importancia del trabajo y queriendo ir la milla extra.”

Éste es un gran ejemplo de usar el atlas de la célula humana para entender COVID-19 y para determinarlos que de nuestras células sean críticos para la infección y el tratamiento. Esta información se puede utilizar para entender mejor porqué diversa gente reacciona al coronavirus en maneras diferentes. Los datos son abiertamente accesibles y pueden ofrecer una base para desarrollar nuevas terapias potenciales, para reducir la extensión del virus, o para proteger a los que comiencen a desarrollar enfermedad severa.”

El Dr. Sarah Teichmann, autor mayor del estudio, instituto de Wellcome Sanger

Sarah Teichmann es también una copresidencia del comité organizador del atlas de la célula humana.

Source:
Journal reference:

Stephenson, E., et al. (2021) Single-cell multi-omics analysis of the immune response in COVID-19. Nature Medicine. doi.org/10.1038/s41591-021-01329-2.