Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

Las vacunas pueden salvar vidas y salud y bienestar de la salvaguardia

Eficazmente y con seguridad protegiendo contra enfermedad--esto es qué hace las vacunas una herramienta vital y acertada de la salud pública que salve vidas y salud y bienestar de las salvaguardias. Hoy, las vacunas nos blindan de más de 20 enfermedades peligrosas para la vida.

Cada año, entre 2 a 3 millones de vidas son salvados por la inmunización contra enfermedades como difteria, tétanos, tosferina, gripe o el sarampión. Sin embargo, varias vacunas tales como la que está contra el sarampión pueden alcanzar solamente su capacidad máxima--protegiendo no apenas los se inmunizan que, pero también a los que no pudieron ser elegibles para la vacunación--si es el abrigo de la vacunación en una población arriba bastante.

Observar la inmunización programó éxitos y permanecer retos, la aplicación de esta semana Eurosurveillance se publica en ocasión de semana europea de la inmunización (EIW), del 26 de abril al 2 de mayo de 2021. La campaña, observada anualmente en la semana pasada de abril, fue establecida por la oficina (WHO) regional de la Organización Mundial de la Salud para Europa en 2005 y apunta destacar las ventajas de la inmunización rutinaria y soportar sistemas nacionales de la inmunización.

El lema de este año de EIW, las “vacunas trae nos más cerca”, vacunas de la enfermedad del coronavirus de los abrazos (COVID-19) como parte integrante de la reacción terminar el pandémico en curso y facilitar la comprobación que se distancia las dimensiones que se han ejecutado para ayudar a controlarla.

Gracias a la vacunación rutinaria--cuál ha ayudado a suprimir por ejemplo viruela y a protegerla contra otras enfermedades con consecuencias para la salud potencialmente serias--sabemos que las vacunas trabajan. Con todo, el WHO estima que alrededor 20 millones de niños por todo el mundo no reciben las vacunas que necesitan o que faltan fuera en la vacunación más adelante en vida.

Las vacunas se administran lo más a menudo posible a los niños y a los niños como parte de horarios nacionales rutinarios de la vacunación. Pero la protección de la inmunización alcanza más lejos que niñez y es importante para la gente en todos los escenarios de la vida, de adolescentes para los adultos y las personas mayores. Ofrecer tal protección de por vida plantea otros retos para los programas de vacunación, incluyendo asegurar el acceso equitativo a las vacunas.

El editorial en esta entrega de Eurosurveillance contornea las lecciones aprendidas desde el principio del pandémico de la enfermedad del coronavirus (COVID-19), en lo que respecta al revelado vaccíneo, a la autorización, a la obtención, a la distribución y a la administración rápidos en campañas grandes de la vacunación. Observa las consideraciones dominantes para la toma de decisión vaccínea nacional--durante un pandémico o de otra manera--y el papel que los grupos consultivos técnicos de la inmunización nacional (NITAGs) o las carrocerías equivalentes desempeñan cuando aconsejan a sus gobiernos en cómo a las nuevas vacunas del mejor uso o diseñan programas nacionales de la inmunización.

También en esta entrega, Williams y otros documentó y cuantificó los programas de la inmunización para los adultos a través de 194 Estados miembros del WHO para fijar la conveniencia de las infraestructuras existentes para el despliegue de la vacuna COVID-19. Observando cinco vacunas autorizó para la inmunización adulta (hepatitis B, zoster de herpes, gripe, vacunas conyugal y neumocócicas neumocócicas del polisacárido), los autores encontró el de los 194 Estados miembros del WHO, 120 (el 62%) denunciados tener por lo menos un programa de vacunación adulto en 2018, y ese 59% de países tenían programas de vacunación adultos para la gripe.

Los países Altos o de la superior-central-renta fueron encontrados para ser más probables denunciar programas adultos de la inmunización, con la porción de la renta del país como el guardapolvo lo más fuertemente posible asociado del factor de un análisis multivariable. Otros factores importante asociados en un análisis bivariable incluyeron resolver los indicadores funcionales básicos técnicos del grupo (NITAG) consultivo de la inmunización nacional, introduciendo vacunas nuevas o infrautilizadas y logrando metas vaccíneas pediátricas del abrigo.

De acuerdo con su evaluación, Williams y otros concluye que los casi 40% de los países fijados no tienen ninguna infraestructura para la inmunización adulta y que incluso la presencia de un programa de vacunación adulto nacional no garantiza el uso extenso de vacunas en la población adulta.

Un grupo destinatario para la vacunación adulta es trabajadores de la atención sanitaria, dado que los exponen a las enfermedades vacuna-evitables como el sarampión, paperas, tosferina y varicela en el trabajo y puede también transmitir éstos a los pacientes.

En su artículo, von Linstow y otros descubrió entrehierros de la inmunidad principal entre trabajadores jovenes de la atención sanitaria. Además, las considerables proporciones de trabajadores de la atención sanitaria en el estudio denunciaron que eran inseguras sobre su estado de la vacunación (22-32%, dependiendo de la enfermedad) y las infecciones anteriores posibles (el 11% para la varicela y el 41% para la tosferina). Según los autores, esto demuestra la necesidad de dimensiones apuntadas como la investigación y una estrategia vaccínea de dirigir estos entrehierros en trabajadores de la atención sanitaria.

Específicamente para el sarampión y su meta relacionada de la eliminación, el abrigo y la absorción de los programas rutinarios de la inmunización de la niñez tienen que perfeccionar en muchos países europeos de la misma manera que los entrehierros de la inmunidad en adolescentes y adultos necesiten ser dirigidos.

En su papel, Rohleder y otros examina un lazo posible entre la privación y la incidencia socioeconómicas del sarampión en Alemania, factores demográficos, espaciales y temporales el tener en cuenta. Concluyen que los riesgos para las infecciones del sarampión son más altos y concentrados más en áreas con el estado socioeconómico más alto.

En un estudio de 6.423 trabajadores de la atención sanitaria en Italia que recibió la vacuna de Comirnaty (BNT162b2, BioNTech/Pfizer, Maguncia, Alemania/Nueva York, Estados Unidos), Fabiani y otros encontró que la eficacia de prevenir la infección SARS-CoV-2 era el 84% (intervalo de confianza del 95% (CI): 40-96) 14-21 días después de recibir la primera dosis y 95% (ci del 95%: 62-99) por lo menos 7 días después de la segunda dosis. Según los autores, estos resultados podían soportar las campañas en curso de la vacunación COVID-19 con las pruebas de la comunicación apuntada.

La vacunación puede recibir más atención que usual ahora, tantos adultos por todo el mundo están siendo vacunados o están aguardando actualmente su oportunidad de recibir la protección contra COVID-19. Los temas alrededor del seguro y eficacia vaccíneos, las consideraciones éticas y de la equidad, así como las logísticas se están discutiendo más extensamente y más intenso. En este contexto, EIW sirve destacar la necesidad en curso de aumentar esfuerzos de lograr un mejor abrigo de la vacunación para todas las enfermedades vacuna-evitables, para prevenir enfermedad y proteger a individuos más allá del pandémico COVID-19.