Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

La vitamina D puede desempeñar un papel en el grado de dolor después del repuesto del codo en mujeres posmenopáusicas

La vitamina D es una parte crítica de una dieta sana. Entre otras ventajas, se ha mostrado para proteger contra enfermedad del hueso y para mantener salud suave del tejido. Un nuevo estudio sugiere que pueda también desempeñar un papel en el grado de experiencia posmenopáusica de las mujeres del dolor postoperatorio después de experimentar el repuesto total del codo. Los resultados del estudio se publican el hoy en línea en menopausia, el gorrón de la sociedad norteamericana de la menopausia (NAMS).

La deficiencia de la vitamina D es un tema importante global. Se estima que los 60% de adultos tienen niveles escasos de la vitamina del hueso-edificio. La deficiencia del estrógeno en mujeres perimenopausal se ha asociado a los niveles disminuidos de la vitamina D. Una forma de vida y una falta sedentarias de exposición del sol también se han mostrado para contribuir a la deficiencia de la vitamina D en mujeres perimenopausal.

En este nuevo estudio, los investigadores intentaron investigar el efecto de los niveles de la vitamina D sobre resultados de la función y de los factores de riesgo del moderado al dolor severo en mujeres posmenopáusicas después del repuesto total del codo. El procedimiento se recomienda con frecuencia para tratar osteoartritis avance del codo cuando el tratamiento nonsurgical es no más efectivo. Aunque el procedimiento sea seguro, muchas mujeres experimentan dolor postoperatorio.

Los estudios anteriores han intentado determinar los factores que desempeñan un papel en la determinación de la cantidad de mujeres del dolor asierran al hilo después de experimentar cirugía del repuesto del codo. Entre otros factores, estos estudios establecieron claramente estado posmenopáusico y niveles inferiores del estrógeno como siendo asociado a la pintura común sobre todo en mujeres envejeció 50 a 59 años. Este nuevo estudio sugiere un eslabón entre la deficiencia de la vitamina D y un mayor riesgo de dolor postoperatorio. Determinó deficiencia de la vitamina D, fumar, y un alto índice de masa corporal (BMI) como factores de riesgo independientes para el moderado al dolor severo después de cirugía del repuesto del codo.

El nuevo estudio encontró además que había una alta incidencia (67,3%) de la deficiencia de la vitamina D en las mujeres posmenopáusicas programadas para el repuesto total del codo. Estos resultados del estudio coinciden con los estudios anteriores que sugirieron que la deficiencia de la vitamina D esté asociada al revelado de la osteoartritis, así como músculo obstaculizan, dolor óseo, dificultad que recorría, densidad mineral disminuida del hueso, y las fracturas. Los resultados de estudios como éstos podían ofrecer discernimientos valiosos a los clínicos que evaluaban a mujeres posmenopáusicas antes de cirugías comunes importantes.

Los resultados se publican en el artículo “efectos de los niveles preoperativos de la vitamina D del suero sobre resultados clínicos tempranos de la función y la incidencia moderado-a-severa del dolor en mujeres posmenopáusicas después de la artroplastia total primaria del codo.”

Este estudio encontró que el altos índice de masa corporal, fumar, y deficiencia de la vitamina D eran factores de riesgo independientes para el moderado al dolor postoperatorio severo después de repuesto del codo en mujeres posmenopáusicas. Además, ésos con deficiencia preoperativa de la vitamina D tenían resultados funcionales más pobres. Estas oportunidades del punto culminante de las conclusión para que los clínicos dirijan estos factores modificables antes de mujeres posmenopáusicas experimentan cirugías comunes del repuesto.”

El Dr. Stephanie Faubion, director médico de NAMS