Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

Los investigadores especulan la incidencia inferior de COVID-19 en Japón

Memoria inmune protectora--a través de las células de B, que hacen los anticuerpos, y/o de las células de T, que en el caso de las células+ de T CD8 pueden matar virus-infectó las células--puede ser inducido por los virus idénticos pero también por relacionados.

Relacionado con COVID-19 el virus SARS-CoV-2, hay cuatro coronaviruses del frío común (CCCoVs) esos juntas causa el ~20% de infecciones del frío común: OC43, HKU1, 229E, y NL63. Han infectado a la mayoría de los adultos con los tiempos múltiples de CCCoVs en sus vidas.

Independientemente de si existen los anticuerpos de neutralización CCCoV-inducidos significativos anti-SARS-CoV-2 sigue siendo una cuestión de discusión. Mientras tanto, la generación de memoria del linfocito T debe depender del maquillaje genético del individuo infectado.

A saber, el reconocimiento inmune por las células de T depende de la presentación de los péptidos (“epitopos”) al lado de las moléculas complejas de la histocompatibilidad importante (MHC) polimórfica, y diversos alelos de MHC (variantes entre los individuos) presentan diversos péptidos del mismo patógeno.

En su publicación reciente en F1000Research, Dijkstra, Frenette, y Dixon ofrecieron la primera búsqueda sistemática para las series del epitopo del linfocito T SARS-CoV-2 que fueron determinadas experimental en uno o más de los estudios >15 y son idénticas por lo menos a uno de los cuatro CCCoVs.

Encontraron que tales epitopos son raros. El único tal epitopo que fue determinado en varias ocasiones como inmunogenético por los grupos de investigación independientes era el péptido VYIGDPAQL, que también se nombra “VYI” después de sus primeros tres aminoácidos. Este péptido es un fragmento del helicase del virus e idéntico entre SARS-CoV-2 y el CCCoVs OC43 y HKU1.

El péptido de VYI fue encontrado para atar el alelo de la clase I de MHC y para estimular eficientemente las células+ de T CD8 por lo menos de alguno--y a veces la mayoría--de los pacientes (convalecientes) investigados COVID-19 en cada estudio que abordó esta materia. Esto que encontraba fue confirmada en dos estudios recientes que no eran parte del Dijkstra.

Para explicar estas conclusión, Dijkstra conservador asumió que las infecciones con OC43 o HKU1 habían preparado las células de T antis-VYI, que entonces fueron relanzadas sobre la infección con SARS-CoV-2.

Los autores también especularon que la incidencia asombrosamente inferior de COVID-19 en Japón se puede en parte explicar por tal memoria inmune del linfocito T anti-VYI, puesto que en este país los ~60% de los individuos llevan el alelo y estos últimos años había los brotes OC43.

Sin embargo, es importante realizar que, por ahora, ésta sigue siendo especulación solamente, puesto que (i) las pruebas experimentales de necesidades antis-VYI CCCoV-inducidas de la memoria aún de ser ofrecido, y (ii) la memoria inmune no significa necesariamente la protección inmune.

Sin embargo, actualmente, la hipótesis de Japón propuesta por los autores es uno de los modelos más plausibles para genético explicar diferencias en resistencia contra COVID-19 entre las poblaciones. Dijkstra describió cómo incluso un pequeño impacto en niveles de la réplica del virus puede tener un impacto importante en la extensión del virus a través de una población. Su artículo es también un interesante leído en la situación COVID-19 en Japón.

Además, Dijkstra señaló que la semejanza entre las proteínas del pico (s) de SARS-CoV-2 y CCCoVs es inferior, que sugiere que la protección de la serie de esta proteína sea relajada. Por consiguiente, los autores suscriben al miedo según lo expresado por otros que SARS-CoV-2 puede transformar su proteína de S para escape la protección inmune que es inducida por el actual de las vacunas de S-only.

La partícula extraña en las vacunas futuras de las partes del virus que se conservan más altamente entre SARS-CoV-2 y CCCoVs puede reducir el riesgo de tal escape. Para las poblaciones en quienes es frecuente, como en Japón, el péptido de VYI es un candidato primero a tal partícula extraña.

Source:
Journal reference:

Dijkstra, J. M., et al. (2021) Most Japanese individuals are genetically predisposed to recognize an immunogenic protein fragment shared between COVID-19 and common cold coronaviruses [version 1; peer review: 2 approved, 1 approved with reservations]. F1000 Research. doi.org/10.12688/f1000research.51479.1.