Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

El nuevo estudio vierte la luz en porqué muchos pacientes COVID-19 sufren de hipoxia

Un nuevo estudio publicado en los partes de la célula madre del gorrón por la universidad de los investigadores de Alberta está vertiendo la luz en porqué muchos COVID-19 pacientes, incluso ésos no en hospital, están sufriendo de hipoxia--una condición potencialmente peligrosa en la cual hay oxigenación disminuida en los tejidos de la carrocería. El estudio también muestra porqué el dexamethasone de la droga antiinflamatoria ha sido un tratamiento efectivo para ésos con el virus.

Los niveles inferiores del sangre-oxígeno han sido un problema importante en los pacientes COVID-19. Debido a ese, pensamos que un mecanismo potencial pudo ser que COVID-19 afecta la producción roja del glóbulo.”

Shokrollah Elahi, guía del estudio, profesor adjunto, facultad de remedio y odontología

En el estudio, Elahi y sus personas examinaron la sangre de 128 pacientes con COVID-19. Los pacientes incluyeron los que eran crítico enfermos y admitida al ICU, los que tenían síntomas moderados y fueron admitidas al hospital, y a los que hicieron una versión suave de la enfermedad y pasarla solamente algunas horas en hospital. Los investigadores encontraron que, como la enfermedad llegó a ser más severa, glóbulos rojos más no maduros inundados en la circulación de sangre, componiendo a veces tanto como el 60 por ciento de las células totales en la sangre. Por la comparación, los glóbulos rojos no maduros componen el menos de un por ciento, o ningúno, en la sangre de un individuo sano.

Los “glóbulos rojos no maduros residen en la médula y no los vemos normalmente en la circulación de sangre,” Elahi explicamos. “Esto indica que el virus está afectando la fuente de estas células. Como consecuencia, y para compensar el agotamiento de glóbulos rojos no maduros sanos, la carrocería está produciendo considerablemente más de ellos para ofrecer suficiente oxígeno para la carrocería.”

El problema es que los glóbulos rojos no maduros no transportan el oxígeno--solamente los glóbulos rojos maduros hacen. La segunda entrega es que los glóbulos rojos no maduros son altamente susceptibles a la infección COVID-19. Pues el virus atacan y son destruidos a los glóbulos rojos no maduros, la carrocería no puede reemplazar a los glóbulos rojos maduros--cuál solamente vivo por cerca de 120 días--y se disminuye la capacidad de transportar el oxígeno en la circulación sanguínea.

La pregunta era cómo el virus infecta a los glóbulos rojos no maduros. Elahi, conocido para su trabajo anterior que demostraba que los glóbulos rojos no maduros hicieron ciertas células más susceptibles al VIH, comenzó investigando si los glóbulos rojos no maduros tienen receptores para SARS-CoV-2. Después de que una serie de estudios, las personas de Elahi fuera la primera en el mundo para demostrar que los glóbulos rojos no maduros expresaron el receptor ACE2 y un co-receptor, TMPRSS2, que permitió que SARS-CoV-2 los infectara.

Trabajando conjuntamente con el laboratorio del virólogo Lorne Tyrrell en el U del instituto de Li Ka Shing de la a de la virología, las personas realizaron la prueba investigador de la infección con los glóbulos rojos no maduros de los pacientes COVID-19 y probaron estas células consiguieron infectadas con el virus SARS-CoV-2.

“Estas conclusión son emocionantes pero también muestran dos consecuencias importantes,” Elahi dijo. “Primero, los glóbulos rojos no maduros son las células que son infectadas por el virus, y cuando el virus les mata, fuerza a la carrocería a intentar cumplir los requisitos del suministro de oxígeno bombeando a glóbulos rojos más no maduros de la médula. Pero eso apenas crea más objetivos para el virus.

“En segundo lugar, los glóbulos rojos no maduros son real células inmunosupresivas potentes; suprimen la producción del anticuerpo y suprimen inmunidad del linfocito T contra el virus, haciendo la situación entera peor. Tan en este estudio, hemos demostrado que glóbulos rojos más no maduros significan una inmunorespuesta más débil contra el virus.”

Después del descubrimiento que los glóbulos rojos no maduros tienen los receptores que permiten que se conviertan infectaron por el coronavirus, las personas de Elahi después comenzaron a probar las diversas drogas para ver si podrían reducir la susceptibilidad de los glóbulos rojos no maduros al virus.

“Intentamos el dexamethasone de la droga antiinflamatoria, que conocíamos ayudado a reducir mortalidad y la duración de la enfermedad en los pacientes COVID-19, y nos encontramos una reducción importante en la infección de glóbulos rojos no maduros,” dijo a Elahi.

Cuando las personas comenzaron a explorar porqué el dexamethasone tenía tal efecto, encontraron dos mecanismos potenciales. Primero, el dexamethasone suprime la reacción de los receptores ACE2 y TMPRSS2 a SARS-CoV-2 en glóbulos rojos no maduros, reduciendo las oportunidades para la infección. En segundo lugar, el dexamethasone aumenta el régimen en el cual los glóbulos rojos no maduros se maduran, ayudando a las células vertió sus núcleos más rápidamente. Sin los núcleos, el virus tiene en ninguna parte replegar.

Afortunadamente, poner las conclusión de Elahi en práctica no requiere cambios importantes en la manera que ahora están tratando a los pacientes de COVID-19.

“Por el último año, dexamethasone ha sido ampliamente utilizado en el tratamiento COVID-19, pero no había una buena comprensión en cuanto a porqué o cómo trabajó,” Elahi dijo. “Somos tan repurposing o de introducción de una nueva medicación; estamos ofreciendo un mecanismo que explique porqué los pacientes se benefician de la droga.”

Elahi observó que Wendy Sligl y Mohammed Osman tenían un papel crucial en el reclutamiento de los pacientes COVID-19 para el estudio. La investigación fue soportada por concesiones rápidas, los institutos canadienses de la investigación de la salud y una concesión del instituto de Li Ka Shing de la virología.

Source:
Journal reference:

Shahbaz, S., et al. (2021) Erythroid precursors and progenitors suppress adaptive immunity and get invaded by SARS-CoV-2. Stem Cell Reports. doi.org/10.1016/j.stemcr.2021.04.001.