Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

El estudio muestra que la selección natural puede invertir la evolución con la selección sexual

La selección natural puede invertir la evolución que ocurre con la selección sexual y ésta puede llevar para mejorar a hembras, nuevas demostraciones de la investigación.

El estudio - llevado por la universidad de la universidad de Exeter y de Okayama - martinetes de harina amplio-de cuernos examinados, cuyos varones han exagerado las mandíbulas, mientras que no lo hacen las hembras.

Los martinetes masculinos con las mandíbulas más grandes ganan más combates y compañero con más hembras - un ejemplo de la “selección sexual”, donde ciertas características (como la cola de un pavo real masculino) perfeccionan éxito de apareamiento.

Sin embargo, tener mandíbulas más grandes requiere una carrocería masculinised (culata de cilindro y cuello grandes), y un abdomen más pequeño - que, para las hembras, limite el número de huevos que él puede llevar. Una carrocería masculinised no es buena para las hembras.

La selección natural experimental aumentada con la depredación, sin embargo, apunta a los mismos varones favorecidos por la selección sexual y ésta da lugar a la evolución de menos carrocerías y hembras masculinised de la mejor-calidad.

En el estudio, los martinetes de harina amplio-de cuernos fueron expuestos a un depredador llamado el fallo de funcionamiento de asesino, que comió a varones con las mandíbulas más grandes.

Quitando a estos varones, la depredación redujo efectivo las ventajas de la selección sexual y ésta significa que la selección natural tiene un impacto creciente.

Después de ocho generaciones de esto, las hembras produjeron el cerca de 20% más descendiente a través de su vida útil, comparada a un grupo de mando de los martinetes donde la depredación no quitaron a los varones grande-de cuernos.

Los varones y las hembras de cada especie comparten genes, pero - incluyendo martinetes de harina amplio-de cuernos - los genes buenos para un sexo no son en algunos casos siempre ideales para el otro.”

David Hosken, profesor, universidad de Exeter

“Vemos este de proceso, conocido como conflicto sexual del intralocus, a través del mundo natural.

“Por ejemplo, los seres humanos comparten los genes para los caballetes - que los varones necesitan para recorrer, y las hembras necesitan para recorrer y el parto.

Los “caballetes óptimos para las mujeres serían bastante amplios permitir parto, mientras que la anchura óptima del caballete para los hombres es más estrecha.

Los “seres humanos alcanzan una clase de compromiso evolutivo, en la cual ni los varones ni las hembras consiguen la forma de la carrocería que sería óptima para ella.”

Profesor Hosken agregó: “Nuestras conclusión muestran que la selección sexual que favorece a varones grande-de cuernos arrastra forma de la carrocería femenina lejos de los grados óptimos femeninos.

“Este estudio nos ayuda a entender dos el remolcador evolutivo de guerras, uno entre la selección natural y sexual y la otra que ocurre sobre la forma y las características de la carrocería compartidas entre los sexos.”

Source:
Journal reference:

Okada, K., et al. (2021) Natural selection increases female fitness by reversing the exaggeration of a male sexually selected trait. Nature Communications. doi.org/10.1038/s41467-021-23804-7.