Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

Los investigadores utilizan una aproximación única para documentar la dieta de Neanderthals

Los Neanderthals, primos extintos de los seres humanos modernos, Eurasia occidental ocupado antes de desaparecer y aunque fuera pensado una vez que viajaron como Extremo Oriente como Uzbekistán, un equipo de investigación internacional con la participación de la universidad de Valencia descubrieron estos últimos años que alcanzaron dos mil kilómetros de este adicional, a las montañas de Altai de Siberia.

Un equipo de investigación internacional llevó por Domingo Carlos Salazar, investigador de CIDEGENT de la excelencia en la universidad de Valencia, publicada hoy en el gorrón de la evolución humana la primera tentativa de documentar la dieta de un neanderthal a través de una combinación única del análisis de isótopo estable y de la identificación de los micro-remanente de la instalación en un individuo.

El análisis de huesos del Neanderthal y de piedras dentales de Siberia vierte la luz en su ecología dietética, en el límite del este de su extensión. Es una región muy dinámica donde los Neanderthals también obraron recíprocamente con sus primos asiáticos enigmáticos, el Denisovans.

El trabajo remite ambos a Siberia occidental, donde hay los estudios que explican que los seres humanos modernos respondieron con alta movilidad, y a la zona oriental, donde hay una falta de trabajo que analice el comportamiento y la subsistencia de los Neanderthals, que habitaron esta estepa siberiana del bosque, que es más seco y más frío que el occidental.

Estudiar las dietas de Neanderthals del este permite que entendamos su adaptabilidad de los comportamientos, de la movilidad y del potencial.

Las personas de investigadores de España, de Alemania, de Canadá, de los Países Bajos y de Rusia, llevados por el médico y el historiador Domingo Carlos Salazar García de la universidad de Valencia, recogieron muestras del hueso y el cálculo dental del neanderthal sigue siendo anticuado 60 y 50 a ka BP del sitio de Chagyrskaya en las montañas de Altai en Siberia meridional, situado apenas 100 kilómetros de la cueva de Denisova.

Análisis de los isótopos estables del carbono y del nitrógeno a partir de una mandíbula (Chagyrskaya 6) reveló que este individuo tenía un nivel trófico relativamente alto comparado a la red alimentaria local, indicando que consumió una gran cantidad de proteína animal de cazar el juego grande y mediano.

Usando microscopia óptica, los investigadores determinaron una reunión diversa de partículas microscópicas de las instalaciones preservadas en el cálculo dental de los mismos individuos así como de otros del sitio. Estos microremains de la instalación indican que los habitantes de Chagyrskaya también consumieron varias diversas instalaciones.

Estos resultados pueden ayudarnos a contestar a un prolongado enigma sobre los Neanderthals de Altai: la región tentaba a suficientes que los Neanderthals colonizaron el área por lo menos dos veces, pero los datos genéticos indican que colgaban pelado conectado, viviendo solamente en los pequeños grupos que estaban constante a riesgo de extinción.

Los datos dietéticos ahora indican que esta configuración inusual de la habitación no era probablemente debido a una falta de adaptar su dieta al ambiente local. En lugar, otros factores tales como el clima o la acción recíproca con otros hominins se deben investigar en los estudios futuros.

Los “Neanderthals eran capaces de tener un menú diverso incluso en ambientes climáticos adversos”, dicen a Domingo C. Salazar García, “era realmente asombrosamente que estos Neanderthals del este tenían ampliamente configuraciones similares de la subsistencia a ésas de Eurasia occidental, mostrando la alta adaptabilidad de nuestros primos, y por lo tanto sugiriendo que su ecología dietética no era probablemente una desventaja al competir con los seres humanos anatómico modernos”.

Estos microremains ofrecen una cierta indicación que incluso durante los Neanderthals se desplegaron sobre la bosque-estepa extensa y fría de Asia Central ellos conservó las configuraciones del uso de la instalación que se habrían podido desarrollar en Eurasia occidental.”

Potencia de Roberto, investigador, Max Planck Institute para la antropología evolutiva

Ecología dietética

“Una mejor compresión de la ecología dietética del Neanderthal es no sólo la llave para entender mejor porqué desaparecieron, pero también cómo obraron recíprocamente con otras poblaciones con quienes coexistieron, como el Denisovans” dice la viola de Bence, a profesor adjunto en el departamento de la antropología en la universidad de Toronto.

“Entender realmente las dietas de nuestros antepasados y primos, necesitamos más estudios como éste que hagan uso de métodos diferentes múltiples en los mismos individuos. Podemos finalmente entender los alimentos para animales y plantas que comieron”, ofrecen a Amanda G. Henry, profesor adjunto en la facultad de arqueología de la universidad de Leiden.

“Las tierras bajas de la estepa de las montañas de Altai eran convenientes para la habitación de los Neanderthals hace 60.000 años. A pesar de la vegetación escasa y su naturaleza estacional, la ausencia de elementos de la tundra y el clima relativamente suave permitieron que los Neanderthals del este guardaran las mismas estrategias alimentarias que sus parientes occidentales”, dicen a Natalia Rudaya, jefe del laboratorio de PaleoData del instituto de la Academia de Ciencias siberiana del ruso del brazo de la arqueología y de la etnografía.

Source:
Journal reference:

Salazar-García, D. C., et al. (2021) Dietary evidence from Central Asian Neanderthals: A combined isotope and plant microremains approach at Chagyrskaya Cave (Altai, Russia). Journal of Human Evolution. doi.org/10.1016/j.jhevol.2021.102985.