Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

El estudio provee de las opciones del tratamiento para los niños el medulloblastoma medio del riesgo

Medulloblastoma es un cáncer de cerebro raro pero devastador de la niñez. Este cáncer se puede extender a través del líquido espinal y depositar a otra parte en el cerebro o la espina dorsal. La radioterapia al cerebro y a la espina dorsal enteros seguidos por una dosis de radiación extra al dorso del cerebro previene esta extensión y ha sido la asistencia estándar. Sin embargo, la radiación usada para tratar tales tumores toma un peaje en el cerebro, función cognoscitiva perjudicial, especialmente en pacientes más jovenes cuyos cerebros apenas estén comenzando a convertirse.

Un estudio nacional llevado por la Facultad de Medicina de la universidad de Washington en St. Louis y el hospital de la investigación de los niños del St. Jude sugiere que los niños con qué se llama el “medulloblastoma medio del riesgo” pueden recibir una radiación “alza” a un volumen más pequeño del cerebro en el final de un curso de seis semanas de la radioterapia y todavía mantiene el mismo control de enfermedades que ésos que reciben la radiación a un área más grande.

Pero los investigadores también encontraron que la dosis de las radioterapias preventivas dadas al cerebro y a la espina dorsal enteros sobre el régimen de seis semanas no puede ser reducida sin reducir supervivencia. Además, los investigadores mostraron que los cánceres de los pacientes respondieron diferentemente a la terapia dependiendo de la biología de los tumores, fijando el escenario para las juicios clínicas futuras de tratamientos apuntados.

Los niños con el medulloblastoma medio del riesgo tienen tasas de supervivencia de cinco años del 75% al 90%. En cambio, los niños con qué se llaman “medulloblastoma de alto riesgo” tienen tasas de supervivencia de cinco años del 50% al 75%. Otros factores -; por ejemplo la edad de un niño y si el tumor se ha extendido -; la ayuda determina la categoría del riesgo. Para este estudio, los investigadores centrados en pacientes con el medulloblastoma medio del riesgo.

Las conclusión aparecen 10 de junio en línea en el gorrón de la oncología clínica.

Medulloblastoma es una enfermedad devastadora. Es un tumor cerebral malo que se convierte en el cerebelo, la parte más inferior trasera del cerebro que es importante para el movimiento, el discurso y el equilibrio que coordinan. La radioterapia para este tumor también puede ser desafiadora, especialmente en niños más jovenes cuyos cerebros se estén convirtiendo activamente en estas áreas. Hay un equilibrio entre efectivo tratar el tumor sin las capacidades de los niños perjudiciales de moverse, de pensar y de aprender.”

Jeff M. Michalski, Doctor en Medicina, estudio primero y autor y profesor correspondientes de la oncología de la radiación, universidad de Carlos A. Pérez Distinguished de Washington

Los niños con el medulloblastoma medio del riesgo experimentan típicamente cirugía para quitar tanto del tumor como sea posible. También reciben radioterapia de la quimioterapia y para prevenir la extensión del tumor a otras partes del cerebro y de la espina dorsal a través del líquido cerebroespinal.

“Quisimos investigar si podríamos reducir con seguridad la cantidad de radiación que estos pacientes reciben -; partes normales escasamente del cerebro y de aminorar los efectos secundarios para los niños con este tipo de cáncer de cerebro -; mientras que también mantiene el tratamiento efectivo,” dijo a Michalski, también vicepresidencia y director de programas clínicos en el departamento de la oncología de la radiación. “Encontramos que eso reducir la dosis de la radiación recibida sobre el curso del tratamiento de seis semanas tenía un impacto negativo en supervivencia. Pero también encontramos que podríamos reducir con seguridad la talla del volumen del cerebro que recibe un alza de la radiación en el final del régimen de tratamiento. Esperamos que tales dimensiones puedan ayudar a reducir los efectos secundarios de este tratamiento, especialmente en pacientes más jovenes.”

Colaborando con los hospitales de niños a través de los E.E.U.U. e internacionalmente, los investigadores evaluaron a 464 pacientes tratados para el medulloblastoma medio del riesgo que fue diagnosticado entre las edades 3 y 21. Pacientes más jovenes, edades 3 a 7 -; un rato dominante para el revelado del cerebro -; fueron destinados aleatoriamente para recibir la dosis estándar (gris 23,4) o la radiación inferior de la dosis (gris 18) a la región de la culata de cilindro y de la espina dorsal en cada uno de 30 tratamientos entregados seis semanas. Más viejos pacientes recibieron todo la dosis estándar, puesto que su revelado del cerebro es menos vulnerable a la radiación.

Además, destinaron todos los pacientes aleatoriamente para recibir dos diversas tallas de una radiación “alza” en el final de las seis semanas de la terapia. Para el alza, todos los pacientes recibieron una dosis de radiación acumulativa del gris 54 a cualquiera la región entera del cerebro llamado la fosa posterior, que incluye el cerebelo, o a una región más pequeña del cerebro que incluye el contorno original del tumor más un margen adicional hasta de cerca de dos centímetros más allá del límite original del tumor.

“Los pacientes que recibieron el alza más pequeña hicieron del mismo modo que como los que recibieron el alza posterior de la fosa del conjunto,” dijo a Michalski, que trata a pacientes en los cabritos de Siteman en la Facultad de Medicina de la universidad de Washington y el hospital de niños de St. Louis. “Muchos doctores han adoptado ya este más pequeño refuerzan el volumen, pero ahora tenemos pruebas de alta calidad que ésta es de hecho segura y de manera efectiva.”

Para los pacientes que reciben el más pequeño refuerce el volumen, 82,5% sobrevividos cinco años sin el empeoramiento del cáncer. Y para ésos que reciben el más grande refuerce el volumen a la fosa posterior entera, 80,5% sobrevividos cinco años sin el empeoramiento de la enfermedad. Estos números no eran estadístico diferentes. En un subconjunto de tumores con mutaciones en un gen llamado SHH, la supervivencia perfeccionada real mostrada de los pacientes con el más pequeño refuerza el volumen.

Pero para los niños más jovenes, la dosis más inferior de la radiación durante seis semanas no dio lugar a números similares de la supervivencia. De ésos que recibían la dosis estándar de la radiación del craniospinal, el cerca de 83% sobrevivieron cinco años sin el empeoramiento del cáncer. De ésos que recibían la dosis más inferior, el cerca de 71% sobrevivieron cinco años sin el empeoramiento del cáncer. Esa diferencia en supervivencia era estadístico importante.

“Vimos índices más altos de repetición y de tumor que se extendían en los pacientes más jovenes que recibían la dosis más inferior de la radiación del craniospinal,” Michalski dijo. “No es generalmente seguro bajar la dosis de la radiación en niños con medulloblastoma incluso si sabemos que la dosis más inferior pudo pasar sin su función cognoscitiva. Sin embargo, un subgrupo específico de pacientes -; ésos con mutaciones en un gen llamaron WNT -; hizo bien en la dosis más inferior, así que ahora estamos haciendo estudios apenas con estos pacientes específicos para ver si podemos bajar con seguridad la dosis de radiación para ellos.”

Los tumores fueron categorizados en cuatro subgrupos moleculares basados en su expresión génica y biología prevista. Los tumores del primer grupo tienen mutaciones en caminos de la transmisión de señales de WNT; el segundo tiene mutaciones en SHH el gen; y los tumores cada uno de los terceros y cuartos grupos tienen configuraciones diversas y más complejas de las mutaciones de gen. Los investigadores encontraron diferencias en las reacciones de los tumores al tratamiento basado en la biología del tumor que puede conducir el diseño de las juicios clínicas futuras.

“Hemos hecho grandes zancadas durante los 15 años pasados en la apreciación de la diversidad molecular del medulloblastoma,” dijo autor a Paul mayor Northcott, doctorado, del hospital de la investigación de los niños del St. Jude. “Realizamos la secuencia entera-exome y la metilación de la DNA que perfilaban para destinar a pacientes a los subgrupos moleculares. Esto era un paso crítico en contextualizing esta juicio basada en la última biología y mostrada nos algunas diferencias importantes en cómo los niños responden a la terapia que no habría estado de otra manera sin obstrucción. Los resultados de este estudio desempeñarán un papel vital en el diseño de la generación siguiente de juicios clínicas para los niños con medulloblastoma.”

Source:
Journal reference:

Michalski, J. M., et al. (2021) A children’s oncology group phase III trial of reduced dose and volume radiotherapy with chemotherapy for newly diagnosed average-risk medulloblastoma. Journal of Clinical Oncology. doi.org/10.1200/JCO.20.02730.