Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

El remedio de la precisión puede llevar a tratamientos más efectivos para las condiciones oculares

La solución más práctica para el lanzamiento de la droga al globo ocular es tópica, es decir las caídas de aro. Sin embargo, una substancia natural en desgarros puede obrar recíprocamente real con el sistema de envío de la droga (DDS), obstaculizando la amortiguación de la droga y evitando que consiga en las células que necesita apuntar.

La mucina, o MUC, es generalmente allí proteger su aro, pero cuando MUC se expone a una molécula tal como un lipoplex, una forma común del DDS usado ya en las drogas oftalmológicas, atará a ella y reducirá la amortiguación en el tejido apuntado. ¿Así pues, los científicos preguntados, hay una cierta manera de escabullirse el lipoplex más allá del MUC?

Con el uso de una corona dirigida, artificial de la proteína (PC), investigadores podían alinear los lipoplexes hacia arriba como algo que MUC ignoraría. Encontraron que una proteína llamó Fibronectin (FBN), y un tripéptido de los aminoácidos valina, glicocola, y el aspartato (VGA), era ambo efectivo en encubrir el lipoplex, evitando el recubrimiento en MUC, y atando a las células epiteliales córneas para una mejor amortiguación del DDS.

Porque MUC ata a la superficie del lipoplex, altera su talla y la carga superficial positiva o negativa. Esto reduce la amortiguación del remedio por las células epiteliales córneas primarias. ¿Así pues, cómo evitamos que MUC interfiera? Damos a liposoma una nueva capa que sea reconocida por los receptores expresados en la superficie ocular, evitando el problema, y entregando la molécula más directamente al tejido apuntado.”

Carlo Astarita, candidato del Ph.D. que estudia en el instituto de Sbarro para la investigación de cáncer y el remedio molecular, el departamento de la biología, la universidad de la ciencia y la tecnología, Temple University

Los investigadores son parte de una colaboración multi-institucional, internacional entre el instituto de Sbarro para la investigación de cáncer y de un remedio molecular en Temple University, la universidad del instituto del aro de Scheie de Pennsylvania, y de co-autores en varias universidades en Italia.

“Pues un especialista de aro seco yo ve una miríada de pacientes con las diversas entregas superficiales de la enfermedad,” dice Giacamina Massaro, M.D., del instituto del aro de Scheie, departamento de la oftalmología en la Facultad de Medicina de Perelman en la Universidad de Pensilvania, “y para lograr un tratamiento efectivo, drogas necesita alcanzar el tejido del objetivo (es decir las células epiteliales córneas). En muchas situaciones las drogas son cegadas por una mezcla compleja de mucosos, de lípidos, de proteínas y de líquidos que bañen la superficie ocular. Es imprescindible que las drogas tienen la capacidad de romperse a través de esta barrera.”

“Este estudio es un ejemplo quintaesencial de nuestros investigadores que usan el remedio de la precisión para innovar,” dice a Antonio Giordano, M.D., Ph.D., fundador y director de la organización de investigación de la salud de Sbarro (SHRO) y el instituto de Sbarro en Temple University, así como un programa de investigación común con la universidad de Siena, Italia. ¿“Determinamos un problema que inhiba la eficacia de ciertos tipos de tratamientos, y entonces pedimos, “qué la carrocería ofrece en este caso como su propia solución? “En este caso, la respuesta correcta allí en la superficie de las células: hacemos el remedio de modo que ate con el tejido apuntado. De esta manera, el remedio de la precisión abre la puerta en la eficacia creciente para tratar una amplia gama de condiciones y de enfermedad del ocular.”

Source:
Journal reference:

Astarita, C., et al. Artificial Protein Coronas Enable Controlled Interaction with Corneal Epithelial Cells: New Opportunities for Ocular Drug Delivery. Pharmaceuticals. doi.org/10.3390/pharmaceutics13060867.