Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

El alto consumo de la comida basura en niñez aumenta el riesgo de grasas de cuerpo malsanas en edad adulta temprana

Con el revelado económico, parecería que los efectos secundarios indeseables tales como la producción y consumo en masa de enfermedades altamente tramitadas de las comidas de desperdicios, de la obesidad, de la contaminación y de la forma de vida también aumentan de incidencia. Un nuevo papel publicado recientemente en la pediatría del JAMA del gorrón denuncia asociaciones constantes e importantes entre el consumo creciente de tales comidas ultraprocessed `' por los niños en el Reino Unido, y un riesgo más alto de la obesidad, del porcentaje creciente de las grasas de cuerpo, y de la masa total de la carrocería, para el momento en que alcancen edad adulta joven.

Las personas dijeron:

Con una falta de regla, y de habilitar el bajo costo y la disponibilidad lista de estas comidas, estamos dañando la salud a largo plazo de nuestros niños. Necesitamos urgente el cambio policial efectivo reparar el equilibrio.”

¿Qué los niños británicos están comiendo?

Según lo definido por NOVA, las comidas ultraprocessed (UPF) son las comidas industrial formuladas que han estado con una combinación de procesos secuenciales, si comprobación, químico o biológico. Éstos están típicamente vacíos de valor alimenticio, pero de ricos en densidad de energía.

Tales comidas tienen altas concentraciones de azúcar, de sal, de grasas saturadas, pero de niveles bajos de proteínas, de fibra dietética y de microalimentos. Son adictivamente sabrosas, pero barato, fácilmente disponible, preparado, y comercializado en un formato altamente atractivo, especialmente a los niños.

UPFs común incluye los fulminantes de la patata, los panes industriales, las bebidas efervescentes y las comidas congeladas del comida o saliente-estables.

En los E.E.U.U. y el Reino Unido, tales prácticas dudosas han llevado a un movimiento en masa a UPFs de parte de los niños, representando cerca de dos tercios de su admisión diaria de la caloría. Esto implica que UPFs ofrece sobre el 40% de la dieta total, en gramos, y sobre el 60% de calorías totales.

Este cambio no se limita a estos países, aunque puede ser el más prominente allí. En lugar, este movimiento global ha sido simultáneo con una subida de la incidencia de la obesidad entre niños y adultos por todo el mundo.

El estudio muestra que el aumento en el consumo de UPF de los niños está conectado a un riesgo más alto de convertirse gordo u obeso.

¿Cómo el estudio fue hecho?

Estudios anteriores han mostrado que el consumo creciente de UPF aumenta la masa de la carrocería en los adultos, conectados a la admisión de demasiadas calorías. También se asocia a una incidencia más alta de la obesidad, del tipo - diabetes 2, de la enfermedad cardiovascular, del cáncer y de la muerte entre adultos.

El estudio actual fue llevado por la universidad imperial Londres en el Reino Unido. Los datos vinieron del estudio longitudinal de Avon de los padres y de los niños (ALSPAC), revistiendo sobre 9.000 niños a partir del 7 a 24 años de edad, durante 19 años. Fijaron todos los niños para el índice de masa corporal (BMI), el índice en masa gordo (FMI), el índice en masa magro (LMI), y el porcentaje de la grasa de cuerpo entero en la publicación anual o las visitas casi anuales.

Además, un diario de la comida por tres días fue guardado para dos días laborables y un día del fin de semana antes de cada visita. Las comidas entonces fueron clasificadas como sin procesar o tramitadas como mínimo; tramitado cocinando los ingredientes para curar o cocinar las comidas sin procesar; comidas tramitadas (usando los ingredientes de cocinar antedichos, o sal, o azúcar); y UPFs.

De acuerdo con éstos, clasificaron a los niños en quintos, del más inferior al consumo más alto de UPF, colocando a partir de la 23% hasta el 68%, respectivamente. Esto indicaría que un quinto completo de los niños en el estudio consiguió el casi 80% de sus calorías de UPFs.

Los niños que comieron la mayoría del UPFs eran más probables tener moldes-madre más pobres o menos educados. El UPF mayor era jugos de fruta, el componer poco abajo de un cuarto del total en el quinto quintile. Las bebidas efervescentes compusieron el cerca de 12%, con las comidas preparadas en el 9% y los panes industriales en el 6%.

Los niños que comieron el menos UPFs tenían comidas sobre todo sin procesar o frescas y bebieron las bebidas tales como té del agua, leche/yogur unflavored. De hecho, cada uno de estos pares fue utilizado por por lo menos un quinto de los niños en esto quintile.

Alto consumo de UPF asociado a la masa de alto grado en grasas

Ya desde nueve años de edad, los niños en el perfil del alto-UPF-consumo tenían Massachusetts más alto de las grasas de cuerpo. Su FMI en esta edad era ya 0,27 más arriba por año en relación con ésos en el primer quintile y crecientes en 0,03 más por año

El porcentaje medio de las grasas de cuerpo era también más alto. LMI, y su coeficiente de incremento, así como el del porcentaje medio de las grasas de cuerpo, eran, sin embargo, uniforme a través de quintiles.

Comparado al quintile más inferior, los niños en los tres quintiles más altos del consumo eran más pesados, tenían más gordo alrededor de sus combeses, y el peso medio en estos tres grupos aumentó más afiladamente. Así, ésos con el consumo más alto mostraron a 0,20 kilogramos por año más de avance de peso que ésos en el más inferior, y ésos en el cuarto quintile tenían 0,10 kilogramos más de avance de peso por año.

Estos niños mostraron trayectorias de un incremento más alto, de 0,06 más por el año para el BMI, 0,2 kilogramos más por el año para el peso, y 0,17 más por el año para la circunferencia del combés. Cuanto más alto es el consumo de UPF, más grande era el aumento.

Para el momento en que fueran 24, los que tenían el consumo más alto de UPF tenían un BMI más arriba por 1,2 kg/m2, con un aumento 1,5% en el porcentaje de las grasas de cuerpo, comparado a ésos en el quintile más inferior. Semejantemente, eran aproximadamente 3,7 kilogramos más pesados, con una circunferencia 3 cm del combés mayores.

¿Cuáles son las implicaciones?

Éste es el primer estudio para explorar el eslabón entre el consumo de UPF y la obesidad en niños durante tal largo periodo. Comentarios de Christopher Millett del investigador: “Preguntamos a menudo porqué los regímenes de la obesidad son tan altos entre niños británicos y este estudio ofrece una ventana en esto.”

Estudios anteriores de Portugal, de España y del Brasil, por ejemplo, que no pudieron mostrar tales asociaciones habrían podido ser porque los niños en esos países tienen consumo mucho más inferior de UPF. En cambio, se reconoce extensamente que los niños que consumen más bebidas azucaradas con el azúcar son más probables ser obesos, estando de acuerdo con los resultados de este estudio.

Si estas configuraciones del consumo de UPF continúan o se intensifican entre niños, hacen señales: 1) el potencial para un consumo más alto de estos de por vida de las comidas malsanas debido a los efectivoses de hábitos dietéticos; y 2) el peligro de un aumento en grande futuro en obesidad, tipo - diabetes 2, hipertensión, enfermedad cardiovascular, y cáncer, así como un índice de mortalidad más alto, entre adultos.  

A pesar de los altos beneficios a corto plazo de la industria de UPF, los gobiernos deben actuar para reducir el consumo de estas comidas. Por ejemplo, tales comidas podían ser comidas gravadas y frescas o sin procesar subvencionadas para estimular un movimiento a estes último.

La acción voluntaria de los productores de UPF es poco probable crear impacto adecuado, especialmente en los casos donde estas comidas se comercializan pesado y a los niños del objetivo. Esto debe ser reservado, y la etiqueta intrépida en un lugar prominente hizo obligatorio.

Por otra parte, algunas reglas ignoran UPFs mientras resuelvan reglas sobre el azúcar reducido, la sal y el contenido en caloría total.

Este estudio no ofrece discernimientos en qué impulsa la asociación, que podría ser un campo para la investigación adicional.

Las personas escriben:

Solamente los planes de acción obligatorios que apuntan UPFs holístico, con fortalecer global cooperativo de reglas y de acuerdos comerciales de reducir el abastecimiento y el consumo de UPFs, contrarrestarán la carga sustancial del consumo de UPF en el ambiente y los sistemas sanitarios por todo el mundo.”

Journal reference:
Dr. Liji Thomas

Written by

Dr. Liji Thomas

Dr. Liji Thomas is an OB-GYN, who graduated from the Government Medical College, University of Calicut, Kerala, in 2001. Liji practiced as a full-time consultant in obstetrics/gynecology in a private hospital for a few years following her graduation. She has counseled hundreds of patients facing issues from pregnancy-related problems and infertility, and has been in charge of over 2,000 deliveries, striving always to achieve a normal delivery rather than operative.

Citations

Please use one of the following formats to cite this article in your essay, paper or report:

  • APA

    Thomas, Liji. (2021, June 17). El alto consumo de la comida basura en niñez aumenta el riesgo de grasas de cuerpo malsanas en edad adulta temprana. News-Medical. Retrieved on September 16, 2021 from https://www.news-medical.net/news/20210617/High-junk-food-consumption-in-childhood-increases-risk-of-unhealthy-body-fat-by-early-adulthood.aspx.

  • MLA

    Thomas, Liji. "El alto consumo de la comida basura en niñez aumenta el riesgo de grasas de cuerpo malsanas en edad adulta temprana". News-Medical. 16 September 2021. <https://www.news-medical.net/news/20210617/High-junk-food-consumption-in-childhood-increases-risk-of-unhealthy-body-fat-by-early-adulthood.aspx>.

  • Chicago

    Thomas, Liji. "El alto consumo de la comida basura en niñez aumenta el riesgo de grasas de cuerpo malsanas en edad adulta temprana". News-Medical. https://www.news-medical.net/news/20210617/High-junk-food-consumption-in-childhood-increases-risk-of-unhealthy-body-fat-by-early-adulthood.aspx. (accessed September 16, 2021).

  • Harvard

    Thomas, Liji. 2021. El alto consumo de la comida basura en niñez aumenta el riesgo de grasas de cuerpo malsanas en edad adulta temprana. News-Medical, viewed 16 September 2021, https://www.news-medical.net/news/20210617/High-junk-food-consumption-in-childhood-increases-risk-of-unhealthy-body-fat-by-early-adulthood.aspx.