Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

El uso de la línea de fondo de DMARDs conectó a la severidad COVID-19 en pacientes de la artritis reumatoide

Debido a las limitaciones del tamaño de muestra, a los estudios anteriores del uso de DMARD y a los resultados COVID-19 han combinado varias diversas enfermedades y medicaciones reumáticas, y han investigado un único resultado por ejemplo, el riesgo de hospitalización. EULAR ha dado la ayuda financiera a un proyecto global cerco la información sobre la infección SARS-CoV-2 en gente con enfermedades reumáticas. COVID-19 la reumatología global Alliance médico-denunció el registro puesto en marcha en marzo de 2020 para cerco datos sobre adultos con enfermedad reumática y lo confirmó o COVID-19 presunto.

Este análisis de las chispas de Jeffrey, de Zacarias Wallace, y de colegas apuntó investigar las asociaciones entre el uso de la línea de fondo de DMARDs sintetizado biológico o apuntado con un alcance de los resultados pobres COVID-19 específicamente en gente con artritis reumatoide (RA). Los tratamientos incluidos eran abatacept, rituximab, inhibidores de JAK (JAKi), inhibidores interleukin-6 (IL-6i), inhibidores del factor del ortumornecrosis (TNFi). Los resultados fueron rayados en una escala de uno a cuatro para la severidad COVID-19: 1) ninguna hospitalización, 2) hospitalización sin necesidad del oxígeno, 3) hospitalización con cualquier necesidad o ventilación del oxígeno, o 4) muerte. Los autores utilizaron un análisis para comparar cada toTNFi de la clase de la droga.

De 1.673 personas con el RA que tomaba b/tsDMARDs cuando desarrollaron COVID-19, 498 (34,3%) fueron hospitalizados y 112 (6,7%) murieron. Los utilizadores de Rituximab eran más probables que los utilizadores de TNFi tener enfermedad pulmonar intersticial (ILD; 11,6% versus1.7%) e historia del cáncer (el 7.1%versus2.0%); Los utilizadores de JAKi eran más probables que los utilizadores de TNFi ser obesos (el 17.3%versus9.0%). Después de la muesca de la propensión que igualaba, los autores encontraron que el rituximab fue asociado fuertemente a mayores probabilidades del tener un worseCOVID-19outcome comparado a TNFi. Entre utilizadores del rituximab, 42 (18,8%) murieron comparado a 27 (3,3%) de los utilizadores de TNFi. El uso de JAKi también fue asociado a mayores probabilidades del tener una severidad peor COVID-19. La gente que tomaba el abatacept orIL-6i no hizo la severidad peor COVID-19 comparar a TNFi. Totales, los resultados eran similares en el análisis de sensibilidad y después excepto cáncer o ILD.

Puesto que el extracto fue sometido, las chispas agregan que la base de datos fue repasada así que los números todos han cambiado y el tamaño de muestra es más grande. Las conclusión principales son constantes con la presentación inicial.

Los resultados similares con respecto a rituximab se han encontrado en la cohorte francesa de RMD. Avouac y los colegas denunciaron conclusión en nombre de un consorcio de contribuidores, incluyendo FAI2R, SFR, SNFMI, SOFREMIP, el CRI, e IMIDIATE. De 1.090 personas incluidas con enfermedades reumáticas - principal el RA -137 desarrolló la enfermedad severa COVID-19 (12,6%). Después de ajustar según factores de la confusión del potencial, la enfermedad severa fue confirmada para ser más frecuente en los pacientes que recibían el rituximab. La gente que desarrolló severeCOVID-19had recibió la infusión del rituximab comparada más recientemente a la gente con la infección suave o moderada.

En esta cohorte, la cohorte de 89 personas murió-uno índice de mortalidad total de 8,2%. El índice de mortalidad era numéricamente más alto en la gente que recibía el rituximab (20,6%) comparado a ésos no (7,4%), y el subgrupo de pacientes no tratados con las enfermedades elegibles para la terapia del rituximab (9,9%). Sin embargo, después de ajustar según factores de la confusión, el riesgo de muerte no fue aumentado importante de la gente tratada con el rituximab, aunque el largo del retén del hospital fuera marcado más largo en la gente tratada con el rituximab comparado a ambos grupos no tratados.

Resultados hasta ahora de esta gente del registriesof con RA y COVID-19show que el uso de la línea de fondo del rituximab o de JAKi se asocia a la severidad peor de COVID-19 comparado al uso de TNFi. Las probabilidades elevadas para los resultados pobres COVID-19 en la gente que toma el rituximab destacan la necesidad urgente de estrategias de limitar su riesgo, tal como sincronización óptima de la vacunación. La alianza global que encuentra que JAKi está asociado a los resultados pobres COVID-19 es nueva, y necesita ser reproducida en otros estudios.