Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

El estudio que implica a pacientes virtuales es tan efectivo como juicios clínicas tradicionales

Una participación del estudio virtual bastante que pacientes reales era tan efectiva como juicios clínicas tradicionales en la evaluación de un aparato médico usado para tratar aneurysms del cerebro, según la nueva investigación.

Las conclusión son prueba del concepto para qué se llaman in silico las juicios, donde en vez de gente de reclutamiento a una juicio clínica de la vida real, los investigadores construyen las simulaciones digitales de grupos pacientes, flojo relacionadas con la manera que construyen a las poblaciones virtuales en el juego de ordenador de Sims.

In silico las juicios podrían revolucionar la manera que las juicios clínicas conducto, reduciendo la época y los costos de conseguir los nuevos aparatos médicos y el daño del remedio desarrollado, mientras que reducían humano y animal en la prueba.

Desarrollan a las poblaciones de pacientes virtuales de bases de datos clínicas para reflejar edad, el sexo y la pertenencia étnica pero también simulan la manera que la enfermedad afecta al cuerpo humano: por ejemplo, las acciones recíprocas entre la anatomía, la física, la fisiología, y la bioquímica de la sangre. Esas simulaciones entonces se utilizan para modelar el impacto de terapias y de intervenciones.

La investigación internacional, llevada por la universidad de Leeds y denunciada hoy (23 de junio) en las comunicaciones de la naturaleza del gorrón, investigadas si in silico una juicio podría replegar los resultados de tres, las juicios clínicas de la vida real que fijaron la eficacia de un dispositivo llamó un desviador de flujo, usado en el tratamiento de los aneurysms del cerebro, una enfermedad donde la pared de un vaso sanguíneo se debilita y comienza a bombear.

El desviador de flujo reduce el flujo de sangre en el aneurysm

Un desviador de flujo es un tubo pequeño, flexible de la malla que es conducido al sitio del aneurysm por un doctor que usa un catéter. Una vez que es en el lugar, el desviador de flujo dirige sangre a lo largo del vaso sanguíneo y reduce flujo en el aneurysm, iniciando un proceso de coagulación que corte eventual el aneurysm lejos de la circulación de sangre, así curándolo.

Sin el tratamiento acertado, el aneurysm puede repartir causando un corrimiento en el cerebro y un recorrido.

Para establecer su prueba del concepto, los investigadores tuvieron que ver si los resultados de su in silico estudio estuvieron de acuerdo con los resultados a partir de tres juicios clínicas importantes anteriores en la eficacia de los desviadores de flujo.

Los “participantes” en la juicio virtual

Los investigadores construyeron una población virtual usando datos pacientes reales extraída de bases de datos clínicas, asegurándose de que los pacientes virtuales anonimizados se asemejaron de cerca a los pacientes usados en juicios clínicas reales del desviador de flujo en términos de características de la edad, del sexo y del aneurysm.

Los investigadores entonces construyeron un modelo de cómputo que analizaba cómo el dispositivo implantado afectaría al flujo de sangre en cada uno de los pacientes virtuales. Podían estudiar diversas condiciones fisiológicas para cada paciente, tal como tensión arterial normal y alta, y realizan análisis en subgrupos pacientes, tales como ésos con aneurysms grandes o aneurysms con un buque del brazo.

In silico la juicio tenía 82 casos virtuales.

¿Las juicios clínicas tradicionales (llamadas PUFS, el PRIMERO MINISTRO y aspira) tenían 109, 141 y? ¿207? pacientes, respectivamente. Alrededor de mitad de los casos en las juicios tradicionales tenía tensión arterial alta.

Los resultados in silico de la juicio predijeron que 82,9% de los pacientes virtuales con la presión arterial normal serían tratados con éxito con un desviador de flujo. En las juicios clínicas tradicionales, el número de gente que fue tratada con éxito era 86,8%, 74,8% y 76,8%, respectivamente, así mostrando que in silico la juicio replegó los resultados tradicionales de las juicios clínicas.

In silico las juicios generan “ventajas enormes”

Los resultados demuestran el potencial enorme in silico de juicios. Hemos mostrado que la aproximación puede replegar las conclusión de juicios clínicas tradicionales - y hacen eso en una parte de la hora que lleva normalmente, y en una parte del costo.”

Alex Frangi, profesor, silla del jubileo de diamante en remedio de cómputo y academia real de la silla en tecnologías emergentes, universidad de la ingeniería de Leeds

En in silico la juicio, los investigadores podían también adaptar su modelo de cómputo para investigar nuevas corazonadas o conclusión científicas emergentes.

Modelando la física del flujo de sangre y de la bioquímica de la coagulación de la sangre en aneurysms bajo diversas condiciones fisiológicas, podían determinar a subgrupos de pacientes en un riesgo más alto del recorrido, con los pacientes con aneurysms complejo-dados forma grandes en un riesgo más alto del recorrido hemorrágico y los pacientes con la hipertensión en un riesgo más alto del recorrido isquémico.

El poder riguroso analizar funcionamiento del aparato médico de esta manera permitirá que los ingenieros biomédicos optimicen el diseño del dispositivo y reduzcan los riesgos asociados al tratamiento.

Las juicios clínicas “cortaron a partir de años a los meses”

Profesor Frangi dijo: “In silico oferta de las juicios una oportunidad de hacer los experimentos virtuales que podrían explicar los conceptos que son difíciles de estudiar en juicios clínicas convencionales.

“La aproximación actual para perfeccionar nuestra comprensión de nuevos aparatos médicos es lenta, pues las juicios convencionales pueden tardar fácilmente cinco a ocho años, de su diseño a la realización.

“In silico las juicios podían reducir este período a menos de seis meses en algunas condiciones económicas, haciendo el conocimiento y las tecnologías terapéuticas más seguros y más puntualmente disponibles para los clínicos y los pacientes.”

Source:
Journal reference:

Sarrami-Foroushani, A., et al. (2021) In-silico trial of intracranial flow diverters replicates and expands insights from conventional clinical trials. Nature Communications. doi.org/10.1038/s41467-021-23998-w.