Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

Focos del estudio en tosquedad retiniana en enfermedad de Alzheimer

Durante últimos años, la retina ha establecido su posición como uno de los biomarkers más prometedores para el diagnóstico precoz de Alzheimer. Moviéndose conectado desde el discusión en cuanto a la retina que llega a ser más fina o más gruesa, los investigadores del Universidad Complutense de Madrid y el hospital Clínico San Carlos se están centrando su atención en la tosquedad de las diez capas retinianas.

El estudio, publicado en partes científicos, “prueba innovador” en tres aspectos según José Manuel Ramírez, director del IIORC (instituto de Ramón Castroviejo de la investigación oftalmológica) en el UCM. “Éste es el primer estudio a proponer el estudiar de la tosquedad de la retina y de sus diez capas constitutivas. Han ideado un método matemático para medir el grado de arrugar, con la dimensión del fractal, y han descubierto que en algunas capas de la retina que estas mediciones indican que el arrugar comienza en los primeros tiempos muy de la enfermedad de Alzheimer,” explica al experto de IIORC.

Para emprender el estudio, puesto en marcha hace seis años, los investigadores desarrollaron programas de computadora permitiendo que separen cada capa de la retina. Después de esta subdivisión, el problema que se presentó era cómo distinguir la tosquedad de una capa de la de las capas vecinas.

Mientras que cada uno está en contacto con el otros, el arrugar de una capa se transmite a las capas adyacentes, y su tosquedad se enmascara. Que seguía habiendo la solución era aplanar cada capa matemáticamente en cada lado y estudiar la tosquedad en el otro lado.”

Lucía Jáñez, autor importante de la publicación

Desarrollo de programas para calcular tosquedad

El segundo problema hecho frente en la investigación era encontrar un procedimiento para medir tosquedad. “La endecha de la solución en el cálculo de la dimensión del fractal del lado de cada capa retiniana estudiada,” explica a Luis Jáñez, investigador en el ITC del UCM (instituto de la tecnología del conocimiento).

“Una superficie plana tiene solamente dos dimensiones: largo y anchura, pero si se dobla o se arruga adquiere progresivamente carrocería y comienza a aparecer un objeto sólido tridimensional. La dimensión del fractal adopta valores fraccionarios entre 2 y 3, y así que es conveniente medir el grado de arrugar de capas retinianas,” él agrega.

La medida final tomada por el grupo era incorporar la tecnología que se habían convertido dentro de la tomografía óptica de la coherencia (OCT) actualmente disponible en el mercado, usando análisis matemático para expresar esto en el software que calcula la tosquedad de cada capa retiniana, y establece el límite entre la salud/la enfermedad.

Para el paciente, ésta es una simple, aprisa y prueba barata. No se requiere “ninguna preparación anterior. Giran simple hacia arriba para una cita de la oftalmología, se sientan haciendo frente a la máquina y pasan cerca de 4 segundos que observan un punto del interior de la luz: eso genera la imagen de OCT. El análisis de la tosquedad de la imagen es realizado por un programa de computadora en menos de un minuto,” el investigador del ITC indica.

Después de una década que trabaja en este campo, los investigadores entienden cómo la vista de pacientes con Alzheimer se desarrolla, y los cambios en espesor retiniano. “De ahora en adelante, con esta nueva técnica podemos investigar cómo utilizar tosquedad retiniana para vigilar y comprobar el escenario de la enfermedad de Alzheimer,” predice al investigador Elena Salobrar García de IIORC.

Así como ser utilizado en Alzheimer, los métodos que han desarrollado podrían ser aplicados en estudiar otras enfermedades, tales como ALS o Parkinson, “los efectos cuyo en la retina ahora estamos comenzando a entender. Así como contribuir a los avances en neurología, esto pudo también ser útil en oftalmología,” concluye a Omar Bachtoula, investigador en la facultad de la psicología de UCM.

Source:
Journal reference:

Jáñez-García, L., et al. (2021) Roughness of retinal layers in Alzheimer’s disease. Scientific Reports. doi.org/10.1038/s41598-021-91097-3.