Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

La red de comunicaciones interna en mamíferos ofrece los nuevos discernimientos en obesidad, desordenes de la piel

Los institutos nacionales de los científicos de la salud y de sus colaboradores han determinado una red de comunicaciones interna en los mamíferos que pueden regular la reparación y la inflamación del tejido, ofreciendo nuevos discernimientos en cómo las enfermedades tales como obesidad y los desordenes inflamatorios de la piel se convierten. La nueva investigación se publica en célula.

Los mil millones de organismos que viven en carrocería alisan por ejemplo la piel de mamíferos--microbiota colectivamente llamado--comunique con uno a y el sistema inmune del ordenador principal en una red sofisticada.

Según el estudio, los virus integrados en el genoma del ordenador principal, remanente de las infecciones anteriores llamadas los retroviruses endógenos, pueden controlar cómo el sistema inmune del ordenador principal y el microbiota interactivos, afectando a la reparación del tejido y a defensas antimicrobianas. Los retroviruses endógenos pueden comprender el hasta 10% de todos los genes.

El papel nuevamente descubierto de retroviruses endógenos agrega a la comprensión de la comunidad científica de ciertas enfermedades y de estados inflamatorios y abre nuevas avenidas de la investigación.

Junto, nuestros resultados soportan la idea que los mamíferos pudieron haber cooptado sus viromes endógenos como los medios de comunicar con su microbiota, dando por resultado un diálogo del multi-reino que controle inmunidad y la inflamación.”

Autores del estudio

Los científicos del instituto nacional de NIH de la alergia y las enfermedades infecciosas llevaron el proyecto con los colaboradores del centro de NIH para la inmunología humana, la investigación del Instituto Nacional del Cáncer, de la Universidad de Stanford y de Scripps en California, Universidad de Pensilvania en Philadelphia, universidad de Oxford, y el instituto de la tortícolis de Francisco en Inglaterra.

El edificio en una serie de estudios sobre la última demostración de la década que el microbiota asciende ampliamente la protección inmune, los científicos de NIAID y los colaboradores intentó descubrir cómo ocurre éste. Utilizaron la epidermitis del estafilococo, una bacteria común de la piel con las características útiles y dañinas sabidas, como modelo de estudio en experimentos del laboratorio y del ratón.

Los modelos les ayudaron para determinar el papeles importante de las células epiteliales llamadas los keratinocytes y de retroviruses endógenos en la comunicación entre el microbiota y el sistema inmune de la piel. Keratinocytes es el interfaz primario entre el ordenador principal y su microbiota. Su estudio mostró que epidermitis del S. accionada una reacción antivirus en keratinocytes, y que encontrando llevado les para descubrir que los retroviruses endógenos coordine las reacciones al microbiota que estimulan el sistema inmune.

El modelo del ratón también mostró que una dieta de alto grado en grasas acciona una inmunorespuesta inflamatoria a la epidermitis del S. que puede ser controlada ofreciendo el tratamiento del antiretroviral, sugiriendo un papel de retroviruses endógenos en impulsar las reacciones inflamatorias causadas por los microbios bajo condiciones de alto grado en grasas. Los investigadores continuarán el explorar de cómo estos virus antiguos controlan el papel beneficioso del microbiota y de cómo la nutrición puede cambiar este diálogo hacia reacciones favorable-inflamatorias.

Source:
Journal reference:

Lima-Junior, D. S., et al. (2021) Endogenous retroviruses promote homeostatic and inflammatory responses to the microbiotas. Cell. doi.org/10.1016/j.cell.2021.05.020.