Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

Los investigadores determinan la proteína dominante que permite el cáncer-destruir de virus para incorporar las células del tumor

Los investigadores del laboratorio de la Oncolítico-Virus-Inmuno-Terapéutica (LOVIT) en el departamento de LIH de la oncología (DONC) están trabajando en el revelado de las estrategias anticáncer nuevas basadas en virus oncolíticos, los “buenos” virus que pueden infectar específicamente, replegar hacia adentro y matar a las células cancerosas.

Particularmente, las personas de LOVIT aclararon el mecanismo a través del cual el virus de cáncer-destrucción de H-1PV puede sujetar e inscribir a las células cancerosas, de tal modo causando su lisis y muerte. En el corazón de laminins de proceso de esta mentira, y específicamente del laminin γ1, una familia de proteínas en la superficie de una célula cancerosa a quien este virus ata, y a quien por lo tanto actúe como la “puerta” con cuál incorpora el virus las células.

Las conclusión, que fueron publicadas en las comunicaciones prestigiosas de la naturaleza del gorrón internacional, llevan las implicaciones importantes para el adelanto de estrategias anticáncer virus-basadas y para la predicción de la reacción de un paciente a esta aproximación terapéutica innovadora.

Los virus oncolíticos, tales como el virus H-1PV de la rata, tienen la capacidad de infectar y de matar selectivamente a las células del tumor, induciendo su lisis y estimulando una inmunorespuesta anticáncer, sin sin embargo dañar tejidos sanos normales.

A pesar de su potencial clínico notable, su uso como tratamiento independiente no da lugar actualmente a la regresión completa del tumor, principal debido a los diversos grados de sensibilidad y de correspondencia pacientes. Es por lo tanto importante poder determinar a los pacientes cuyos tumores visualizan las características genéticas que las hacen vulnerables al virus y que son así más probable de beneficiarse de esta terapia anticáncer nueva.

En este contexto, intentamos aclarar las características de las células cancerosas del ordenador principal que permiten a virus oncolíticos infectarlos y destruir efectivo, centrándose específicamente en los factores requeridos para la agregación y el asiento de la célula.”

El Dr. Antonio Marchini, líder de LOVIT y autor correspondiente del estudio, instituto de Luxemburgo de la salud

Usando una técnica conocida como interferencia del ARN, el equipo de investigación “cambió progresivamente de” cerca de 7.000 genes de las células cervicales del carcinoma para descubrir los que negativo o positivo module la capacidad infecciosa de H-1PV. Determinaron así 151 genes y sus proteínas resultantes como activadores y 89 como represores de la capacidad de H-1PV de infectar y de destruir a las células cancerosas.

Las personas observaban específicamente esos genes que cifraron para las proteínas localizadas en la superficie de la célula, para caracterizar su papel en la determinación del muelle y del asiento del virus. Encontraron que una familia de proteínas llamó laminins, y determinado el laminin γ1, desempeñan un papel crucial en la agregación y la penetración de la célula de la mediación.

De hecho, desactivando el gen correspondiente LAMC1 en glioma, las células cervicales, pancreáticas, colorrectales y del pulmón del carcinoma dieron lugar a una reducción importante en el atascamiento y la absorción de la célula del virus, y en resistencia creciente de la célula cancerosa a la muerte inducida por virus. Un efecto similar fue observado al cambiar del gen LAMB1 que codificaba la proteína del laminin β1.

“Esencialmente, los laminins en la superficie de la célula cancerosa son “la puerta” que permite que el virus reconozca su objetivo, se sujete y penetre en ella, llevando posteriormente a su destrucción. Particularmente, el virus obra recíprocamente con una porción específica del laminin, un azúcar llamado el ácido siálico, que es esencial para este atascamiento y proceso del asiento y para la infección”, explica al Dr. Amit Kulkarni, primer autor de la publicación.

Las personas fueron un paso más lejos e intentaron fijar las implicaciones clínicas de sus conclusión para los enfermos de cáncer. Encontraron que los laminins γ1 y β1 diferenciado están expresados a través de diversos tumores, por ejemplo overexpressed en las células pancreáticas del carcinoma y del glioblastoma (GBM) comparadas a los tejidos sanos.

Por otra parte, de tumores cerebrales, su expresión aumenta con la pendiente del tumor, con el tarde-escenario GBM visualizando un laminin más alto nivela que gliomas de una calidad más inferior. Semejantemente, sobre la base del análisis de 110 biopsias de GBM primario y periódico, los investigadores denunciaron niveles importante más altos de laminins en GBM periódico comparado a los tumores primarios.

“Estas observaciones indican que la expresión elevada del laminin está asociada a pronóstico y a supervivencia pacientes pobres en una variedad de tumores, incluyendo gliomas y glioblastoma. El hecho encouraging, sin embargo, es que los cánceres que visualizan altos niveles del laminin son más susceptibles a la infección y destrucción por el virus de H-1PV y que los pacientes con estos tumores son por lo tanto más probables ser responsivos a esta terapia”, agrega al Dr. Marchini.

Estas conclusión podrían llevar a la clasificación de enfermos de cáncer según sus niveles individuales de la expresión del laminin, de tal modo actuando como biomarker que predice su sensibilidad y correspondencia a las terapias anticáncer de H-1PV-based. Esto a su vez permitirá el diseño de juicios clínicas más eficientes con costos y los tiempos reducidos de la aprobación y, final, el revelado de tratamientos combinatorios aumentados tangible de perfeccionar resultados pacientes.

Source:
Journal reference:

Kulkarni, A., et al. (2021) Oncolytic H-1 parvovirus binds to sialic acid on laminins for cell attachment and entry. Nature Communications. doi.org/10.1038/s41467-021-24034-7.