Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

El daño a la educación de los niños - y su salud - podría durar un curso de la vida

Antes del Na'ryen pandémico, de 16 años Cayou tenía todo que él necesitó. Él tenía su propio sitio. Una beca parcial a una escuela de la preparación de los muchachos. Un sitio que juega el trombón en la banda, realizándose en revistas de tropas por todo New Orleans.

Entonces covid-19 sopló con el fácil grande como un huracán, quitando casi todo que le ayudó a aserrar al hilo seguro y asegurado. Escuelas cerradas. Su mamá perdió su trabajo y no podría hacer el alquiler. Su propietario los desahució.

Na'ryen y su mamá ahora viven con su abuela. Su mamá duerme en un sofá; él duerme en el otro. Él pasó mitad del año escolar en el aprendizaje virtual bastante que en clase con los amigos. Aunque él haya luchado con matemáticas y química, su molde-madre, Nakia Lewis, dijo que no hay dinero para un profesor particular.

“Él pasó con una depresión profunda real,” dijo a Lewis, 45, madre soltera con dos más viejas hijas que vivían en sus las propio. “Éste no es nada que cualquier persona habría podido prepararlos para.”

Pues los americanos aprietan en restaurantes, se alinean en los cines y cargan sus bolsos para el viaje del verano, la gente es comprensible impaciente poner el pandémico detrás de ellos. Con todo los cabritos como Na'ryen no rebotarán rápidamente. Algunos no se recuperarán en absoluto.

Después de más que año de aislamiento, inseguridad financiera dispersa y la baja de un periodo sin precedente de tiempo de la sala de clase, los expertos dicen que han caído muchos de los americanos más jovenes detrás social, académicamente y emocionalmente de las maneras que podrían dañar su salud física y mental por años o aún décadas.

“Esto podría afectar a una generación entera para el descanso de sus vidas,” dijo al Dr. Jack Shonkoff, pediatra y director del centro para el niño que se convertía en la Universidad de Harvard. “Todos los cabritos serán afectados. Algunos conseguirán con esto y serán finos. Aprenderán de ella y crecerán. Pero los lotes de cabritos van a estar en problema grande.”

Muchos cabritos volverán a la escuela esta caída sin dominar el plan de estudios del año pasado. Algunos cabritos han desaparecido de escuela en conjunto, y los educadores se preocupan que más estudiantes saldrán. Entre los cierres de la escuela y el tiempo educacional reducido, el niño medio de los E.E.U.U. ha perdido el equivalente de cinco a nueve meses de aprendizaje durante el pandémico, según un parte de McKinsey y del Co.

Las bajas educativas han sido incluso mayores para algunas minorías. Estudiantes negros e hispánicos - cuyos padres son más probables haber perdido trabajos y cuyas escuelas eran menos probables abrir de nuevo para personalmente la instrucción - seis a 12 meses faltados del aprendizaje, según el parte de McKinsey.

Las oportunidades educativas faltantes apenas no privan a los cabritos de mejores carreras; puede también costarles años de vida. En estudio después del estudio, los investigadores han encontrado que muere la gente con menos educación más joven que ésos con más.

Las escuelas en todo el país eran cerradas para un promedio de 54 días en el muelle 2020, y muchas ofrecieron poco a ninguna instrucción virtual, dijeron al Dr. Dimitri Christakis, director del centro para las saludes infantiles, el comportamiento y el revelado en el instituto de la investigación de los niños de Seattle. Un estudio que él co-fue autor encontró el aprendizaje de que los cabritos faltados durante ese tiempo podrían acortar la vida de un escolar elemental por ocho meses y a una muchacha por más de cinco meses.

Las víctimas mortales totales serían incluso más grandes al descomponer en factores en la baja del tiempo educacional en el año escolar que acaba de terminar, Christakis dijo. “Hemos interrumpido la educación de los niños, y va a tener un impacto importante en su salud y longevidad,” él dijo. “Los efectos se retrasarán un rato muy largo.”

Asaltado por todos los lados

El golpe doble del pandémico, que ha empobrecido a millones de niños y los ha privado de tiempo de la sala de clase, será demasiado para que algunos venzan.

“Viviendo en pobreza, incluso durante un niño, tiene consecuencias para la salud en las próximas décadas,” dijo al Dr. Hilary Seligman, profesor en la universidad de California-San Francisco. Los “niños en pobreza tendrán riesgo más alto de la obesidad, de la enfermedad cardiovascular y de la diabetes.”

Una carrocería cada vez mayor de la investigación muestra que la pobreza restructura la manera que los cerebros de los niños desarrollan, alterando la estructura del cerebro y las substancias químicas que transmiten señales. Estos cambios pueden alterar cómo los niños reaccionan para esfuerzo y para reducir su salud a largo plazo y logros educativos.

La “adversidad da forma literalmente el cerebro que se convierte,” dijo a Shonkoff, de Harvard. “Afecta a su memoria, su capacidad de ordenar la información, para controlar impulsos.”

La tensión crónica en niños puede llevar a la inflamación persistente que daña el sistema inmune, aumenta el azúcar de sangre y acelera el endurecimiento de las arterias. La enfermedad cardíaca que mata alguien hacia adentro - media vida puede comenzar real en niñez, Shonkoff dijo.

“Qué suceso a los niños a principios de apenas no afecta a la disposición temprana del lenguaje y de escuela, pero los asientos tempranos de la salud de por vida,” él dijo.

Más cabritos que van hambrientos

El pandémico ha privado a millones de los niños de los servicios escuela-relacionados que embotan normalmente el daño causado por la pobreza.

De marzo a mayo de 2020, los estudiantes faltaron más de 1,1 mil millones comidas libres o del reducir-precio que habrían sido ofrecidas en escuela.

Los niños que experimentan incluso “inseguridad alimentaria ocasional” sufren dos a cuatro veces tantos problemas de salud como otros cabritos en el mismo nivel de ingresos, dijeron al Dr. Deborah Frank, director de la clínica del crecimiento para los niños en el centro médico de Boston.

Cabritos que no comen constantemente comidas nutritivas son más probables desarrollar la anemia, más probable ser hospitalizado y más susceptible al envenenamiento de guía, Frank dijo. También son más probables comportarse agresivamente y sufrir de hiperactividad, de la depresión y de la ansiedad.

Las consecuencias de la horma de la inseguridad alimentaria bien en la edad adulta, ella dijo, aumentando el riesgo de abuso de substancia, de detención y de pensamientos suicidas. “Va a ser educativo y el polvillo radiactivo emocional que no desaparecerá inmediatamente,” Frank dijo. “Estos cabritos han aguantado un año y medio de la privación. Usted no puede barrer todo el eso bajo la manta.”

Cabritos en el punto de desempate

La gente joven está mostrando ya signos de la deformación.

La proporción de visitas de sala de urgencias relacionadas con la salud mental entre los cabritos 12 a 17 aumentó el 31% a partir de 2019 a 2020, según los centros para el control y prevención de enfermedades.

Aunque las muertes totales del suicidio no hayan aumentado durante el pandémico, tanto haber temido, adolescencias está haciendo más tentativas. El ERs trató a muchachas más adolescentes del 50% y el 4% que más muchachos para el suicidio sospechoso tentativa en febrero y marzo de 2021 que en esos meses el año antes.

Las diagnosis del desorden obsesivo tienen 41% planeado entre las muchachas 12 a 18, según un parte de junio de la red épica de la investigación de la salud. Las diagnosis de trastornos alimentarios han saltado el 38% entre muchachas y el 5% entre muchachos.

Muchos niños separados de sus pares durante el pandémico han sido depresos y ansioso, dijo al Dr. Lisa Tuchman, jefe del remedio adulto adolescente y joven en el centro médico nacional en Washington, C.C. de los niños

La “enfermedad mental prospera en el aislamiento,” Tuchman dijo. “Cuanto más de largo los comportamientos y persisten los pensamientos, más atrincherados llegan a ser y más duros son interrumpir.”

El caer detrás en escuela

La baja de oportunidades educativas ha sido lejos más extensa que muchas realizan. Aunque la mayoría de estudiantes estuviera detrás en salas de clase antes de fin de año escolar pasado, pasado una parte grande del año en el aprendizaje virtual.

Y mientras que algunos estudiantes prosperan en clases virtuales, los estudios encuentran generalmente que ofrecen una educación inferior personalmente a la instrucción, en parte porque contratan a los estudiantes menos. El apenas 60% de estudiantes participaron constantemente en el aprendizaje a distancia, levantamientos topográficos recientes encontrados.

Los estudiantes de la demostración de las puntuaciones del test han caído detrás en matemáticas y la lectura. Y esas muescas subestiman probablemente el daño, dado que algunos de los cabritos más vulnerables no podían denunciar a la escuela para los exámenes.

3 millones estimado marginaron a los estudiantes - incluyendo ésos que son sin hogar o en acogida - no recibieron ninguna instrucción durante el último año escolar, cualquiera porque no tenían ninguna computador o acceso a internet, tuvieron que salir de la escuela para trabajar ni hicieron frente a otros retos, según socios de la educación del Bellwether, un ese no lucrativo se centra en estudiantes perjudicados.

los estudiantes Menos-educados pueden preveer ganar menos después de que salgan de la escuela.

El tiempo educativo perdido costará al niño medio $61.000 a $82.000 en las ganancias de curso de la vida, McKinsey concluyó. Las bajas de la ganancia de curso de la vida se predicen para ser dos veces tan grandes para los estudiantes negros e hispánicos como para los blancos.

“Muchas de las adolescencias que veo para haber abandonado en escuela y que estoy trabajando en lugar de otro,” dijo al Dr. Sara Bode, pediatra en el hospital de niños a escala nacional en Columbus, Ohio. “Está ayudando a sus familias a corto plazo, pero qué significa para su futuro?”

Aprendizaje de Katrina

La experiencia con desastres naturales y huelgas del profesor sugiere que incluso las interrupciones relativamente cortas en la educación puedan fijar años traseros de los niños, dijo al analista Jimmy Sarakatsannis, co-autor de un parte 2020, “COVID-19 y estudiante de McKinsey que aprenden en los Estados Unidos: El daño podía durar un curso de la vida.

Cuando el huracán Katrina devastó New Orleans en 2005, por ejemplo, rompió la educación de 187.000 estudiantes de la escuela pública de Luisiana.

Katrina dejó el 80% de la ciudad bajo el agua. Aunque los estudiantes de New Orleans faltaran un promedio de cinco semanas de aprendizaje, los niños hieren hacia arriba dos años detrás de los pares no afectados por el huracán, dijeron Douglas Harris, profesor y silla de la economía en Tulane University.

Na'ryen Cayou era apenas 2 meses cuando Katrina sumergió su casa, saliendo de los desamparados de la familia. Él contrató tos ferina en un refugio de la emergencia, el primer de cuatro movimientos en ocho meses. Su hermana, O're'ion Lewis, entonces 4, no asistió a la escuela en todo ese año. Cuando ella finalmente comenzó el prekindergarten a la edad de 5 años, los otros cabritos “estaban ya delante de ella,” la mamá Nakia Lewis dijo. Por una época, profesores incluso O're'ion mislabeled como teniendo dislexia. Tardó cinco años - de prekindergarten hasta la cuarta pendiente - antes de que ella finalmente alcanzara sus pares, Lewis dijo.

Será años antes de que los investigadores sepan hasta dónde detrás del pandémico habrá dejado a cabritos americanos.

Después de Katrina, el 14% al 20% de estudiantes nunca volvieron a la escuela, según el parte de McKinsey. “Mientras que se caen los cabritos más atrás, asierran al hilo desesperados; no empeñan,” dijo a Sarakatsannis, uno de sus autores.

En circunstancias normales, los estudiantes de la High School secundaria que faltan más de 10 días de escuela son los 36% más que es probable que salgan. De acuerdo con el número de ausencias durante el pandémico, los índices de marginalidad podrían aumentar en el 2% al 9%, con hasta 1,1 millones de cabritos saliendo la escuela, Sarakatsannis dijo.

Las comunidades necesitan encontrar que las maneras de reparar a los niños del daño hayan sufrido, que dijeran al Dr. Gabrielle Shapiro, silla del Consejo de Asociación psiquiátrico americano sobre niños, adolescentes y sus familias. “Cómo nos comportamos pues una sociedad ahora determinará la profundidad del impacto en la generación más joven.”

Nakia Lewis está esperando por mejores días.

O're'ion ahora es 20 y estudiar el oficio de enfermera en el Instituto de Enseñanza Superior. Aunque sus clases fueran año pasado virtual, ella prevee asistir a la clase personalmente en la caída.

Lewis aterrizó un trabajo como gerente en el restaurante de un Shoney y está buscando recientemente un hogar asequible. Ella observa adelante a reclamar sus muebles, que entraron almacenamiento - en $375 por mes - cuando la desahuciaron.

Ella dijo que ella ha relevado que el humor de Na'ryen ha perfeccionado. Él encontró un trabajo del trabajo del verano a tiempo parcial en un mercado de la comida y comenzará práctica de la banda este verano.

“Él es feliz y soy feliz para él,” Lewis dijo. “Ahora apenas tengo que preocuparme todo lo demás.”

Noticias de la salud de KaiserEste artículo fue reimpreso de khn.org con permiso del asiento de Henry J. Kaiser Family. Las noticias de la salud de Kaiser, un servicio de noticias editorial independiente, son un programa del asiento de la familia de Kaiser, una organización de investigación independiente del plan de acción de la atención sanitaria unaffiliated con Kaiser Permanente.