Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

La exposición a los contaminantes del aire durante embarazo puede afectar a niveles de la tiroxina en recién nacidos

La exposición maternal a la contaminación atmosférica durante embarazo se ha conectado a menudo a los efectos nocivos sobre la salud del recién nacido. Sin embargo, hay muy pocos estudios en el tema. Un estudio conducto en el UPV/EHU acaba de concluir en un papel publicado en la investigación ambiental del gorrón que los escenarios más sensibles a la contaminación atmosférica son los meses tempranos y últimos del embarazo.

Según estudios estos últimos años, la contaminación atmosférica afecta a la tiroides. Las hormonas tiroideas son esenciales para regular incremento y metabolismo fetales, y desempeñan un papel importante en el revelado neurológico. La tiroxina (T4) es la hormona tiroidea principal que está circulando y la hormona tiroides-estimulante es TSH. En 48 horas los bebés recién nacidos experimentan una prueba del pinchazo del talón en la cual la tiroxina y los niveles de TSH en la sangre se midan. De hecho, si el equilibrio de estas hormonas tiroideas correcto, el riesgo de desarrollar enfermedades serias aumenta.

Por eso, “este estudio se estableció para analizar el lazo entre la contaminación atmosférica durante embarazo y el nivel de tiroxina en la Amaia recién nacida”, explicada Irizar-Loibide, investigador en el departamento de UPV/EHU del remedio preventivo y de la salud pública.

El bióxido de nitrógeno (NO2) y la materia en partículas fina menos de 2,5 micrones de diámetro (PM2.5) son dos de los agentes contaminadores principales relacionados con la contaminación atmosférica y el tráfico de vehículos. Las partículas PM2.5 por ejemplo son muy finas e incorporan fácilmente las vías respiratorias. “En este trabajo analizábamos específicamente el efecto de la exposición maternal a estas partículas finas y al bióxido de nitrógeno durante embarazo y al eslabón que existía con los niveles de la tiroxina en bebés recién nacidos. Hemos estado vigilando sobre una base semanal, pues el revelado del feto varía grandemente a partir de una semana al siguiente. Intentamos tan conducto la investigación más detallada posible para descubrir que las semanas más sensibles del embarazo son”, agregado el investigador de UPV/EHU.

La muestra del proyecto de INMA (ambiente y niñez) en Gipuzkoa era analizada tan. Los datos sobre los contaminantes del aire PM2.5 y NO2, los datos sobre los niveles TSH y T4 de los talones neonatales, los etc. cerco en el proyecto también fueron utilizados.

Según Amaia Irizar, “los resultados obtenidos en este estudio han revelado el lazo directo entre la exposición a las partículas finas durante embarazo y el nivel de tiroxina en recién nacidos. Sin embargo, no hemos observado un eslabón sin obstrucción con la exposición al bióxido de nitrógeno”. Estos resultados por lo tanto coinciden con la investigación anterior limitada. “Qué hemos visto en este trabajo,” esfuerzo Irizar, “es que la exposición durante los primeros meses del embarazo tiene una influencia directa en el equilibrio de hormonas tiroideas.

Estos bebés tienden a tener un nivel inferior de la tiroxina. Pues progresa el embarazo, encontramos que este lazo disminuye gradualmente, es decir la exposición del molde-madre llega a ser gradualmente menos importante. En último embarazo, sin embargo, este eslabón llega a ser evidente otra vez, pero visualiza un efecto opuesto: mientras que la concentración de estas partículas finas aumenta, hemos visto que el nivel de hormonas tiroideas también aumenta, que tiene el efecto opuesto sobre el equilibrio”. “No está sin obstrucción qué mecanismo miente detrás de todo el esto. En todo caso, hemos llegado a la conclusión que los períodos más sensibles del embarazo en términos de contaminación atmosférica son los meses tempranos y últimos,” el investigador de UPV/EHU esfuerzo.

La tarea siguiente sería estudiar los mecanismos por los cuales estas partículas finas causan efectos que oponen hacia adentro temprano y último embarazo. De hecho, estas partículas no son nada las esferas más que pequeñas compuestas del carbono, y no está sin obstrucción si es el efecto que estas esferas ejercen porque pasan de la placenta al bebé, si otros componentes sujetados a las partículas están liberados una vez han incorporado la carrocería… necesitamos continuar investigar si la exposición durante embarazo afecta no sólo a las hormonas tiroideas, pero también otros aspectos tales como revelado neurofisiológico, el incremento, la obesidad, el etc.,”

Amaia Irizar, investigador, departamento de UPV/EHU del remedio preventivo y salud pública

Proyecto de la niñez de INMA-Environmentand

INMA (ambiente y niñez) es un proyecto de investigación que apunta analizar la exposición temprana a los agentes contaminadores ambientales y su impacto en salud infantil.

Source:
Journal reference:

Irizar, A., et al. (2021) Association between prenatal exposure to air pollutants and newborn thyroxine (T4) levels. Environmental Research. doi.org/10.1016/j.envres.2021.111132.