Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

Reducción de la violencia del conflicto de los eslabones del estudio en Colombia con mejores resultados del embarazo

Un nuevo estudio ha conectado un alto el fuego de julio de 2015 de la violencia del conflicto en Colombia a mejores resultados del embarazo para las mujeres que concibieron después de que el alto el fuego comenzara. Juan Carlos Buitrago de Universidad Nacional de Colombia en Bogotá, Colombia, y Rodrigo Moreno-Serra de la universidad de York, Reino Unido, presenta estas conclusión en el remedio del gorrón PLOS del abierto-acceso.

La investigación anterior ha sugerido la posibilidad que las mujeres que vivían en áreas con resultados adversos del embarazo de la experiencia armada de la violencia. Sin embargo, los problemas metodológicos o los datos inadecuados han obstaculizado investigaciones anteriores en estas asociaciones.

Para entender mejor estas asociaciones, Buitrago y Moreno-Serra examinaron los datos del resultado del embarazo para las mujeres que concibieron antes y después de que un alto el fuego de la violencia del conflicto fue declarado en Colombia el 20 de julio de 2015. El alto el fuego pidió un alto en violencia del grupo de guerrilla FARC (armadas Revolucionarias de Colombia de Fuerzas), que fue seguido más adelante por un acuerdo final de la paz entre el gobierno y el FARC.

El análisis incluyó los datos para más de 3 millones de mujeres que vivían a través de Colombia que estaban embarazadas entre 2013 y 2017. Encontró que expusieron a las mujeres de hecho a menos acciones del conflicto, por término medio, después de que el alto el fuego comenzara, y esta reducción fue asociada a riesgos más inferiores de partos muertos y de mortalidad perinatal--muerte del niño antes o poco después del nacimiento.

En áreas con mayores números de acciones FARC-relacionadas de la violencia del conflicto, los partos muertos disminuyeron por hasta 9,53 muertes por 1.000 embarazos, y la mortalidad perinatal disminuida por hasta 10,69 muertes por 1.000 embarazos. No se encontró entre los abortos involuntarios y redujeron ningunas asociaciones estadístico importantes la exposición a la violencia del conflicto.

Estas conclusión coinciden con otras pruebas de las ventajas de la exposición reducida a la violencia del conflicto en embarazo temprano, y sugieren que el proceso de paz en Colombia está contribuyendo a una mejor salud de la población. Los autores observan que sus conclusión también destacan la necesidad de países con conflicto armado de larga duración de hacer esfuerzos especiales de proteger a mujeres embarazadas.

Los autores agregan: “Los resultados en nuestro papel destapan algunas consecuencias menos investigadas de los conflictos armados para la salud. Encontramos que, más allá de las víctimas mortales trágicas en medio de conflictos armados, que en Colombia se estima para haber alcanzado sobre 200.000 muertes, la exposición a la violencia del conflicto también está conectada a resultados peores del embarazo. Los embarazos de las mujeres expuestas a una violencia más intensa del conflicto en Colombia eran más probables dar lugar a un parto muerto o a una muerte perinatal, determinado si expusieron a los moldes-madre a la violencia durante los primeros tiempos del embarazo. Éste ha sido a menudo un indocumentado, pena “invisible” de la salud asociada a conflictos prolongados. Mientras que necesitamos aún así la investigación adicional entender completo los caminos biológicos más importantes que conectan la exposición de la violencia a los resultados del embarazo, nuestro estudio tiene implicaciones importantes para el plan de acción. Primero, sugiere que la desescalada en la violencia causada por el proceso de paz colombiano en curso haya estado contribuyendo a una mejor salud, y por lo tanto a que el proceso de paz en el país debe ser protegido y ser fortalecido. En segundo lugar, indica la alta importancia de idear las políticas sanitarias enfocadas que pueden proteger a mujeres embarazadas en contextos de la violencia prolongada, pues estas mujeres representan a un grupo determinado vulnerable en esas fijaciones.”

Source:
Journal reference:

Buitrago, G., et al. (2021) Conflict violence reduction and pregnancy outcomes: A regression discontinuity design in Colombia. PLOS Medicine. doi.org/10.1371/journal.pmed.1003684.