Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

El estudio ilumina una crisis invisible en la salud mental de los niños

Uno en ocho niños tiene trastornos mentales que causen síntomas y la debilitación y por lo tanto requiere el tratamiento, pero incluso en países con ingresos elevados la mayor parte de estos niños no accederán a los servicios para tratarlos, denuncian un estudio publicado en la salud mental Prueba-Basada gorrón.

Los trastornos mentales que comienzan en niñez y adolescencia pueden interferir importante con bienestar y el revelado.

A pesar de las implicaciones sociales y económicas de no dirigir estos desordenes, incluyendo costos a largo plazo de la atención sanitaria, costos de sistema de justicia y la baja del potencial humano, la disposición mental de servicio médico para los niños continúa retrasarse detrás disposición de los servicios para las condiciones de salud física, incluso en países con ingresos elevados.

Para ganar una mejor comprensión de la carga de trastornos mentales en niños y su tratamiento, los autores analizaban datos a partir de 14 estudios en 11 países publicados entre 2003 y 2020. Los países eran los E.E.U.U. (cuatro estudios) y Australia, Canadá, Chile, Dinamarca, Gran Bretaña, Israel, Lituania, Noruega, Corea del Sur y Taiwán (un estudio cada uno).

Los estudios incluyeron a 61.545 niños envejecidos 18 años o más joven y el análisis mostró que la incidencia total del trastorno mental de la niñez era 12,7%.

Los trastornos mentales mas comunes eran la ansiedad (5,2%), déficit de atención/el desorden de la hiperactividad (ADHD) (3,7%), desorden desafiante contrario (e.g comportamiento controvertido) (3,3%), desorden del uso de la substancia (e.g uso problemático del alcohol o del cáñamo) (2,3%), el desorden de la conducta (1,3%) y la depresión (1,3%).

“Concerningly, solamente 44,2% de niños con trastornos mentales recibió cualquier servicio para estas condiciones,” los autores dicen. “En cambio, los servicios robustos existen para los problemas de salud física del niño tales como cáncer, diabetes y enfermedades infecciosas en la mayor parte de estos países.”

Estas escaseces también existen a pesar de considerables pruebas de la investigación en las intervenciones efectivas para prevenir y tratar trastornos mentales de la niñez.

Dicen que sus conclusión han iluminado “una crisis invisible en la salud mental de los niños.” “Hemos representado una alta incidencia de los trastornos mentales de la niñez acoplados con déficits inaceptables del servicio en con ingresos elevados país-a un grado que viola las derechas de los niños.”

Los países con ingresos elevados pueden “permiten hacer mejor,” agregan. “Muchos países necesitarán aumentar substancialmente los presupuestos de la salud mental de los niños.” Observaron, “esto son determinado aumentos documentados dados urgentes en las necesidades de la salud mental de los niños puesto que COVID-19-needs que se predicen para continuar.”

Los autores observan varias limitaciones en su papel, determinado las variaciones en los métodos usados en los estudios incluidos, incluyendo sus aproximaciones diagnósticas y cómo fijaron uso del servicio. Sin embargo, todos los estudios denunciaron datos sobre los niños que tenían no sólo síntomas pero también debilitación como resultado de sus trastornos mentales, subrayando la necesidad del tratamiento.

“Los creemos que nuestra revista puede permitir a responsables políticos entender mejor las necesidades de la salud mental de niños en países con ingresos elevados,” decimos. “Particularmente, los responsables políticos pueden utilizar nuestras figuras de la incidencia como prueba-cálculo de los números que necesitan el tratamiento en un momento dado dentro de una población o de una jurisdicción dada, después comparando los números en necesidad con los números que reciben real servicios de la mental-salud.”

Señalan que las familias pueden buscar los servicios para los niños que experimentan señal de socorro que no cumplen las consideraciones diagnósticas que significan que los datos de la incidencia pueden subrepresentar necesidad del servicio.

Los estudios que fijaron uso del servicio capturaron principal datos del contacto, tan allí eran datos limitados sobre el tipo, duración y la intensidad de cualquier intervención del tratamiento que sería útil para la formulación de planes del servicio, los autores agrega. Esfuerzo que es también crucial que los responsables políticos se aseguren de que los servicios efectivos están ofrecidos, si para la prevención o el tratamiento.

Source:
Journal reference:

Barican, J.L., et al. (2021) Prevalence of childhood mental disorders in high income countries: a systematic review and metaanalysis to inform policymaking. Evidence-Based Mental Health. doi.org/10.1136/ebmental-2021-300277.