Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

La revista sistemática explora los efectos del ivermectin en la prevención y tratar de COVID-19

Ivermectin, una droga usada para tratar parásitos tales como sarna en seres humanos y helmintos intestinales en ganado, fue revisado en 2020 para la actividad contra COVID-19. Los pruebas de laboratorio sugirieron un efecto débil sobre el virus SARS-CoV-2 en un tubo de ensayo pero no parecían posibles en seres humanos pues las dosis necesarias serían grandes. Sin embargo, las pequeñas juicios tempranas sugirieron efectos grandes sobre mortalidad, y ésta ha llevado a algunos grupos de presión que cabildeaban para su introducción dispersa por todo el mundo.

Los investigadores del CEOsys proyectan colaborado con el grupo LSTM-basado de la enfermedad infecciosa de Cochrane (CIDG) para realizar una revista sistemática, publicada hoy en la biblioteca de Cochrane, para explorar los efectos del ivermectin en la prevención y tratar de la infección COVID-19.

Los autores de la revista incluyeron 14 seleccionaron al azar juicios controladas con 1678 participantes. El tratamiento de suave para moderar a los pacientes COVID-19 fue investigado en 13 estudios que comparaban ivermectin con placebo o sin el tratamiento además de cuidado usual comparable en las armas del estudio. Solamente un estudio investigó la prevención de la infección SARS-CoV-2 y comparó ivermectin a ningún tratamiento. La revista observaba los efectos del ivermectin sobre el número de muertes, si la condición del paciente empeoró o perfeccionó, y de efectos indeseados.

La revista de Cochrane no puede confirmar si el ivermectin (administrado en hospital o como paciente no internado) comparó con placebo o cuidado usual, lleva más o menos muertes después de un mes, si perfecciona o empeora la condición de los pacientes, aumentan o disminuyen efectos secundarios indeseados, ni si aumenta o reduce las pruebas negativas COVID-19 7 días después del tratamiento. Asimismo, la revista no puede confirmar independientemente de si el ivermectin previene la infección SARS-CoV-2 o reduce el número de muertes después de la exposición de alto riesgo.

Los autores principales en la revista, Maria Popp y Stephanie Weibel dijeron: “La falta de pruebas de la buena calidad en eficacia y de seguro del ivermectin se presenta de un centro común del estudio que consista principal en pequeño, de los RCTs escaso movidos por motor con la calidad limitada total con respecto a diseño del estudio, de la conducta y de la información. Las pruebas actuales no soportan usando el ivermectin para tratar o prevenir de COVID-19 a menos que sean parte de ensayos aleatorizados bien diseñados.”

Esto es una gran revista de personas experimentadas. El bombo alrededor del ivermectin es impulsado por algunos estudios donde no está franco creíble la talla del efecto para el ivermectin, y ésta ha impulsado las conclusiones en otras revistas. El estudio con un efecto enorme ahora se ha retractado como aduja de cable. La valoración cuidadosa es la piedra angular del trabajo de Cochrane, y con tales demandas extremas del público para que una droga trabaje durante el pandémico, sigue siendo vital que esperamos sobre nuestros principios científicos para conducir cuidado.”

Garner de Paul, editor que coordina de CIDG

Source:
Journal reference:

Popp, M., et al. (2021) Ivermectin for preventing and treating COVID‐19. Cochrane Database of Systematic Reviews. doi.org/10.1002/14651858.CD015017.pub2.