Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

Las bacterias orales de osos marrones suecos salvajes revelan historia del uso antibiótico humano

Las personas internacionales de investigadores utilizaron colecciones históricas del museo para estudiar los efectos de antibióticos humano-hechos sobre la historia entera de su uso. Encontraron que el uso creciente de antibióticos en remedio y agricultura en el 1950-1990s llevó a los aumentos en resistencia antibiótico en osos marrones suecos salvajes. Sin embargo, también descubrieron una tendencia a baja sin obstrucción en resistencia antibiótico después de que los planes de acción nacionales para controlar uso antibiótico fueran aplicados.

El estudio se publica en la biología de la corriente del gorrón científico.

La resistencia antibiótico es una amenaza global importante de la salud y cientos de miles de personas mueren cada año debido a infecciones con las bacterias resistentes. Los antibióticos y las bacterias resistentes, e.g., de hospitales, pueden escape en el ambiente a través de las depuradoras de aguas residuales y extenderse por el agua y el viento sobre distancias grandes. De allí, pueden ser tomados por los animales salvajes, que a su vez pueden transmitir bacterias resistentes a los seres humanos durante actividades o la oscilación recreativas. Sin embargo, estudiar cómo la resistencia antibiótico ha cambiado en fauna desde el comienzo de la producción en serie antibiótico en los años 40 no ha sido posible hasta hace poco tiempo. Ahora, los científicos han utilizado especímenes de colecciones del museo para analizar cambios en las comunidades bacterianas que viven en la boca de animales salvajes y preservan como depósitos sólidos del cálculo en los dientes. Este cálculo dental puede permanecer sin cambiar por los milenios, que permitieron el estudio de comunidades bacterianas históricas, los microbiomes, de los osos marrones suecos tan viejos como 180 años.

“Buscamos específicamente los genes bacterianos que ofrecen resistencia a los antibióticos,” decimos Jaelle Brealey, investigador postdoctoral en NTNU en Noruega y autor importante del estudio. “Su abundancia sigue de cerca uso antibiótico humano en Suecia, aumentando del siglo XX y después disminuyendo en los 20 años pasados. También encontramos una mayor diversidad de los genes de resistencia antibióticos en el pasado reciente, probable como resultado de diversas clases de antibióticos que son utilizados por los seres humanos.”

Los osos marrones escandinavos viven generalmente lejos de seres humanos pero se acercan a veces a pueblos y a ciudades. Los investigadores preveían encontrar genes de resistencia más antibióticos en los osos que vivieron en regiones más denso pobladas de Suecia. Sin embargo, a su sorpresa, no se observó ningún tal lazo.

Encontramos que los niveles similares de resistencia antibiótico en osos de áreas remotas y de ésas encontraron cerca de la habitación humana. Esto sugiere que la contaminación del ambiente con las bacterias y los antibióticos resistentes sea realmente dispersa.”

Catalina Guschanski, lleva al autor mayor del estudio con citas comunes en la universidad de Uppsala y la universidad de Edimburgo

Suecia era uno de los primeros países para ejecutar las medidas de control estrictas para el uso de antibióticos, introduciendo una prohibición en los antibióticos en la agricultura en mediados de 1980 s y un programa estratégico nacional contra resistencia antibiótico en remedio en 1995. Estas dimensiones parecen haber tomado efecto. Bacterias orales de los osos que eran resistencia antibiótico inferior después de 1995 de la demostración nacida, no obstante tan bajo como en los osos que vivieron antes de que los seres humanos comenzaran la producción en serie antibiótico. Solamente la comparación de microbiomes con tiempo podía destapar estos cambios.

“Nuestro estudio destaca de nuevo el valor de las colecciones históricas del museo, como la que está en el museo sueco de la historia natural, como recurso único para entender el efecto de acciones humanas recientes sobre el ambiente,” dice a Daniela Kalthoff, guardián del museo y co-autor en el estudio.

Los microbiomes históricos se podían utilizar no sólo para investigar el pasado pero también para vigilar cambios ambientales en respuesta a las nuevas estrategias para la reducción de la contaminación y de la contaminación. Este estudio ofrece un ejemplo encouraging para cómo los planes de acción gubernamentales pueden ser efectivos en la atenuación de una amenaza importante de la salud a nivel nacional. Muestra que las acciones humanas, negativa y positivo, tienen un efecto profundo sobre el ambiente.

Source:
Journal reference:

Brealey, J.C., et al. (2021) The oral microbiota of wild bears in Sweden reflects the history of antibiotic use by humans. Current Biology. doi.org/10.1016/j.cub.2021.08.010.