Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

El estudio establece claramente totalmente una nueva aproximación para el tratamiento de la atresia biliar

La atresia biliar es la causa más grande de la fibrosis del hígado de la fase final en niños y los trasplantes del hígado de la necesidad de los niños de la razón principal. A pesar de muchos años de investigación mundial, los científicos todavía no han encontrado una manera de prevenir la condición.

Ahora, un estudio llevado por los expertos del hígado en los niños de Cincinnati revela a los nuevos detalles sobre la enfermedad que apuntan totalmente a una nueva aproximación para el tratamiento. Los descubrimientos, publicados el 15 de agosto de 2021 en línea, en el Hepatology del gorrón, fueron hechos posibles porque las personas tuvieron éxito en el crecimiento de organoids biliares funcionales del tejido enfermo.

“Desarrollamos estos organoids sin ninguna manipulación genética de células, con las células creciendo de biopsias del hígado,” diga Pranav Shivakumar, doctorado, y a Jorge Bezerra, Doctor en Medicina, de la división de gastroenterología, de Hepatology y de nutrición en los niños de Cincinnati y los autores mayores del estudio. “Esto es importante porque podíamos estudiar el tejido humano de funcionamiento de niños jovenes, bastante que confiando en las muestras de la célula o los modelos fijos del ratón que no imitan completo enfermedad humana.”

Observación de un proceso de la enfermedad en un plato

Comparando organoids enfermos a otros crecidos de muestras sanas del hígado, los investigadores descubrieron varios defectos estructurales el ocurrir en las células que forman los tubos minúsculos que llevan los ácidos de bilis lejos del hígado; un aspecto crítico del proceso de la digestión.

Esferas biliares sanas de la forma de los organoids de las células apretado limitadas que asumen una forma como las pastillas de caramelo. Esta forma ayuda a las células para orientarse para desarrollar superficies internas y exteriores con funciones distintas. El extremo superior de las células apunta hacia adentro, con cada célula ampliando a pelo-como cilio en el centro de la esfera. Las extremidades inferiores más amplias de las células forman una capa exterior protectora.

Sin embargo, las células en los organoids enfermos formados desorganizaron guarniciones. Algunas células fueron movidas de un tirón de modo que sus cilios apuntaran fuera. Mientras tanto, en vez de ligazones a prueba de escapes apretadas entre las células, el guarnición mostró a entrehierros erráticos entre las células esas los materiales externos permitidos para conseguir dentro.

El guarnición de estas células epiteliales forma el conducto biliar que permite el flujo normal de la bilis del hígado al intestino y evita que las paredes de la tubería biliar sean dañadas por los ácidos de bilis que transportan. Si el guarnición no es apretado, permite que los ácidos de bilis y otros substratos se escapen en la pared de la tubería que irrita las células y lleva a la inflamación que destruye el sistema biliar. Cuando suceso esto, el hígado desarrolla fibrosis y puede progresar a la insuficiencia hepática en niños.”

Jorge Bezerra, Doctor en Medicina, división de gastroenterología, Hepatology y nutrición en los niños de Cincinnati

Las tuberías defectuosas del rescate aparecen posibles

Mostrar el problema de la permeabilidad era una ruptura en sí mismo, hecho posible solamente con estudiar organoids de funcionamiento. En seres humanos, este funcionamiento incorrecto comenzaría temprano en el revelado fetal, mucho antes cualquier muestra de tejido se podría cerco para descubrir la formación pobre de la tubería.

Estudiando los organoids, los investigadores descubrieron diferencias de la transmisión de señales de la célula entre los organoids enfermos y sanos que pueden ser la causa de anormal en la formación organoide biliar. Estas señales fueron relacionadas con el incremento factor-2 del fibroblasto (FGF2) y el factor de incremento epidérmico (EGF).

“Cuando reactivamos estos caminos, vimos que mucho más de las células en organoids enfermos se convirtieron correctamente. Los organoids tratados no eran perfectos, sino que eran mucho más cercano a normal, que sugiere que él puede ser que pueda soportar la función hepática adecuada,” Shivakumar dice.

Cuando estaban tratados con EGF y FGF2, los organoids biliares de la atresia mostrados perfeccionaron polaridad, disminuyeron permeabilidad y expresaron los biomarkers que indicaban la función casi normal, los partes del estudio.

El equipo de investigación que logró este éxito incluye primer autor Surya Amarachintha, doctorado, y autor a Pranavkumar co-correspondiente Shivakumar, MPharm, doctorado, ambos de los niños de Cincinnati. Las personas también colaboraron con los colegas en el primer hospital afiliado y el tercer se afilió el hospital de la universidad de Sun Yat-sen, Guangzhou, China.

Pasos siguientes

Varios más pasos son necesarios mover este descubrimiento del plato del laboratorio al tratamiento, Bezerra dice.

  • Los investigadores han comenzado el trabajo para confirmar que los niños con atresia biliar también muestran caminos hacia abajo-regulados de FGF2 y de EGF.
  • Las personas también necesitan determinar si hay las drogas existentes que activan FGF2 y EGF, específicamente en las tuberías biliares, que también serían seguras para los niños. Si no, quizás una nueva droga podía ser desarrollada.
  • Final, cualquier tratamiento potencial requeriría una juicio clínica determinar si el tratamiento cambia resultados, tales como dramáticamente supresión de la fibrosis progresiva con la meta para evitar un trasplante del hígado.
Source:
Journal reference:

Amarachintha, S.P., et al. (2021) Biliary organoids uncover delayed epithelial development and barrier function in biliary atresia. Hepatology. doi.org/10.1002/hep.32107.