Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

Los investigadores examinan los efectos persistentes de COVID-19 sobre la función vascular de adultos jovenes

En un estudio primero-de-su-bueno, los investigadores han examinado los efectos persistentes de la infección SARS-CoV-2 sobre la función vascular de adultos jovenes de otra manera sanos. La investigación, publicada en el gorrón americano del Fisiología-Corazón y de la fisiología circulatoria, fue elegida como artículo de APSselect para septiembre.

“Es intrigante que ésos con los síntomas persistentes [COVID-19] exhibieron la disfunción vascular periférica, mientras que los que eran asintomáticos a la hora de la prueba tenían vasodilatación macrovascular y microvascular similar a los mandos.”

Los adultos 29 y un maquillaje más joven el solamente 16% de la población de los E.E.U.U. pero explican sobre 7 millones, o el 22%, de infecciones de los E.E.U.U. COVID-19. Aunque más investigación es necesaria entender completo el fragmento del problema, un estudio encontró que tanto como 1 en 4 adultos envejece 18 a 39 semanas o meses denunciados de los síntomas después de la fase aguda inicial de la infección COVID-19.

“COVID largo,” también llamó secuelas poste-agudas de la infección SARS-COV-2 (PASC), es un término de la sombrilla para la condición que los centros para el control y prevención de enfermedades de los E.E.U.U. se refieren como “falta de retrono a un estado de la salud usual que sigue la enfermedad aguda COVID-19.” Los individuos con COVID largo denuncian una variedad de síntomas, incluyendo la debilitación, el dolor de cabeza, y el mareo cognoscitivos, que puede ser indicativo de debilitaciones a los vasos sanguíneos que soportan el cerebro.

Los investigadores de la Universidad de Texas en Arlington investigaron el cerebro y la función periférica del vaso sanguíneo de 16 adultos jovenes que habían probado el positivo para COVID-19 más de cuatro semanas anteriormente. Ocho del estudio sujeta tenían actualmente síntomas COVID-19 y ocho no hicieron. Los investigadores entonces los compararon a 12 pares que probaron la negativa.

Los participantes sintomáticos mostrados “embotaron importante” la dilatación de los vasos sanguíneos grandes y pequeños en sus limbos. Sin embargo, a pesar de los estudios anteriores que mostraban atiesarse de arterias centrales en adultos jovenes con COVID-19 agudo, los participantes largos de COVID en este estudio mostraron no tal atiesarse, ni hicieron muestran la función empeorada en los vasos sanguíneos que soportan el cerebro.

Los participantes asintomáticos de COVID-19-positive mostraron la función similar a los mandos, ofreciendo esperanza que una vez que puede la resolución de los síntomas tan las debilitaciones vasculares.

Source:
Journal reference:

Nandadeva, D., et al. (2021) Blunted peripheral but not cerebral vasodilator function in young otherwise healthy adults with persistent symptoms following COVID-19. American Journal of Physiology-Heart and Circulatory Physiology. doi.org/10.1152/ajpheart.00368.2021.