Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

Las nuevas pruebas confirman la eficacia de la vacunación COVID-19 en enfermos de cáncer

La confirmación muy esperada de la eficacia de la vacunación COVID-19 en pacientes con el cáncer ha llegado, el hora de ser diseminado entre una audiencia global en el congreso anual de la sociedad europea para la oncología médica (congreso 2021 de ESMO), la sociedad profesional de cabeza para la oncología médica. Con una multitud de estudios que soportaban las conclusiones similares todavía que se presentarán (mañana), la nueva investigación reveló hoy que los individuos con el cáncer tienen una inmunorespuesta apropiada, protectora a la vacunación sin experimentar más efectos secundarios que la población en general. Las pruebas indirectas sugieren que podría un tercer tiro del “amplificador auxiliar” aumento posterior el nivel de protección entre esta población de pacientes.

Mientras que excluyeron a los pacientes con el cáncer de las juicios clínicas conducto para desarrollar las vacunas y para soportar su autorización para el uso, las cuestiones de si las vacunas son seguras en esta población vulnerable y si ofrecen la protección adecuada contra formas severas de COVID-19 a los individuos cuyo sistema inmune se puede debilitar por el diverso remedio anticáncer hasta ahora habían sido dejadas abiertas.

El congreso anual de ESMO, llevado a cabo por segunda vez en un formato virtual este año en un esfuerzo extra de proteger a nuestros colegas, ha dedicado el efforst significan a hacer COVID-19 una prioridad. El hecho de que hayamos recibido más de 90 extractos en el tema, con datos excelentes, es una demostración sin obstrucción que ésta era la cosa correcta a hacer.”

George Pentheroudakis, director médico de ESMO

Pacientes con el cáncer protegido sin importar el tratamiento actual de la oncología

Para explorar el impacto potencial de la quimioterapia y de la inmunoterapia en la protección permitida por la vacunación contra COVID-19, el estudio de la VOZ alistó a 791 pacientes de hospitales múltiples en los Países Bajos en cuatro grupos de estudio distintos que comprendían a los individuos sin cáncer, enfermos de cáncer trató withimmunotherapy, los pacientes tratados con quimioterapia y finalmente a los pacientes tratados con una combinación de la chemo-inmunoterapia, para medir sus reacciones a la vacuna de la dos-dosis mRNA-1273 de Moderna. En 28 días después de la administración de la segunda dosis, los niveles adecuados de anticuerpos al virus en la sangre fueron encontrados en el 84% de pacientes con el cáncer que recibía la quimioterapia, el 89% de pacientes que recibían chemo-inmunoterapia en la combinación y el 93% de pacientes en inmunoterapia solamente.

Según el Dr. Antonio Passaro, experto del oficial de la prensa de ESMO del cáncer de pulmón en el instituto europeo de la oncología en Milán, Italia, no implicada en el estudio, estos resultados comparan favorable con las reacciones del anticuerpo consideradas en casi todo el (99,6%) grupo de individuos sin cáncer: “Las altas tasas de eficacia de la vacuna observada a través de la población de ensayo, sin importar el tipo de tratamiento anticáncer, constituyen un fuerte y mensaje el tranquilizar para los pacientes y sus doctores,” él dijo.

Passaro más futuro destacó la importancia de asegurarse completa, vacunación de la dos-dosis para los pacientes con el cáncer para desarrollar suficiente anticuerpos protectores contra el virus, pues los datos de ensayo también mostraron que solamente cerca de uno en tres de ésos que recibían la quimioterapia en sus los propio o conjuntamente con inmunoterapia había logrado una suficiente reacción después de su primer tiro - mitad tanta como en el grupo de individuos sin cáncer.

Esta observación fue replegada en un estudio en los efectos del tozinameran (Pfizer-BioNTech) entre 232 pacientes con el cáncer y 261 temas del mando en Israel: mientras que menos que un tercero de individuos con el cáncer (el 29%) desarrolló los anticuerpos después de recibir la primera dosis, comparada hasta el 84% en el grupo de mando, esta proporción creciente hasta la administración de siguiente del 86% de la segunda dosis. Más futuro demostrando la eficacia de la vacuna, solamente dos casos de COVID-19 fueron denunciados durante el período del estudio, que ocurrió en los pacientes que todavía no habían recibido su segundo tiro.

El tiro de amplificador auxiliar podía aumentar la eficacia para más pacientes

Los datos del estudio de la CAPTURA presentado hoy muestran además que los pacientes de 585 con el cáncer que recibía dos dosis de tozinameran o de la vacuna en el Reino Unido, los del COVID-19 de AstraZeneca que habían contratado previamente COVID-19 (el 31%) tenían niveles más altos de anticuerpos de virus-neutralización, incluyendo contra variantes tales como delta, para el cual la vacunación pierde algo de su eficacia. Esto es corroborada por separado por la demostración de la investigación que la reacción del anticuerpo a la vacunación fue aumentada importante incluso después la primera dosis entre pacientes con el cáncer que se había recuperado de COVID-19.

El Dr. Luis Castelo Branco, oncólogo médico, división científica y médica de ESMO, experto sin amarres a los estudios, comentados: “Estas conclusión prestan el apoyo adicional al principio de ofrecer el ciclo completo, posiblemente incluyendo una tercera dosis de amplificador auxiliar, a los pacientes con el cáncer para perfeccionar su protección, porque sugiere que su sistema inmune responda al estímulo extra.”

Un estudio apenas publicado en New England Journal del remedio ha mostrado que un alza de la vacunación en gente 60 años o más viejos, después de 5 meses desde la realización de su ciclo de la vacunación, redujo la incidencia de Covid-19 y de la enfermedad severa.

“Más datos son necesarios entender mejor para quién y cuando estas alzas de la vacunación deben ser consideradas, pero en general tendría sentido de dar prioridad a todos los pacientes con la función inmune comprometida, incluyendo pacientes con el cáncer”

“Yendo adelante, será importante valorar de nuevo continuamente la eficacia de las vacunas contra nuevas variantes de SARS-CoV-2 como emergen,” Castelo Branco continuó, acentuando que la consideración especial y las dimensiones protectoras adicionales se deben ofrecer a los subgrupos de pacientes tales como ésos que sufren de cánceres de sangre, más de dos tercios (el 69%) de quién fueron encontradas en el estudio de la CAPTURA para no haber desarrollado ningún anticuerpo de neutralización en absoluto contra el delta actualmente dominante variable después de la vacunación.

La vacunación contra COVID-19 es segura para la gente con el cáncer

Según Castelo Branco, éstos y otros resultados presentados en el congreso de ESMO 2021, en denunciar no nuevas acciones adversas, prueba concluyente de la oferta que mientras que el ser vacunación en gran parte efectiva, anti-COVID es apenas tan seguro para la gente con el cáncer como está para la población en general. Esto se demuestra notablemente en un análisis del subgrupo de 3.813 participantes con una historia del cáncer último o activo en la juicio controlada seleccionada al azar III de la fase del tozinameran, que muestra que los efectos secundarios mas comunes de la vacunación eran lo mismo - dolor, fatiga, fiebre, los moldes, dolor de cabeza y dolor muscular del inyección-sitio - de forma aplastante suaves y ocurridos en una frecuencia similar que dentro de la población de ensayo total (44.047 participantes).

“Aunque esta gente excluida de ensayo en la inmune-función que suprimía el tratamiento anticáncer tal como quimioterapia, y así una proporción importante de pacientes con el cáncer, tomada así como la plétora de datos complementarios la presentaron contribuye a un completo y retrato total positivo de la eficacia COVID-19 y del seguro vaccíneos que la comunidad de la oncología por todo el mundo tiene buena razón para disfrutar encima,” dijo Castelo Branco.

Presidente Solange Peters de ESMO concluyó: “Puesto que mismo el comienzo del brote pandémico, nosotros en ESMO le ha hecho un principal prioridad para asegurar el cuidado extra para nuestros pacientes: primero educando a colegas de la oncología en estas acciones sin precedentes, entonces activando para la priorización de la vacunación COVID-19 para los pacientes con el cáncer. La promesa de ESMO de la “buena ciencia. Un mejor remedio. La mejor práctica” se guarda de nuevo, como la riqueza de los datos valiosos que son presentados en ESMO2021 en el uso de las vacunas antis-COVID en pacientes con el cáncer permitirá que ofrezcamos la dirección práctica a la comunidad médica - oncólogos y otros profesionales semejantes - así como que informemos a decisiones en los niveles más altos de fabricación de la política sanitaria.”