Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

El arresto redujo drástico la transmisión de las variantes COVID-19 en España durante la primera onda

Los estudios más completos en las variantes del coronavirus que dominó los primeros agitan en España acaban de publicarse en genética de la naturaleza. El estudio fue realizado por el consorcio de SeqCOVID, que incluye a más de 50 instituciones españolas llevadas por la universidad de Valencia, del instituto de la biomedecina de Valencia (IBV, CSIC), y del asiento de Fisabio.

Un año y medio después del brote del pandémico COVID-19, el estudio científico más completo en las variantes del coronavirus que circuló en España durante la “primera onda” se ha publicado. El estudio determina nueve variantes del virus que dominó el pandémico entre los meses de marzo y junio de 2020.

Entre ellos, los dos mas comunes vinieron de un linaje de SARS-CoV-2 abundante en países asiáticos en aquel momento, aunque el virus llegara principal por los contactos de países europeos con más de 500 introducciones, según por naturaleza la genética publicada estudio. El trabajo concluye que el arresto impuesto servido para reducir drástico la transmisión de estas variantes, incluso las más contagiosas, que fueron reemplazadas por otras a partir del verano de 2020 en que las medidas de control fueron facilitadas.

El estudio utilizó 2.500 muestras de los pacientes diagnosticados en España durante la primera onda del pandémico, cerco por 40 hospitales y ordenados por el consorcio de SeqCOVID, un equipo de investigación compuestos de más de 50 instituciones españolas y centenares de investigadores que llevan la universidad de Valencia, del instituto de la biomedecina de Valencia (IBV, CSIC) y del asiento para la promoción de la salud y la investigación biomédica de la comunidad valenciana (Fisabio). Las muestras analizadas representan el 1% de todos los casos diagnosticados en la primera onda (el 14% antes de lockdown).

El equipo de investigación determinó 9 variantes del virus (llamado SEC, Clades epidémico inglés-), que eran las que dominaron esta primera onda en España. Dos de ellas (SEC7 y SEC8) eran primero descubiertos en el país y los predominantes durante ese período, y se asocian por lo menos a dos acciones sabidas de la estupendo-dispersión: el fósforo de Atalanta-Valencia de la Champions League y un entierro en Vitoria, aunque los focos tempranos se determinen en otras partes del país.

Había una no única introducción del virus en España, sino los asientos independientes bastante múltiples (por lo menos 500), de diversos orígenes internacionales. Éstos ocurrieron principal durante febrero y marzo de 2020, antes de la puesta en vigor de las medidas de control.

Acciones y movilidad, llave de Superdispersion en las diversas ondas

“La mayor parte de las primeras infecciones de la onda antes del lockdown en España fueron causadas por las deformaciones del linaje de A del coronavirus. Éstos eran abundantes en países asiáticos en aquel momento, pero tenían menos presencia en el descanso de los países europeos, en donde las deformaciones del linaje B dominaron. Esto no significa que las introducciones de SARS-CoV-2 en nuestro país eran principal asiáticas. En realidad, vemos que la mayoría de introducciones viene de países europeos, pero las deformaciones del linaje de A fueron establecidas anterior y, los gracias a las acciones del superdispersion, se desplegaron rápidamente en nuestro país”, explican el álvaro Chiner, uno de los investigadores de CSIC en el IBV de Valencia que participó en el estudio.

Los investigadores observaron una configuración similar para la variante que dominó en la segunda onda (nombrada 20E (EU1)), que él acaban de publicar en naturaleza. Esta variante se desplegó en España ayudó rápidamente por acciones de la estupendo-dispersión y terminó encima de dominar la segunda onda en España y mucha de Europa, asociado a movilidad del verano.

Ésta es una lección que no hemos aprendido a partir de verano pasado.”

Candelas de Fernando González, profesor, universidad de Valencia

Lockdown efectivo

Además, el primer trabajo de la onda publicado en genética de la naturaleza cuantifica la eficacia de las dimensiones ejecutadas para controlar el virus durante la primera onda. Todas las variantes determinadas redujeron su incidencia y transmisión importante del estado de la alarma. Desaparecieron prácticamente en el extremo de la primera onda y fueron reemplazadas por las nuevas variantes que emergieron en el verano, cuando las dimensiones del lockdown eran relajadas.

El “Lockdown era altamente efectivo en la detención de la transmisión del virus. No sólo para las variantes dominantes SEC7 y SEC8, pero todo el ésos que circulaban en aquel momento, incluyendo los que contuvieron la mutación de gen de S pidió D614G, que eran el primer que fue mostrada para aumentar la transmisibilidad del virus”, las NOTAs Mariana López, un investigador del CSIC en el IBV y el co-autor del estudio.

“Estamos viendo algo similar a través de las ondas. Estamos descubriendo variantes más transmisibles, pero su impacto se puede controlar con las medidas de control apropiadas. Dondequiera que estas dimensiones no hayan existido ni sean más relajadas, las variantes agravaron los brotes. Suceso en el Reino Unido con la variante alfa y está suceso en España con el delta uno”, indica las comas de Iñaki, investigador de CSIC en el coordinador de IBV SeqCOVID.

Vigilancia Genomic durante las ondas siguientes

Según el equipo de investigación del consorcio de SeqCOVID, los resultados de esto trabajan, así como el de la segunda onda publicada recientemente en naturaleza, demuestra la necesidad de incorporar la epidemiología genomic como una herramienta de una salud más pública para rastrear el virus y para determinar las variantes del mayor impacto.

La “vigilancia activa para las mutaciones virales debe continuar para fijar la amenaza de nuevas variantes con riesgos potenciales para controlar la epidemia. Ése es uno de los objetivos que hemos fijado nosotros mismos dentro de la plataforma temática interdisciplinaria de la salud global del CSIC”, comenta Mireia Coscollá, investigador en la universidad de Valencia en el instituto para la biología de sistemas integrante (I2SysBio, UV-CSIC) y uno de los coordinadores del estudio.

El trabajo de SeqCOVID ha contribuido a la creación de una red Genomic nacional de la vigilancia dirigida por el centro para la coordinación de las alarmas y de las emergencias (CCAES) de la salud y coordinada por el instituto de la salud de Carlos III (ISCIII). Esta red es completo integrada en el trabajo del cuidado de los hospitales.

Source:
Journal reference:

Hodcroft, E. B., et al. (2021) Spread of a SARS-CoV-2 variant through Europe in the summer of 2020. Nature. doi.org/10.1038/s41586-021-03677-y.