Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

El estudio revela cambios de doce meses posibles en intenciones del embarazo

Decidir a cuando comenzar o crecer a una familia es profundamente personal y complejo. Cuando alguien comienza a usar un contraceptivo, puede parecer obvio ellos no está proyectando conseguir embarazada en cualquier momento pronto. Pero un estudio publicado recientemente en PLOS UNO encontró que las intenciones del embarazo cambian a menudo encima tan corto como un plazo de doce meses y que varían específicamente con estado del socio, ingresos domésticos, y estado de empleo.

Cuando pensamos en si o cuando la gente quisiera quedado embarazada, la gente asume a menudo que hay un plan grande de la vida. Sin embargo, sabemos que las cosas cambio a través de la vida útil.”

Claudia Geist, autor importante del estudio, profesor adjunto, y decano adjunto para la investigación, escuela para la transformación cultural y social, universidad de Utah

Mientras que algunos estudios han determinado los factores potenciales que influencian decisiones del embarazo, pocos estudios han fijado cómo estas decisiones pueden cambiar o cambio en un cierto plazo y que se asocian las condiciones económicas personales al cambio. Este estudio apuntó soportar proveedores en ser más flexible y responsivo a las necesidades de los clientes anticonceptivos. La comprensión en cuánto las intenciones del embarazo pueden cambiar de apenas un año agrega a los esfuerzos en curso de-de tachar y de soportar de las prácticas comunes de los diversos métodos anticonceptivos de la transferencia y de la conclusión.

Los investigadores siguieron una cohorte de la gente que participó en la SU iniciativa anticonceptiva de Salt Lake, un estudio anticipado que reclutó a participantes a partir de cuatro clínicas de la planificación familiar en el condado de Salt Lake, Utah entre septiembre de 2015 y marzo de 2017. Los participantes elegibles estaban entre las edades 18 y 45 e iniciando un nuevo contraceptivo o cambiando a un diverso método anticonceptivo. Además, necesitaron preponerse prevenir embarazo por lo menos un año.

El análisis incluye a 2.825 participantes que ofrecieron datos de la intención del embarazo en la época del alistamiento y la continuación de doce meses. Pidieron los participantes responder a la pregunta, “cuáles son sus planes futuros del embarazo?” Opciones de la reacción incluidas:

  1. “Estoy intentando actualmente conseguir embarazada” (solamente disponible en la continuación de doce meses)
  2. “Quisiera conseguir embarazada en el próximo año”
  3. “Quisiera conseguir embarazada en los 2-5 años próximos, pero no en el próximo año”
  4. “Quisiera conseguir embarazada en los 5-10 años próximos, pero no antes”
  5. “Soy incierto si o cuando quisiera quedarme embarazada” (solamente disponible en el alistamiento)
  6. No proyecto en conseguir embarazada en cualquier momento en el futuro
  7. “Otro”

En la continuación de doce meses, la mayoría (el 79%) de participantes mantuvo su intención de la sincronización del embarazo, mientras que apenas bajo el 20% denunció un cambio. Entre los que dijeron inicialmente nunca quisieron un embarazo, el 22% cambió su mente a lo largo de un año. El cerca de 10% de participantes cambio su sincronización del embarazo para desear un embarazo anterior que a la hora del alistamiento.

“Yo cambio previsto, sino yo no contaba con tanto cambio como encontramos,” dijo a Geist. “Encontramos que la estabilidad económica, incluyendo más ingresos domésticos y/o empleo a tiempo completo, parece poner a gente en un estado de ánimo donde ella considera un embarazo después previamente de declarar nunca para querer un embarazo.”

Además de estabilidad económica, los investigadores consideraban estado del lazo, identidad sexual, y estado y aspiración educativos. Explorando las asociaciones entre los cambios en condiciones económicas personales y los movimientos en intenciones del embarazo, los investigadores esperan ofrecer discernimiento a los clínicos que ofrecen la contracepción.

“Los cambios rápidos que encontramos durante 12 meses son un recordatorio rígido que los proveedores de asistencia sanitaria necesitan llegar con frecuencia sobre los deseos del embarazo de sus pacientes,” dijeron a Geist.

Source:
Journal reference:

Geist, C., et al. (2021) Changing lives, dynamic plans: Prospective assessment of 12-month changes in pregnancy timing intentions and personal circumstances using data from HER Salt Lake. PLOS ONE. doi.org/10.1371/journal.pone.0257411.