Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

Americanos chinos y laosianos más probablemente que se diagnosticarán con el cáncer nasofaríngeo

Los americanos chinos y los americanos laosianos estaban sobre 10 y 14 veces más probablemente de ser diagnosticado con el cáncer nasofaríngeo, respectivamente, que los americanos blancos de los no-Hispanos, con los regímenes de incidencia superando a otros subgrupos americanos asiáticos, según los resultados presentados en la conferencia virtualth de 14 AACR sobre la ciencia de las disparidades de la salud del cáncer en minorías raciales/étnicas y el médicamente Underserved, esperó el 6-8 de octubre de 2021.

Se pone cada vez más de manifiesto que estudiar la población americana asiática como único grupo racial puede pasar por alto configuraciones étnico-específicas críticas del riesgo. Nuestras conclusión determinan ésos en el riesgo más alto del cáncer nasofaríngeo, que se beneficiaría en gran parte de intervenciones apuntadas.”

Alicia Lee, doctorado, MPH, profesor adjunto, universidad de estado de California, Fullerton y autor importante del estudio

El cáncer nasofaríngeo es un cáncer de cabeza y cuello relativamente raro conocido más con frecuencia a la gente de la influencia de ascendencia asiática. La investigación anterior basada en datos de la base de datos de la vigilancia, de la epidemiología, y de los resultados finales (ADIVINO) estima que la incidencia del cáncer nasofaríngeo está sobre siete veces más arriba entre americanos asiáticos que americanos del blanco de los no-Hispanos.

Sin embargo, los americanos asiáticos representan una población altamente heterogénea con una variedad de culturas y de prácticas de la forma de vida que puedan diferenciado afectar riesgo de cáncer. Desagregando esta población en subgrupos étnicos, los investigadores pueden determinar mejor el genético, ambiental, y los factores del comportamiento que aumentan el riesgo para el cáncer nasofaríngeo, Lee dijo.

En este estudio, los investigadores determinaron aproximadamente 9.700 casos de cáncer nasofaríngeo en la base de datos del ADIVINO, diagnosticados en americanos asiáticos entre 1990 y 2014. Dividieron la población en nueve subgrupos étnicos; Isleño hawaiano/pacífico indio/paquistaní, vietnamita, laosiano, camboyano, y nativo chino, japonés, filipino, coreano, asiático; y, después de ajustar según edad, calculado los regímenes de incidencia para cada grupo.

Lee y los colegas encontraron eso comparada con los americanos blancos de los no-Hispanos, la incidencia del cáncer nasofaríngeo era 14,71 veces más alta en americanos laosianos y 10,73 veces más alta en americanos chinos. La mayoría de los otros subgrupos étnicos también tenían un riesgo importante creciente de cáncer nasofaríngeo en comparación con blancos de los no-Hispanos, a excepción de individuos indios/paquistaníes japoneses y asiáticos. Lee dijo que esta distinción pudo ayudar a investigadores mejor a entender los mecanismos que eran la base de la etiología del cáncer nasofaríngeo.

“Los individuos indios/paquistaníes japoneses y asiáticos servirán como contraste a los grupos de un riesgo más alto en la investigación futura dirigida determinando factores de riesgo y desarrollando programas apuntados de la prevención,” Lee explicó.

Los investigadores también investigados si estas disparidades persistieron a través de diversos histologies nasofaríngeos del tumor. Mientras que el chino y el laosiano tenían un riesgo más alto para todos los histologies examinados en el estudio, el riesgo era especialmente alto para los tumores non-keratinizing distinguidos y no diferenciados, estes último cuyo estuvo tenido una incidencia 25 veces más alta en americanos chinos y laosianos cuando estaba comparado a los americanos del blanco de los no-Hispanos.

Lee espera que estos datos asciendan un movimiento de la manera que riesgo de cáncer se estudia en gente de ascendencia asiática y que estimulará la investigación en las razones detrás de estas disparidades.

“Nuestras conclusión destacan la necesidad de moverse lejos de cáncer de examen entre americanos asiáticos como único grupo racial, puesto que hay las disparidades étnico-específicas sin obstrucción que se faltan con una aproximación agregada,” ella dijeron. “Determinando ésos cargados desproporcionado por la enfermedad, podemos comenzar a pensar en los factores del comportamiento, biológicos, y sociales que pueden contribuir a su riesgo más alto.”

Las limitaciones de este estudio incluyen un pequeño tamaño de muestra para algunos subgrupos étnicos, así como la información limitada sobre paciente y factores de la forma de vida; por ejemplo historia de la inmigración, fumar, uso del alcohol, y índice de masa de carrocería; cuál podría confundir las diferencias observadas.