Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

El estudio revela los impactos globales del pandémico en desordenes depresivos y de ansiedad importantes

Casos del desorden depresivo importante y de los desordenes de ansiedad crecientes en más que en 2020 mundial cuarto debido al pandémico COVID-19, según los primeros presupuestos globales de los impactos del pandémico en salud mental, publicados en The Lancet.

En 2020, los casos del desorden depresivo importante y los desordenes de ansiedad aumentaron en el 28% y el 26%, respectivamente. Afectaron a las mujeres más que hombres, y una gente más joven era más afectada que más viejos grupos de la misma edad. Los países con altos índices de infección COVID-19 y reducciones importantes en el movimiento de la gente - una consecuencia de dimensiones tales como lockdowns y cierres de la escuela - tenían los aumentos más grandes de la incidencia del desorden depresivo y de los desordenes de ansiedad importantes.

Incluso antes del pandémico COVID-19, el desorden depresivo y los desordenes de ansiedad importantes - que pueden aumentar el riesgo de otros resultados de la salud tales como suicidio - eran principales contribuyentes a la carga global de la enfermedad, afectando a millones de hombres y de mujeres de todas las edades en todo el mundo.

Nuestras conclusión destacan una necesidad urgente de fortalecer sistemas de la salud mental para dirigir la carga cada vez mayor del desorden depresivo y de los desordenes de ansiedad importantes por todo el mundo. Ascendiendo el bienestar mental, apuntando descompone en factores contribuir a la salud mental pobre que ha sido hecho peor por el pandémico, y perfeccionando el tratamiento para los que se conviertan un trastorno mental debe ser central a los esfuerzos de perfeccionar los servicios de asistencia. Incluso antes de los sistemas sanitarios pandémicos, mentales en la mayoría de los países han estado históricamente bajo-resourced y desorganizado en su suministro de servicios. Cubrir la demanda adicional para los servicios médicos mentales debido a COVID-19 será desafiador, pero no tomar ninguna medidas no debe ser una opción.”

El Dr. Damián Santomauro, autor importante, centro para la investigación de la salud mental, escuela de la salud pública, universidad de Queensland de Queensland, Australia

Hasta ahora, ningunos estudios habían analizado el impacto global del pandémico COVID-19 en la incidencia del desorden depresivo y de los desordenes de ansiedad importantes en 2020. La mayoría del trabajo previo consistió en levantamientos topográficos en situaciones específicas durante un período del breve periodo de tiempo.

El nuevo estudio es el primer para fijar los impactos globales del pandémico en desorden depresivo y desordenes de ansiedad importantes, cuantificando la incidencia y la carga de los desordenes por edad, el sexo, y la situación en 204 países y territorios en 2020.

Una revista de literatura sistemática fue realizada para determinar los datos de la encuesta sobre población publicados entre el 1 de enero de 2020 y el 29 de enero de 2021. Los estudios elegibles denunciaron la incidencia de los desordenes depresivos o de ansiedad que eran representante de la población en general y tenían una línea de fondo pre-pandémica. Usando una enfermedad que modelaba la herramienta del meta-análisis, los datos de estudios elegibles fueron utilizados para estimar cambios en incidencia del desorden depresivo importante y de los desordenes de ansiedad debido a COVID-19 basado en edad, sexo, y la situación, incluyendo en las situaciones para las cuales no hay estudios elegibles disponibles. Los presupuestos del índice de infección diario COVID-19 y el movimiento de la gente fueron utilizados como indicadores del impacto del pandémico en poblaciones.

La revista sistemática determinó 5.683 fuentes de datos únicas, cuyo 48 (uno de los cuales denunciada a través de dos regiones) cumplieron consideraciones de la partícula extraña. La mayoría de los estudios eran de Europa occidental (22) y de Norteamérica con ingresos elevados (14), con otros de Australasia (5), de Asia Pacific con ingresos elevados (5), del Este de Asia (2), y de Europa Central (1).

El meta-análisis indica ese índice de infección creciente COVID-19 y redujo el movimiento de la gente fue asociado a incidencia creciente del desorden depresivo importante y los desordenes de ansiedad, sugiriendo que los países pegaran lo más difícilmente posible por el pandémico en 2020 tenían los aumentos más grandes de la incidencia de los desordenes.

En ausencia del pandémico, los presupuestos del modelo sugieren que hubiera habido 193 millones de casos del desorden depresivo importante (2.471 casos por la población 100.000) global en 2020. Sin embargo, las demostraciones del análisis allí eran 246 millones de casos (3.153 por 100.000), un aumento del 28% (53 millones de casos adicionales). Más de 35 millones de los casos adicionales estaban en las mujeres, comparadas con cerca de 18 millones en hombres.

Los presupuestos del modelo sugieren que hubiera habido 298 millones de casos de los desordenes de ansiedad (3.825 por la población 100.000) hizo global en 2020 el pandémico no suceso. El análisis indica que había de hecho 374 millones de casos estimados (4.802 por 100.000) durante 2020, un aumento del 26% (76 millones de casos adicionales). Casi 52 millones de los casos adicionales estaban en las mujeres, comparadas con alrededor 24 millones en hombres.

Desordenes de ansiedad afectó a una gente más joven más desorden depresivo e importantes en 2020 que más viejos grupos de la misma edad. La incidencia adicional de estos desordenes enarboló entre ésas envejecidas 20-24 años (1.118 casos adicionales de desorden depresivo importante por 100.000 y 1.331 casos adicionales de los desordenes de ansiedad por 100.000) y disminuidas con el aumento de edad.

Co-author a Alize Ferrari, trastornos mentales del GBD team el guía en el centro para la investigación de la salud mental, escuela de la salud pública, universidad de Queensland de Queensland, Australia, dijo: “El pandémico COVID-19 ha exacerbado muchas desigualdades existentes, y determinantes sociales de la salud mental. Tristemente, por razones numerosas, las mujeres eran siempre más probables ser afectadas peor por las consecuencias sociales y económicas del pandémico. Las responsabilidades adicionales el cuidar y del hogar tienden a caer en mujeres, y porque las mujeres son más probables ser las víctimas de la violencia en el hogar, que aumentaron en los diversos escenarios del pandémico.

Los “cierres de la escuela y restricciones más amplias que limitaban la capacidad de la gente joven de aprender y de obrar recíprocamente con sus pares, combinados con el riesgo creciente de desempleo, también significaron que desordenes de ansiedad afectó a la gente joven también más pesado desorden depresivo e importantes durante el pandémico. Es crucial que los responsables políticos toman en cuenta factores subyacentes tales como éstos como parte de dimensiones de fortalecer servicios médicos mentales.”

Los autores reconocen que su estudio fue limitado por una falta de datos de alta calidad sobre los efectos del pandémico COVID-19 sobre salud mental en muchas partes del mundo, de los países determinado inferiores y con ingresos medios. Como consecuencia, dicen que los presupuestos extrapolados generados para los países en donde los datos faltaban se debe interpretar con cautela, y el lamamiento para el abrigo y la calidad perfeccionados de los datos global. La mayoría de los datos disponibles fueron basados en las escalas uno mismo-denunciadas del síntoma que estiman solamente los casos probables del desorden depresivo y de los desordenes de ansiedad importantes. Más datos de la salud mental diagnóstica reconocen el representante de la población en general - cuyo solamente tres revistieron el período del estudio - perfeccionarán la comprensión de los efectos del pandémico sobre salud mental. La incidencia de otros trastornos mentales - tales como trastornos alimentarios - se pudo también haber afectado por el pandémico COVID-19, y los autores dice que éstos se deben fijar como nuevas encuestas sobre salud mental están emprendidos.

Escribiendo en un comentario conectado, el Dr. Máximo Taquet y profesor Paul Harrison, de la universidad de Oxford, y de profesor Emily Holmes, de la universidad de Uppsala y del instituto de Karolinska, que no estuvieron implicados en el estudio, dijeron: “El primer discernimiento global en la carga de los desordenes depresivos y de ansiedad durante el pandémico de Santomauro y de los colegas rígido destaca el impacto del pandémico en salud mental global.” Producen eco las demandas de los autores del estudio para fortalecer sistemas de la salud mental, decir: “El estudio debe por lo tanto estimular urgente más investigación para determinar la distribución geográfica más completa de la depresión y de la ansiedad, la incidencia de los desordenes depresivos y de ansiedad, y los mecanismos del apuntalamiento para perfeccionar salud mental en el contexto del pandémico COVID-19 global.”

Source:
Journal reference:

COVID-19 Mental Disorders Collaborators  (2021) Global prevalence and burden of depressive and anxiety disorders in 204 countries and territories in 2020 due to the COVID-19 pandemic. The Lancet. doi.org/10.1016/S0140-6736(21)02143-7.