Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

Los retenes largos en espacio aparecen stropear daño cerebral

Pasar un rato largo en espacio aparece stropear daño cerebral. Esto es mostrada por un estudio de cinco cosmonautas rusos que habían tirante en la estación espacial internacional (ISS). Los investigadores en la universidad de Gothenburg están entre ésos ahora que presentan los resultados.

El estudio se publica en la neurología del JAMA del gorrón científico. Sus co-autores en la universidad, los científicos del instituto de la neurología y la fisiología en la academia de Sahlgrenska, la escribieron en común con colegas en Moscú y Munich.

Los científicos siguieron a cinco cosmonautas rusos de sexo masculino que trabajaban en la estación espacial internacional permanente guarnecida (ISS), que está en órbita a 400 kilómetros de la superficie de tierra.

Los efectos nocivos sobre la carrocería de largos periodos en espacio se han sabido por algún tiempo. Los cambios negativos incluyen los músculos atróficos, la masa de disminución del hueso, la visión de deterioro y la flora bacteriana alterada en la tripa.

Pruebas del daño cerebral

Las muestras de sangre fueron llevadas de los cosmonautas 20 días antes de su partida el ISS. Por término medio, entonces tirante en el espacio por 169 días (aproximadamente cinco y una mitad de los meses). La edad media de los participantes era 49.

Después de que su retrono a la tierra, muestras de sangre de la continuación fuera adquirido tres ocasiones: un día, una semana, y cerca de tres semanas respectivamente después de aterrizar. Cinco biomarkers para el daño cerebral eran analizados. Eran luz del neurofilament (NFL), proteína ácida fibrilosa glial (GFAP), tau total (T-tau), y dos proteínas beta amiloideas.

Para tres de los biomarkers - NFL, GFAP y la proteína beta amiloidea Aβ40 - las concentraciones fueron elevadas importante después de que la estancia del espacio. Las lecturas máximas no ocurrieron simultáneamente después de que los hombres de retorno a la tierra, pero su biomarker tienda no obstante tarjado ampliamente en un cierto plazo.

Éste es la primera vez que la prueba concreta del daño de neurona se ha documentado en análisis de sangre después de vuelos espaciales. Esto debe ser explorada más lejos y ser prevenida si el viaje espacial es llegar a ser más común en el futuro.”

Henrik Zetterberg, profesor de la neurología y uno de los co-autores mayores del estudio dos

Varios estudios en curso

“Para conseguir allí, debemos ayudar a uno otro para descubrir porqué se presenta el daño. ¿Que es ingrávido, cambia en líquido del cerebro, o factores de ansiedad se asocia al lanzamiento y al desembarque, o es causado por el algo más? Aquí, las cargas de estudios experimentales emocionantes en seres humanos se pueden hacer en la tierra,” él continúan.

La noción que los cambios referidos pueden referir la función del cerebro es verificada por los cambios también considerados en la proyección de imagen de resonancia magnética (MRI) del cerebro después de viaje espacial. El apoyo adicional es proporcionado por las pruebas clínicas de la función del cerebro de los hombres que muestran las desviaciones conectadas a sus asignaciones en espacio. Sin embargo, el actual estudio era demasiado pequeño investigar estas asociaciones detalladamente.

Zetterberg y sus co-autores en la universidad, el científico Nicholas Ashton y profesor Kaj Blennow, están discutiendo actualmente estudios complementarios con sus otros investigadores compañeros implicados en el estudio, y también con los institutos de investigación nacionales e internacionales del espacio.

“Si podemos arreglar qué causas el daño, los biomarkers que nos hemos convertido puede ayudarnos a descubrir cómo mejor remediar el problema,” Zetterberg dice.

Source:
Journal reference:

zu Eulenburg, P., et al. (2021) Changes in Blood Biomarkers of Brain Injury and Degeneration Following Long-Duration Spaceflight. JAMA Neurology. doi.org/10.1001/jamaneurol.2021.3589.