Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

El estudio del U-M recibe la concesión $13 millones para rastrear riesgo de cáncer de exposiciones ambientales

¿Metales pesados como el guía, contaminación industrial de las acerías, centrales carboeléctricas o refinerías de petróleo, “las substancias químicas” llamaron para siempre PFAS que no analizan en ambiente-cómo mucho es residentes de Michigan expuestos a estos contaminantes ambientales y qué hace este medio para su riesgo de desarrollar el cáncer?

Un nuevo estudio de la escuela de la Universidad de Michigan de la salud pública y de investigadores del centro del cáncer de Rogel describirá y cuantificará el impacto de exposiciones ambientales sabidas y sospechosas en riesgo de cáncer. El programa, llamado MI-CARES, o el cáncer y la investigación de Michigan sobre el ambiente estudian, se financia con una concesión $13 millones del Instituto Nacional del Cáncer.

Muchas comunidades experimentan una carga desproporcionada de la enfermedad debido a la administración gubernamental fallada de ambientes locales y la priorización de la empresa privada sobre la protección sanitaria. Con la mayor concienciación de las amenazas de la salud de estas decisiones, es esencial poner mayor foco en los contaminantes ambientales y el seguro de la salud pública.”

Celeste Leigh Pearce, investigador principal, profesor de la epidemiología, escuela de la salud pública

MI-CARES alistará por lo menos a 100.000 personas de raciales y de los orígenes étnicos diversos que vivan en apuroses ambientales en Michigan. El programa apuntará la zona metropolitana de Detroit, el pedernal, el Grand Rapids, Kalamazoo, la Lansing y el Saginaw, pero el alistamiento estará abierto a todas las edades de Michiganders 25-44. Seguirán a los participantes en un cierto plazo con levantamientos topográficos así como sangre y las muestras de la saliva para rastrear exposiciones ambientales y biomarkers del cáncer.

“Con MI-CARES, examinaremos los agentes carcinógenos establecidos tales como ciertos componentes de la contaminación atmosférica y de los metales, pero también nos centramos en los contaminantes ambientales con menos datos disponibles para fijar adecuadamente substancias del riesgo, incluyendo por y del polyfluoroalkyl, o PFAS. También estudiaremos sus efectos juntos,” dijo al investigador co-principal Bhramar Mukherjee, profesor y silla de la bioestadística y profesor de la epidemiología en la escuela de la salud pública y del director adjunto para las ciencias cuantitativas de los datos en Rogel.

Michiganders tiene una larga historia de exposiciones ambientales trágicas, del pienso contaminado con los bifeniles polibrominados (PBBs) en los años 70, a la contaminación del guía y de la toxina en el abastecimiento de la agua del pedernal. Michigan tiene los niveles sabidos más altos de PFAS de cualquier estado debido a la contaminación industrial de los lagos y de los ríos a partir de los años 40 a 2000s.

El área de Ciudad-Midland del Saginaw-Tramo, con las comunidades negras e hispánicas grandes, es la región contaminada de Michigan debido a las más de tres docena instalaciones industriales en el área, incluyendo las acerías, las centrales carboeléctricas, los incineradores de la basura y una refinería de petróleo grande.

“Estas exposiciones son profundas y la historia fuerte del combate y de la preocupación de la comunidad de los miembros de la Comunidad del impacto de estos contaminantes ambientales en la salud residente hace MI-CARES posible,” dijo al investigador co-principal Dana Dolinoy, profesor y silla de las ciencias de las higienes ambientales en la escuela de la salud pública. “Esperamos que este proyecto nos ayude a entender exposiciones y a desarrollar estrategias para modificar riesgo de cáncer.”

Las personas de MI-CARES atraviesan cinco departamentos dentro de la escuela de la salud pública así como del centro para la investigación de las comunicaciones de la salud en el centro del cáncer de Rogel, demostrando el alcance amplio de la consolidación y la experiencia dentro del U-M. La escuela de la facultad Alison Mondul, Justin Colacino, Ken Resnicow, Sara Adar, Juan más manso, Carrie Karvonen-Gutiérrez y Nancy Fleischer de la salud pública es co-investigadores en el proyecto. Además, el proyecto contratará a socios de la comunidad a través del estado.