Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

Jugar a rugbi de la élite puede afectar a la función cognoscitiva en una más vieja edad, demostraciones del estudio

Los jugadores masculinos jubilados de la unión del rugbi de la élite envejecieron 50+ que sufrió conmociones cerebrales tres o rugbi-más relacionados durante su carrera no tienen ninguna función cognoscitiva media peor que los que habían experimentado ningún, uno o dos conmociones cerebrales, según un nuevo estudio en Alzheimer y demencia: El gorrón de la asociación del Alzheimer.

El estudio del CEREBRO - financiado por el asiento de Drake - trabajado con casi 150 retiró a los jugadores 50+ ahora envejecido de la élite que jugaron para Inglaterra, la Universidad de Oxford o la Universidad de Cambridge en la era pre-profesional.

Aunque no se considerara ningún empeoramiento de la función cognoscitiva en el grupo total y en el 75s inferior, el estudio encontró que sobre 75s que había sufrido conmociones cerebrales tres o rugbi-más relacionados durante su carrera (14/48) tenían función cognoscitiva importante peor por término medio que los que habían experimentado ningún, uno o dos conmociones cerebrales, y pueden estar en el mayor riesgo de más problemas en el futuro, por ejemplo baja de memoria.

El equipo de investigación dice que las conclusión tienen implicaciones para la administración clínica de más viejos jugadores del ex-rugbi, y posiblemente de ex-jugadores de otros deportes de contacto que puedan estar en el riesgo creciente de función cognoscitiva empeorada que afecta a capacidades mentales tales como memoria y cognición. Las personas dicen que las conclusión están tranquilizando para ésas bajo 75 años, pero hay diferencias importantes para ésos sobre edad 75 años.

Dado la edad de los participantes, estas conclusión por lo tanto se relacionan sobre todo con la era pre-profesional en rugbi. La investigación adicional es necesaria en las que han jugado al juego más recientemente, determinado cuando alcanzan los más viejos grupos de la misma edad donde están mas comunes los problemas cognoscitivos.

El estudio del CEREBRO es el primer para realizar mediciones detalladas de la función cognoscitiva en un gran número de jugadores anteriores y para relacionarse esto con su conmoción cerebral e historia el jugar. Conducto por la escuela de Londres de la higiene y remedio tropical, Universidad de Londres de Queen Mary y el instituto del remedio profesional con los investigadores de UCL y la universidad de Oxford, y con ayuda de la unión del rugby (RFU). Es también el primer para incluir números del substancial del grupo de la misma edad over-75. Los estudios anteriores que se han centrado en jugadores más jovenes han encontrado poco o nada de asociación entre las conmociones cerebrales y han reducido la función cognoscitiva.

Las pruebas están acumulando en los riesgos para la salud a largo plazo posibles en atletas anteriores del deporte de contacto. Sin embargo, cada deporte es diferente y hay actualmente pocas pruebas de jugadores del rugbi. Este estudio agrega a este entrehierro del conocimiento, y muestra que eso jugar a rugbi de la élite puede afectar a la función cognoscitiva en una más vieja edad. Es importante más investigación conducto para confirmar esto, y en los que jugaron en los años del rugbi profesional.”

Neil Pearce, profesor de Prinicipal del estudio investigador y, escuela de Londres de la higiene y remedio tropical

El equipo de investigación sugiere que una razón posible que la función cognoscitiva más inferior era solamente sensible en ésas sobre 75, pueda estar por lo menos en la parte debido al hecho que los jugadores anteriores del rugbi de la élite en este estudio eran generalmente de alto nivel y que tenían probablemente función cognoscitiva más arriba que media al inicio de sus carreras que jugaban.

El Dr. Valentina Gallo, de la universidad de Groninga en los Países Bajos (antes en la Universidad de Londres de Queen Mary), otro de los investigadores principales del estudio del CEREBRO, y autor del estudio del primer, dijo: “Nuestras conclusión coinciden con las de estudios anteriores, y quizás destacan que la alta reserva cognoscitiva en este grupo de estudio pudo haber encubierto las fases iniciales de cualquier problema cognoscitivo que él experimente. Seguiremos en este grupo de jugadores para verter luz adicional en nuestras conclusión.”

Para examinar tendencias de la salud del cerebro, los participantes participaron en un equipo extenso de pruebas que capturaban capacidades físicas y cognoscitivas. La función cognoscitiva de los participantes fue medida usando la muesca compuesta cognoscitiva preclínica (PACC) de Alzheimer, que combina las pruebas que fijan memoria episódica, la función ejecutiva regulada, y la cognición global2.

Después de ajustar según un gran número de confusión potencial descompone en factores incluir edad, fumando y jugador que juega la posición, los participantes sobre 75 con tres o más conmociones cerebrales rayados cerca de dos puntos más bajo en la muesca de PACC. Esto no indica enfermedad clínica; indica bastante una diferencia en la función cognoscitiva que pueden solamente ser perceptible con esta clase de prueba detallada, pero que puede indicar un riesgo creciente eventual de desarrollar condiciones neuro-degenerativas tales como enfermedad de Alzheimer.

Un total de 116 demandados (del 80%) denunciaron por lo menos una conmoción cerebral rugbi-relacionada. Entre haber concussed, el número de conmoción cerebral rugbi-relacionada colocó entre una y 25, con un punto medio de dos. El número de conmociones cerebrales rugbi-relacionadas no fue asociado a la posición que jugaron o con el largo de la carrera del rugbi.

El Dr. Simon Kemp, director de los servicios médicos de RFU, dijo: “Este estudio, de que comenzado en 2017, agrega a nuestra comprensión que se convierte de las consecuencias a largo plazo potenciales de los impactos y de las conmociones cerebrales principales. El grupo estado de acuerdo de participantes era 50+ envejecido principalmente debido a la mayor probabilidad que puede ser que descubramos cualquier disminución neurocognitive si presente. Es importante también conducto la investigación con jugadores jubilados más jovenes.

“Un nuevo programa de investigación puesto en marcha con rugbi de la presidencia y dos expertos independientes se ejecutará junto al orificio avanzado de la clínica de salud del cerebro en Londres el 25 de octubre. Este servicio clínico del especialista ofrecerá la evaluación y a la administración del varón jubilado de la élite y de los jugadores femeninos del rugbi entre las edades de 30-55 quién tienen preocupaciones por su salud individual del cerebro.”

Lauren que tiraba, CEO del asiento de Drake, dijo: “Éstos son los resultados interesantes que ofrecen nuevos discernimientos en los efectos a largo plazo del rugbi como fueron jugados en la era pre-profesional, dado que una diferencia en la función cognoscitiva no fue considerada hasta que envejecieran a los jugadores sobre 75. Las conclusión también plantean preguntas sobre cómo estos efectos pudieron diferir comparado con los jugadores de juego de hoy, dado determinado los jugadores que se presentan con enfermedades neurodegenerative del temprano-inicio después de la participación en la unión moderna del rugbi. El asiento de Drake quisiera agradecer el equipo de investigación y a todos los ex-jugadores que participaron en este estudio importante.”

Los autores reconocen las limitaciones del estudio. Éstos incluyen el hecho, de que como en todos los estudios transversales de jugadores jubilados, confió en la uno mismo-información de los participantes cuántas conmociones cerebrales habían experimentado. Esto fue disminuida usando una herramienta estandardizada (herramienta del cerebro). La opción de la herramienta cognoscitiva de la evaluación es también dominante. Es posible que el PACC, a pesar de su capacidad reconocida de capturar cambios tempranos en la función cognoscitiva, pudo no haber sido bastante sensible descubrir cambios cognoscitivos sutiles en la gente de alto nivel contratada sobre todo a los trabajos ejecutivos.

Source:
Journal reference:

Gallo, V., et al. (2021) Concussion and long-term cognitive function among rugby players—The BRAIN Study. Alzheimer s & Dementia. doi.org/10.1002/alz.12455.