Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

El estudio analiza las consecuencias potenciales de cancelar horario de verano

Un estudio de José María Martín-Olalla de la universidad de Sevilla ha analizado retrospectivo y de una perspectiva fisiológica las consecuencias potenciales de cancelar el horario de verano, el cambio semestral de relojes. En sus conclusiones, él sostiene eso que mantiene el mismo tiempo durante los doce meses podría llevar a un aumento en actividad humana durante la madrugada en los meses de invierno, con las repercusiones potenciales en la salud humana que esto exigiría.

La práctica de relojes cambiantes ha permitido que los científicos analicen su influencia en diversos aspectos de la fisiología humana y de la vida social. Estos últimos años, muchos de estos estudios han destacado los riesgos de la práctica y han pedido a menudo ella que se suprimirá. Sin embargo, la ciencia no ha podido analizar de una perspectiva experimental qué consecuencias la cancelación del horario de verano exigiría.

Para resolver este problema, profesor Martín-Olalla ha conducto una comparación del ritmo diario del trabajo y del ritmo diario del sueño/de la estela en el Reino Unido y la Alemania. Los países comparten una latitud similar y condiciones de vida. En el Reino Unido, el horario de verano ha estado en vigor desde 1918. En cambio, Alemania no aplicó horario de verano entre el final de la Segunda Guerra Mundial y el an o 80.

La comparación muestra que Alemania comienza su día a la media hora delante del Reino Unido. El punto culminante es que, en el Reino Unido, el comienzo de la actividad alinea exactamente con la salida del sol del invierno del tiempo, mientras que una actividad más humana se observa antes que tiempo en Alemania.

Martín-Olalla explica que, entre otros factores y preferencias sociales, la práctica continuada del horario de verano en el Reino Unido ha ayudado a mantener esta alineación, que es óptima desde el punto de vista cronológico. En Alemania, la ausencia de horario de verano por 30 años ayudados para mover actividad humana a al principio del día, como su amanecer del verano era una hora anterior que en el Reino Unido, al parecer. En invierno, esto comienzo anterior al día llevó a la actividad humana en la madrugada y tiene gracias persistidos al uso cada vez mayor de la luz artificial.

Este factor se debe tener en cuenta en el equilibrio de riesgos de horario de verano estacional. Considerando que han expuesto a los británicos a un cambio del tiempo y de sus riesgos asociados dos días del año, los alemanes han hecho frente a comenzar su actividad diaria sobre las horas de mañana oscuras por tres meses del año, con los riesgos esos esto exigen.

Los mismos resultados fueron encontrados cuando los ritmos diarios del americano fueron probados contra ritmos diarios del alemán. Las ciudades mayores de Estados Unidos también practicaron horario de verano desde el siglo tempranoth 20.

Extrapolado a nuestras épocas, el investigador en la universidad de Sevilla sostiene que, si invierno fuera utilizada a lo largo del año, más sectores de la población estarían otra vez dispuestos a comenzar el trabajo anterior en muelle-verano: si el amanecer aparece venir anterior, más personas estarán listas para ir a trabajar anterior. Si persistiera esta preferencia llevaría a la actividad creciente de la madrugada en el invierno, que no es óptimo desde un punto de vista fisiológico.

El autor del estudio finalmente señala que, en latitudes intermedias, no hay opción libre de los riesgos que las estaciones inducen en las sociedades modernas cuya vida social es regulada por horarios, y que el horario de verano es efectivo en el alineamiento del principio el día laborable con la salida del sol, regulando actividad humana conforme a las estaciones de una manera similar a las épocas pasadas.

El papel de profesor Martín-Olalla, titulado “una evaluación cronobiológica de los riesgos de cancelar horario de verano”, se ha publicado en el International de la cronobiología del gorrón. Él publicó previamente seis otros trabajos de investigación en gorrones tales como biología actual, partes científicos y gorrón europeo del remedio interno que analizan específicamente la adaptación de la actividad humana moderna al ciclo estacional de liviano y de oscuro incluyendo el papel los juegos de ese horario de verano en este problema.

Source:
Journal reference:

Martín-Olalla, J.M., et al. (2021) A chronobiological evaluation of the risks of canceling daylight saving time. Chronobiology International. doi.org/10.1080/07420528.2021.1963760.