Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

“Actividad de la theta” en el cerebro encontrado para ser divergente para la gente con condiciones de salud mental

Una nueva revista de la literatura actual, conducto por el instituto de la psiquiatría, psicología y neurología (IoPPN) en College Londres de rey, ha encontrado que las reacciones irregulares en el cerebro a las tareas y a los errores desafiadores podrían ser dominantes a entender eslabones comunes entre los comportamientos anormales en un alcance de la enfermedad mental y los desordenes cognoscitivos.

Los investigadores revisaron los estudios que midieron los temblores eléctricos abreviados - vibraciones eléctricas naturales producidas en áreas en el frente del cerebro - usando EEG, un método electrofisiológico de la supervisión para registrar actividad eléctrica en el cuero cabelludo. Compaginando las conclusión de los estudios encontraron que las ondas cerebrales, conocidas como “actividad de la theta”, en gente con condiciones tienen gusto de ansiedad, OCD, y ADHD son diversos errores de siguiente o situaciones desafiadoras comparados a la actividad de la theta en ésos con los cerebros sanos.

Los resultados, publicados hoy en psiquiatría biológica, muestran que los desordenes tienen gusto de ansiedad, OCD y ADHD se conectan fuertemente a las ondas cerebrales que oscilan de maneras constantemente divergentes de cerebros sanos en la región midfrontal del cerebro. Los investigadores sugieren que eso con mediciones de la posterior investigación de la actividad de la theta tenga el potencial de perfeccionar métodos diagnósticos y la eficacia de tratamientos actualmente disponibles como el CBT.

Las oscilaciones en el alcance de frecuencia de la theta se están convirtiendo reconocieron cada vez más con respecto a del comportamiento y el mando cognoscitivo, los sellos del comportamiento sano, y la desorganización en estas oscilaciones se han conectado con un alcance de enfermedades psiquiátricas. Este estudio establece que, en más de un tipo de enfermedad mental, las señales theta-relacionadas actúan de las maneras que divergen de los comportamientos considerados en cerebros sanos.

En individuos ansiosos por ejemplo, la investigación sugiere que haya un grado importante más alto de actividad de la theta del frontal-midline comparada a los individuos no-ansiosos, y eso se podría asociar a maneras de mando más reactivas del comportamiento en el momento bastante que comportamientos dinámicos tales como formulación de planes y preparación.

Uso de muchos estudios qué se conoce como la prueba del Flanker de Eriksen para investigar esto. El tiempo de la reacción de un participante es medido pidiéndolos para prensar un botón correcto mientras que siendo presentado con distracciones. En el individuo ansioso, su tiempo de reacción es negativo afectado después de un error como su foco todavía está en la equivocación que acaban de incurrir en bastante que la tarea a mano. Esto podría explicar cómo la distracción de preocupaciones afecta a comportamiento, pues agota la capacidad mental requerida necesaria para el mantenimiento activo de las reglas y de las metas de la tarea.

Comparativamente, la revista encontró estudios recientes de ADHD para sugerir que un dysregulation de la theta hace señales cuando realiza tareas dio lugar a un tipo diferente de efecto negativo sobre funcionamiento. Una vez más en las pruebas que miden tiempos de reacción, la actividad de la theta en individuos con ADHD sube demasiado temprano o para que él tome demasiado tarde una decisión apropiada basada en lo que perciben. Los niveles similares de dysregulation se encuentran en ésos con desorden del uso de la substancia.

De nuestra revista, vemos que un cerebro sano es uno en el cual vemos niveles constantes de actividad de la theta en los momentos correctos. La actividad de la theta en una persona ansiosa por ejemplo es imbalanced comparada en un cierto plazo alguien sin ansiedad. Alguien que experimenta ansiedad, mientras que es capaz de admitir la nueva información, no puede alterar su comportamiento cognoscitivo que va efectivo adelante porque overfocussed en reaccionar inmediatamente a los estímulos ambientales. El estado coherente y el balance en estas señales son probablemente esenciales para la comunicación efectiva entre las regiones del cerebro, y se apropian y oportunas las reacciones a nuestro ambiente.”

El Dr. Grainne McLoughlin, el primer autor del estudio, IoPPN de rey

El Dr. Scott Makeig, el principal investigador del estudio de la Universidad de California San Diego y quién ha investigado de largo maneras de correlacionar y de modelar actividad frontal de la theta, dijo, “los complejos frontales de la theta del midline en papeles esenciales cuero-registrados del juego de las señales eléctricas del cerebro en estas acciones transitorias de la red de la theta que también parecen sincronizar actividades de la alto-frecuencia para regular la comunicación entre las áreas ejecutivas, sensoriales y de motor del cerebro que soportan reacciones del comportamiento rápidas y la percatación circunstancial de sus consecuencias. Esta revista sugiere un papel de anormalidades en estas acciones de la red de la theta en producir un alcance de los síntomas asociados a enfermedad mental.”

Los investigadores proponen que esta investigación tenga el potencial de perfeccionar diagnósticos y tratamientos del futuro de la forma de la ayuda.

El Dr. McLoughlin dijo, el “análisis de estas ondas cerebrales muestra que ciertos cerebros se pueden programar para responder subóptimo al ambiente. Perfeccionar el estado coherente y el equilibrio de estas señales en el cerebro puede ser un primer paso importante pues hay el potencial de perfeccionar la eficacia de tratamientos como terapia del comportamiento cognoscitiva (CBT). Nuestra investigación muestra que sin estado coherente y balance en oscilaciones de la theta, puede ser difícil tramitar la nueva información y conducir voluntariamente comportamiento. Esta investigación a tiempo podría ayudar a clínicos a tener una mayor consideración para cómo el cerebro responde a las situaciones para poder aplicarse terapias como el CBT más efectivo.”

Este estudio era gracias posibles al financiamiento del Consejo de Investigación médico Reino Unido.

Source:
Journal reference:

McLoughlin, G., et al. (2021) Midfrontal theta activity in psychiatric illness: an index of cognitive vulnerabilities across disorders. Biological Psychiatry. doi.org/10.1016/j.biopsych.2021.08.020.