Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

El estudio examina el eslabón entre el quehacer doméstico y la salud funcional entre más viejos adultos

El quehacer doméstico es conectado a una memoria más afilada, a la capacidad de concentración, y a una mejor fuerza del tramo, y por la extensión, mayor protección contra caídas, en más viejos adultos, encuentra la investigación publicada en el gorrón BMJ del acceso abierto abierta.

Las conclusión eran independiente de otras actividades físicas recreativas y del lugar de trabajo regulares, y conmutación activa.

La actividad física regular es buena para mantener salud física y mental óptima. Y entre más viejos adultos, contiene los riesgos de condiciones a largo plazo, de caídas, de inmovilidad, de dependencia y de muerte.

Con todo los datos de supervisión globales indican que en 2016, la actividad física era bien niveles semanales abajo recomendados y había movido poco en una década, con la gente en países de los ingresos altos más de dos veces tan probablemente para ser teleadictos como ésos en países del sueldo bajo.

Dado que el quehacer doméstico implica actividad física y es un indicador de la capacidad de vivir independientemente, los investigadores quisieron explorar si hacer las tareas de hogar pudo contribuir al envejecimiento sano y reforzar capacidad física y mental entre más viejos adultos en un país rico.

Incluyeron a 489 adultos aleatoriamente seleccionados, envejecidos entre 21 y 90, con más poco de 5 condiciones subyacentes y ningunas entregas cognoscitivas. Todos eran vivos independientemente en una ciudad residencial grande en Singapur, y capaz de realizar rutina encarga diariamente.

Dividieron a los participantes en dos bandas de la edad: 21-64 años (249; edad media 44), clasificada como “más joven”; y 65-90 años (240; edad media 75), clasificada como “más vieja.”

La velocidad (del paso que recorría) y la velocidad del sentar-a-soporte de una silla (indicativa de fuerza del tramo y de riesgo de las caídas) fueron utilizadas para fijar capacidad física. Las pruebas validadas fueron utilizadas para fijar la agilidad mental (memoria corta y demorada, capacidad visuospatial, lenguaje y capacidad de concentración) y los factores fisiológicos conectaron a las caídas.

Sometieron a interrogatorio los participantes sobre la intensidad y la frecuencia de las tareas de hogar que lo hicieron regularmente, así como cuántos otros tipos de actividad física ellos dedicaron hacia adentro.

El quehacer doméstico liviano incluyó lavarse hacia arriba, sacudiendo, haciendo la base, colgando fuera el lavado, planchar, ordenar, y cocinar. El quehacer doméstico pesado fue definido como limpieza de ventana, cambiando la base, aspirando, lavando el suelo, y actividades tales como pintura/adornamiento.

La intensidad del quehacer doméstico fue medida en el equivalente metabólico de la tarea (Mets). Éstos son áspero equivalentes a la cantidad de energía (calorías) disparada por minuto de actividad física. El quehacer doméstico liviano fue destinado RESUELTO de 2,5; el quehacer doméstico pesado fue destinado RESUELTO de 4.

Solamente alrededor de un tercero (el 36%; 90) de ésos en el grupo más joven y solamente alrededor de la mitad (el 48%; 116) de ésos en la categoría de una más vieja edad, encontrado la cuota de actividad física recomendada de la actividad física recreativa solamente.

Pero casi dos tercios (el 61%, 152 más jovenes; y el 66%, 159 más viejos) encontrado este objetivo exclusivamente con el quehacer doméstico.

Después de ajustar según otros tipos de actividad física regular, los resultados mostraron que el quehacer doméstico fue asociado a capacidades mentales más afiladas y a una mejor capacidad física. Pero solamente entre la categoría de una más vieja edad.

Las muescas cognoscitivas eran los 8% y los 5% más altos, respectivamente, en ésos que hacían altos volúmenes de quehacer doméstico liviano o pesado comparado con ésos en los grupos del bajo volumen.

Y la intensidad del quehacer doméstico fue asociada a dominios cognoscitivos específicos. Específicamente, el quehacer doméstico pesado fue asociado a una muesca el 14% más alta de la atención mientras que el quehacer doméstico liviano fue asociado de la memoria a corta del 12% y del 8% muescas más altas y a demorada, respectivamente.

Semejantemente, el tiempo del sentar-a-soporte y el balance/las muescas de la coordinación eran el 8% y el 23% más rápidos, respectivamente, en el grupo en grandes cantidades que estaban en el grupo del bajo volumen.

Ésos en la categoría de edad más joven tenían cinco más años de educación por término medio que sus más viejas contrapartes. Y puesto que el nivel de la educación se asocia positivo a agilidad mental de la línea de fondo y a una disminución cognoscitiva más lenta, esto pudo explicar las diferencias observadas en el impacto del quehacer doméstico entre los dos grupos de la misma edad, explica a los investigadores.

Esto es un estudio de observación, y como tal, no puede establecer la causa, advierten, agregando que el estudio confió en la información subjetiva de los niveles de actividad física y el volumen y la intensidad de las tareas de hogar.

Pero apuntan a la investigación anterior que indica un eslabón entre el ejercicio aeróbico y la función cognoscitiva perfeccionada, así que la agilidad mental más afilada asociada a quehacer doméstico pudo ocurrir a través de mecanismos similares, sugieren.

Y concluyen: “Estos resultados sugieren colectivamente que las funciones cognoscitivas, físicas y sensoriomotoras más altas relacionadas con las actividades pesadas del quehacer doméstico se pudieran asociar plausible a un riesgo fisiológico más inferior de la caída entre más viejos adultos de la comunidad-vivienda.”

Agregan: La “incorporación [actividad física] en forma de vida diaria con los servicios nacionales (IE, quehacer doméstico) tiene el potencial de lograr más arriba [actividad física], que se asocia positivo a salud funcional, especialmente entre más viejos adultos de la comunidad-vivienda.”

Source:
Journal reference:

Lee, S.Y., et al. (2021) Cross-sectional associations of housework with cognitive, physical and sensorimotor functions in younger and older community-dwelling adults: the Yishun Study. BMJ Open. doi.org/10.1136/bmjopen-2021-052557.